Hillary Clinton también es culpable: Un islamista acuchilla a ocho personas en un centro comercial de Minnesota

Basta de sofismas, de letanías ridículas y de cuentos contados para imbéciles que no hacen sino exacerbar el problema. Casi al mismo tiempo de que estallara un artefacto explosivo en el barrio de Chelsea, en Nueva York, con un saldo de 29 personas heridas, otras ocho personas fueron heridas en un ataque islamista con arma blanca en un centro comercial del estado de Minnesota. La islamización de Estados Unidos, con los crímenes que ya ha provocado y las víctimas que se cobrará en el futuro, está siendo un proceso de ingeniería social promovido e impuesto por las élites políticas, por dirigentes como Hillary Clinton.

Las sociedades, los ciudadanos, han asistido indefensos a lo que ha ido tomando trazas de una auténtica invasión. Ninguna necesidad económica, nada mínimamente racional, explica lo que se está viviendo y que ya ha generado un problema de extraordinaria gravedad. No hay precedentes en la historia de esta soberana estupidez. Ningún sector económico, ningún aspecto social ha sido beneficiado por la presencia de una población musulmana expansiva en países como Estados Unidos. Hillary Clinton ha sido una de las más entusiastas promotoras de esa invasión, de la creación del Estado Islámico, de la desestabilización del régimen sirio de Bashar Háfez al-Ásad, lo que ha provocado la llegada a Occidente de millones de refugiados. Suya es también la responsabilidad de este salvaje suceso.

Ocho personas acuchilladas

El centro comercial de St. Clud, Minnesota, tras el ataque

El centro comercial de St. Clud, Minnesota, tras el ataque

Ocho personas fueron heridas en un ataque con arma blanca en un centro comercial del estado de Minnesota y el sospechoso fue abatido por un agente, informó la policía. La acción terrorista ya ha sido reivindicada por el Estado Islámico.

El atacante “hizo varias referencias a Alá”, dijo a periodistas Blair Anderson, jefe de policía de la ciudad de St. Cloud donde se registró el incidente.

“Hemos confirmado que por lo menos a una persona le preguntó si era musulmana antes de atacarla”, agregó.

Sin embargo, subrayó que la investigación está en desarrollo. “Si fue un ataque terrorista o no, no quiero decirlo ahora, porque no lo sé”, aclaró.

Un número no precisado de personas se encontraba aún en el centro comercial Crossroads en St. Cloud, una ciudad a unos 100 kilómetros al noreste de Minneapolis.

Varios de los heridos fueron conducidos a un hospital.

El agresor llevaba un uniforme de un servicio de seguridad privado y tenía al menos un cuchillo, precisó la policía. El hombre fue identificado pero sólo constaba en los registros policiales por infracciones de tráfico. El jefe de policía señaló que, por el momento, este ataque no parecía vinculado con otros incidentes.