Austria: Acusan a nueve iraquíes de violar brutalmente a un turista alemán

Austria: Nueve iraquíes acusados de violar brutalmente a un turista alemán no serán deportados a Irak por temor a que sean ejecutados

Los nueve hombres iraquíes que están siendo enjuiciados por violar brutalmente a un turista aleman no serán finalmente deportados a su país de origen en el caso de que sean declarados culpables, por el temor de las autoridades austriacas a que sean ejecutados.

Los nueve solicitantes de asilo, todos de la misma familia, están siendo juzgados en Viena, la capital austriaca, acusados de la violación en el año 2015 de un profesor alemán de 28 años de edad.

Los hombres, que conocerán su sentencia el 2 de marzo, podrán permanecer en el país aún en el caso de que sean condenados.

“Austria no los deportará a su país de origen porque la pena de muerte se reintrodujo en Irak en 2004”, manifestó una fuente gubernativa.

Las autoridades austriacas generalmente se oponen a cualquier extradición a países con pena de muerte.

La ley austríaca de extradición dice lo siguiente: “La extradición para el enjuiciamiento de un delito sujeto a pena de muerte en virtud de las leyes del país solicitante sólo es permisible si se puede garantizar que no se impondrá la pena de muerte”.

Si nos atenemos a la máxima democrática de que la ley es la expresión de la voluntad popular, nos preguntamos si es mayoritario o no el número de austriacos partidarios de medidas tan garantistas con los enemigos de la seguridad colectiva.

Como ya es habitual, los medios del país centroeuropeo no dan información sobre la noticia. Ya se sabe que Austria no tiene problemas con los refugiados y que todos los males del país se reducen a un nombre propio: Donald Trump.