Trump: “Cualquiera que ose desafiar al ‘establishment’ será etiquetado inmediatamente como racista, sexista o moralmente deformado”

Comparte este artículo:

J. Llorente.- El mensaje de campaña del candidato republicano, Donald Trump, a la Casa Blanca es muy similar al de algunos políticos que están denunciando en Europa los ataques a la soberanía de las naciones del continente. Así lo muestra este discurso en el que Trump critica al establishment estadounidense, defiende la soberanía de las naciones y llama a los americanos a rebelarse contra la corrección política.

De este modo, el magnate estadounidense se ha erigido en una de las voces más críticas con las élites mundialistas. En este discurso, en el que esboza los Estados Unidos que anhela, el candidato republicano lanza un mensaje “anti-establishment” y reivindica un Gobierno controlado por el pueblo y que sirva a éste. En este sentido, Trump asegura que las élites políticas estadounidenses – y los medios de comunicación que las sustentan – “sólo existen para protegerse entre ellas y enriquecerse”.

El postulante a la Casa Blanca, que ha señalado en ingentes ocasiones que el establishment no tiene en mente el bien del pueblo, asevera en esta proclama que las élites harán cualquier cosa para conservar su poder, amenazado por la candidatura de Trump a la presidencia. “No hay nada que el establishment político no vaya a hacer, ninguna mentira que no vaya a contar, para mantener su prestigio y poder a vuestras expensas”, asegura ante un público entusiasmado.

Trump, además, arremete en este discurso contra la corrección política, a la que liga estrechamente con el establishment. “Cualquiera que ose desafiar el control del establishment será inmediatamente etiquetado como racista, xenófobo, sexista o moralmente deformado”, señala Trump, quien enfatiza que el establishment hará todo lo posible para que no ocurra en Estados Unidos lo mismo que ocurrió en Reino Unido con el “Brexit”.

Otro de los asuntos tratados en esta disertación del candidato republicano a la presidencia de EEUU es el de las élites mundialistas. Así, afirma que estas últimas han acabado con la soberanía de las naciones y han tomado decisiones que atentan contra los intereses de la gente: “Las élites globalistas han destruido la soberanía de muchas naciones mediante tratados de libre comercio y tratados de inmigración globales. Y es nuestro corrupto establishment el que está detrás de estos movimientos de globalización radical”.

Trump también destaca la importancia de las elecciones que se celebrarán el ocho de noviembre para acabar con la hegemonía del establishment y de la corrección política y, por tanto, del mundialismo. “Ésta no es sólo otra elección para los próximos cuatro años. Estamos ante una encrucijada de nuestra civilización que determinará si nosotros, la gente, reclamamos el control de nuestro Gobierno”, señala el candidato republicano, quien prueba la importancia de las elecciones arguyendo que el establishment está poniendo todos los medios a su alcance para combatir su campaña. “Para ellos estas elecciones son una guerra, y nada está fuera de los límites”.

Trump concluye este discurso sintetizando en una simple oración el futuro que quiere para Estados Unidos: “Acompáñenme en este proyecto que tiene como objetivo recuperar nuestro país y forjar un futuro próspero y glorioso para nuestra gente. Vamos a hacer a América grande otra vez, y lo vamos a hacer rápidamente”.

Fuente: Grupo Intereconomía


Comparte este artículo: