Millones de dólares de Planned Parenthood para la campaña de Hillary

clintonpp2

Una de las grandes aliadas de Hillary Clinton para llegar en noviembre a la Casa Blanca es Cecil Richards, la presidenta de la multinacional del aborto Planned Parenthood, que ha decidido invertir otros 30 millones de dólares para terminar de apoyar el fin de campaña electoral de la demócrata.

Planned Parenthood es dueña de clínicas donde se realiza la mayor parte de los abortos de Estados Unidos y ha invertido cientos de millones a lo largo de los últimos años en el partido Demócrata, en especial en el matrimonio Clinton.

El brazo político de Planned Parenthood realizará este evidente esfuerzo económico de otros 30 millones más para impulsar las opciones de Hillary contra Trump y las futuras elecciones el Senado, donde el partido Demócrata busca recuperar la mayoría en favor de los republicanos.

Hillary Clinton con Cecil Richards

DEROGAR LA ENMIENDA HYDE

La Enmienda Hyde, promulgada en 1977 por el presidente demócrata Jimmy Carter, impide que los fondos federales se destinen a la mayoría de casos abortos realizados, con la excepción de violación, incesto o cuando la vida de la madre esté en peligro. Se le atribuye el haber salvado la vida de un millón de niños.

Hillary Clinton se ha comprometido a derogar la Enmienda Hyde, por lo que el futuro ejecutivo podría dar miles de millones a la multinacional abortista. Donal Trump, por el contrario, ha prometido mantenerla y potencia una política social pro vida.

Por otra parte el escándalo por el negocio de tráfico de órganos llevado a cabo en las clínicas, Planned Parenthood, llegó al Congreso de la nación el pasado mes de septiembre y está siendo estudiada la denuncia de videos grabados con cámara oculta que apoyarían esta práctica.

CAMPAÑA PUERTA A PUERTA

La empresa abortista ha creado una campaña pro Hillary Clinton sin precedentes en la que participarán 3.500 voluntarios que irán llamando puerta por puerta en busca del voto joven, de los llamados ‘millenials’.

La campaña se centrará en los estados donde todavía no dan a Clinton como clara favorita, que son: Nevada, New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Pensylvania y Wisconsin; y tendrá el derecho de la mujer a abortar como una de las razones para votar por Hillary Clinton.