Obama se estrena en Grecia como portavoz de Soros: pide fronteras abiertas y “vigilar” a los que defienden la identidad étnica de Europa

En su primera jornada en Atenas, Barack Obama se reunió con el primer ministro griego, Alexis Tsipras

En su primera jornada en Atenas, Barack Obama se reunió con el primer ministro griego, Alexis Tsipras

Fuera máscaras. Barack Hussein Obama ha aprovechado su visita a Grecia para mostrarse agradecido con quien ha sido el principal mentor ideológico y económico del Partido Demócrata: George Soros. El mandatario, que inició en Atenas su última gira internacional como presidente de EEUU, ofreció declaraciones a la prensa junto al primer ministro Alexis Tsipras. Y lo hizo haciendo guiños permanentes al globalismo multiétnico que los muñidores del Nuevo Orden Mundial han programado para Europa. También habló de Donald Trump, la crisis migratoria y la política de austeridad en Grecia.

“Tendremos que vigilar el aumento de una especie de nacionalismo burdo o de identidad étnica o de tribalismo que se construye alrededor de un ‘nosotros’ y un ‘ellos’”, dijo el presidente de Estados Unidos. Lo que no aclaró a los periodistas es si la miscelánea cultural y étnica que propugna para occidente valdría también para países de África y Asia donde el rechazo al “ellos”es promovido desde las instituciones.

Pero no tendría Obama que irse tan lejos. Muy cerca de Grecia, la xenofobia en Turquía está bien documentada. La encuesta sobre Actitudes Globales del Centro Pew, por ejemplo, mostró que las opiniones negativas sobre los occidentales estaban “muy extendidas” y que “iban en aumento” en Turquía, país miembro de la OTAN y que ha solicitado el ingreso en la Unión Europea. Concluía señalando que la opinión pública turca en conjunto es tal vez la más xenófoba del planeta”.

Y es que Obama tiene tan interiorizado el mantra de los prejuicios negativos hacia las personas y sociedades blancas como el conjunto de los progresistas. Cuando se habla de una migración importante de blancos a países no-blancos, lo llaman Colonialismo y Conquista. Cuando se habla de inmigración masiva de no-blancos a países blancos, lo llaman Progreso y Diversidad. Cuando los indios o los árabes defienden su identidad, lo llaman Cultura. Cuando los negros defienden su identidad, lo llaman Orgullo. Cuando los asiáticos defienden su identidad, lo llaman Tradición. Cuando los judíos defienden su identidad, lo llaman Historia. En cambio, cuando los blancos defienden su identidad, lo llaman racismo y xenofobia.

Consultado sobre la elección de su sucesor al frente del Ejecutivo, Donald Trump, Obama indicó: “No me siento responsable de lo que dice o hace el presidente electo, pero sí de que durante la transición le presente mis mejores ideas para sacar el país adelante”.

Obama también señaló: “Y nunca me disculparé por decir que el futuro de la humanidad estará definido por lo que nosotros tenemos en común y no por lo que nos separa y que nos lleva al final al conflicto”.

Obama abogó por una Europa “fuerte, próspera y unida” y agregó que “no es solamente positivo para los pueblos de Europa, lo es también para el mundo y para Estados Unidos”.

Es “importante” en “este último viaje al extranjero visitar la cuna de la democracia”, agregó el mandatario que permanecerá en Grecia hasta el miércoles.

Tal como lo había adelantado la Casa Blanca, Obama se refirió al plan de rescate del país griego. “Seguiré subrayando que, en nuestra opinión, la austeridad por sí sola no puede aportar prosperidad”, señaló el presidente estadounidense.

Obama también se refirió a la crisis migratoria y elogió la “extraordinaria compasión” de los griegos con los miles de refugiados que llegan al país. “Quiero dar las gracias a los griegos por su respuesta humanitaria”, expresó.

En 2015 cerca de un millón de inmigrantes y refugiados, una cifra récord, llegaron a las islas griegas del Egeo procedentes de las costas turcas.