Detenidos nueve refugiados iraquíes por secuestrar y violar en grupo a una turista alemana en Viena (Austria)

welcom

Una nueva violación cometida por nueve refugiados ha conmocionado Austria. Los solicitantes de asilo han sido arrestados con cargos de secuestro y agresión sexual a una turista alemana en la ciudad de Viena en la víspera de Año Nuevo. Están acusados de drogar a la joven, antes de secuestrarla y violarla ininterrumpidamente en grupo. Los arrestados son de origen iraquí y tienen edades comprendidas entre los 17 años y los 47, según confirmó el portavoz de la policía de la capital austriaca, Paul Eidenberger.

El grupo de violadores vio a la joven turista caminando bajos los efectos del alcohol, se aproximaron a ella y la drogaron. La mujer perdió el conocimiento cayendo al suelo y los refugiados la cargaron hasta un apartamento. La policía ha logrado localizar a los agresores gracias a las cámaras de seguridad y a las pruebas de ADN ocho meses después de que la víctima presentara la denuncia. Los hombres -cinco de los cuales fueron detenidos en Viena- han negado las acusaciones, según The Telegraph.

El suceso llega en un momento en el que Austria se prepara para una repetición de elecciones tras aceptar el Tribunal Constitucional la impugnación por irregularidades en el recuento de los votos. La segunda vuelta de los comicios presidenciales, que enfrentará a Nobert Hofer, del Partido de la Libertad (FPÖ), y al candidato ecologista Alexander Van der Bellen se repetirá el próximo 2 de octubre.

El FPÖ y sus revolucionarias políticas, contrarias al Gobierno y a las directrices impuestas por Angela Merkel desde Berlín, tiene un discurso muy claro contra la inmigración incontrolada, el islam y la Unión Europea, unas ideas muy similares a las propugnadas por Viktor Orbán, el presidente húngaro que fue vilipendiado durante meses por las potencias occidentales por su posición ante la crisis migratoria.

El candidato de la derecha identitaria, que se presenta como un “protector de Austria”, ha sido un incansable crítico de la política migratoria de este país, que el año pasado acogió a 90.000 refugiados y este año se ha comprometido a recibir a otros 37.500. “Necesitamos controlar nuestras fronteras. Austria no es la seguridad social de medio planeta”, aseguró durante la campaña del pasado mes de mayo. Además, siempre ha dejado claro que el servicio de empleo austriaco debe atender en primer lugar a los austriacos.