Gran Bretaña vs Kerry: criticar al gobierno israelí no es forma de resolver el conflicto.

Theresa May reprocha el enfoque equivocado del secretario, centrado de manera exagerada en los asentamientos; el Departamento de Estado sugiere que el Reino Unido es hipócrita, y dice que otros países respaldan a Kerry

La administración saliente de Obama y el gobierno británico de Theresa May han entrado en una guerra verbal sin precedentes sobre la ardiente crítica del Secretario de Estado John Kerry a los asentamientos israelíes.

Gran Bretaña votó a favor de la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, que condenó los asentamientos como ilegales y pidió un alto en toda la actividad de asentamientos, mientras que Estados Unidos se abstuvo. Pero un portavoz de May, que ha expresado su firme apoyo a Israel en una serie de discursos y mensajes recientes, criticó el jueves el discurso posterior de Kerry, acusándolo de un enfoque equivocado y de ser injusto con Israel.

En su discurso del miércoles, Kerry defendió la decisión de Estados Unidos de no vetar la resolución y se centró abrumadoramente en los asentamientos como causa central de la falta de resolución del conflicto palestino-israelí. Advirtió que la agenda de Israel estaba siendo fijada por extremistas, criticó la composición del gobierno de Israel y declaró que el futuro de una solución de dos estados estaba en peligro por la política israelí.

Horas después de que Gran Bretaña emitiera su reproche, el Departamento de Estado respondió con furia, negando que el discurso de Kerry fuera injusto, elogiando el apoyo que el secretario había recibido de otros líderes e implicando que Gran Bretaña se estaba comportando hipócritamente.

La disputa diplomática es muy inusual entre EE.UU. y el Reino Unido, y la decisión de Gran Bretaña de atacar a Kerry por ostensible injusticia a Israel es aún más extraordinaria, haciéndose eco de las críticas del primer ministro Benjamin Netanyahu.

El portavoz de May reprendió a Kerry por lo que dijo fue el singular enfoque de su discurso sobre los asentamientos como impedimento importante para alcanzar un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos y su comentario sobre los miembros más derechistas de la coalición de Netanyahu, a los que Kerry acusa de arrastrar a Israel hacia posiciones más extremas.

Según el sitio web británico Jewish News, un portavoz de May dijo: “No creemos que la manera de negociar la paz sea concentrándose en sólo un asunto, en este caso la construcción de asentamientos, cuando claramente el conflicto entre israelíes y palestinos es tan profundamente complejo.

“Y no creemos que sea apropiado atacar la composición del gobierno de un aliado elegido democráticamente”, añadió el portavoz del primer ministro. “El Gobierno cree que las negociaciones sólo tendrán éxito cuando se lleven a cabo entre las dos partes, con el apoyo de la comunidad internacional”.

The Guardian citó además al portavoz de May diciendo: “Seguimos creyendo que la construcción de asentamientos en los Territorios Palestinos Ocupados es ilegal, por lo que apoyamos la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU la semana pasada. Pero también está claro que los asentamientos están lejos de ser el único problema en este conflicto. En particular, el pueblo de Israel merece vivir libre de la amenaza del terrorismo, que ha tenido que afrontar durante demasiado tiempo”.

El Departamento de Estado de EE. UU. respondió con amargo lenguaje, negando que Kerry hubiera sido injusto con Israel y acusando implícitamente al Reino Unido de ser hipócrita al votar por la resolución de la ONU y luego criticar al secretario. “Nos sorprende la declaración de la oficina de la Primera Ministra del Reino Unido, dado que las declaraciones del Secretario Kerry -que abarcaban toda la gama de amenazas a una solución de dos Estados, incluyendo terrorismo, violencia, incitación y asentamientos- estaban en línea con la propia política del Reino Unido y su voto en Naciones Unidas la semana pasada”, dijo un comunicado del Departamento de Estado.

“Agradecemos las declaraciones de apoyo en respuesta al discurso del Secretario Kerry de todo el mundo, entre otros Alemania, Francia, Canadá, Jordania, Egipto, Turquía, Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y otros”.

El primer ministro australiano Malcolm Turnbull (AP Photo / Andrew Taylor)

Reuters señaló que la crítica de May desplaza la política británica más cerca del presidente electo Donald Trump que sus otros aliados europeos como Alemania y Francia, señalando que “Trump ha denunciado el trato de la administración Obama de Israel y prometió cambiar de rumbo cuando juramentara el 20 de enero”.

“No podemos seguir dejando que Israel sea tratado con tanto absoluto desdén y falta de respeto. Solían tener un gran amigo en Estados Unidos, pero ya no”, dijo Trump en una serie de tweets el miércoles, justo antes de que Kerry hablara. “¡Mantente fuerte Israel, el 20 de enero se acerca rápidamente!”

Junto con las objeciones de Reino Unido al discurso de Kerry, Australia ha condenado la resolución de la ONU como unilaterial y “profundamente perturbadora”. El primer ministro Malcolm Turnbull dejó en claro que Australia no habría votado a favor de la Resolución 2334, y prometió apoyo a Israel, “la única democracia en Oriente Medio”.

Exponiendo su “visión integral” para el futuro de la construcción de la paz en Oriente Medio, Kerry dijo el miércoles que una solución de dos estados era “la única manera de asegurar el futuro de Israel como estado judío y democrático”, pero prometió que Estados Unidos no buscaría más acciones de la ONU sobre el conflicto.

En un discurso que duró más de una hora, Kerry describió los asentamientos como un obstáculo central para lograr un acuerdo y declaró que las acciones israelíes en Judea y Samaria (Cisjordania) estaban poniendo en serio peligro la solución de dos Estados -que a su juicio era el único camino hacia la paz.

Kerry argumentó que la construcción de asentamientos en Cisjordania estaba siendo “estratégicamente ubicada en lugares que hacen imposible dos estados” y dijo que “el status quo está conduciendo hacia un solo estado, u ocupación perpetua”.

La expansión de los asentamientos, declaró, “no tiene nada que ver con la seguridad de Israel”.

Castigando a la coalición de Netanyahu, Kerry dijo que era “el más derechista de la historia de Israel con una agenda impulsada por los elementos más extremos. El resultado es que las políticas de este gobierno, que el primer ministro acaba de describir como el más comprometido con los asentamientos que ningún otro en la historia de Israel, están conduciendo hacia un solo estado. De hecho, añadió, “Israel ha consolidado cada vez más el control sobre gran parte de Cisjordania para sus propios fines”.

Netanyahu respondió furiosamente al discurso el miércoles por la noche, haciendo una acalorada declaración en inglés en la que acusó a Kerry de ignorar el terrorismo palestino para atacar a Israel.

“En un discurso aparentemente sobre la paz entre israelíes y palestinos, el Secretario Kerry prestó un pésimo servicio a la incesante campaña de terrorismo que han estado librando los palestinos contra el estado judío durante casi un siglo”, dijo Netanyahu.

“Lo que hizo fue pasar la mayor parte de su discurso culpando a Israel por la falta de paz condenando apasionadamente la política de permitir a los judíos vivir en su patria histórica y en su eterna capital, Jerusalem”, dijo el primer ministro.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico