Reconoce EE.UU. que retuvo pago de 400 millones a Irán para liberar prisioneros

iran-navy-2_3548097b

El Departamento de Estado reconoció por primera vez el jueves que demoró un pago por $400 millones de dólares a Irán en enero “para ejercer la máxima presión” y asegurarse de que tres prisioneros norteamericanos fueran puestos en libertad el mismo día.

Durante meses, el gobierno de Obama ha sostenido que el pago era parte de un acuerdo sobre una antigua controversia y no un “rescate” por la liberación de los estadounidenses. Varios funcionarios del gobierno dijeron que fue la primera entrega de los mil setecientos millones de dólares que Estados Unidos tenía la intención de pagar a Irán para reembolsar equipo militar que compró antes de la revolución iraní y que Estados Unidos nunca entregó.

Pero en una conferencia el jueves, John Kirby, portavoz del Departamento de Estado, dijo que Estados Unidos “se aprovechó de la ventaja” que esto le daba para obtener la liberación de los rehenes y “para asegurarse de que llevara a cabo de forma segura y eficiente. “

Los Republicanos se oponen al acuerdo nuclear que Obama hizo con Irán y han descrito el pago por el rescate como un signo más de las relaciones irresponsables de su administración con Teherán.

Sin embargo funcionarios americanos dijeron que las dos transacciones se negociaron en forma completamente independiente, e incluso separadas por un período de años.

El reconocimiento que hizo este jueves Kirby desencadenó un torrente de críticas por parte de los republicanos.

“Fue un rescate”, dijo el representante Ed Royce de California, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara. Donald Trump dijo que la admisión del Departamento de Estado reivindicó sus acusaciones anteriores de que Obama había mentido sobre el pago de los $400 millones. Incluso la prensa iraní ha descrito el pago como un rescate.

Ni el pago ni la liberación de los prisioneros era un secreto. “No pagamos el rescate”, dijo Obama el 4 de agosto “Ni ahora ni en el futuro.”

De hecho, parece ser que el dinero no era un pago de un rescate; tarde o temprano, Estados Unidos habría tenido que pagar a Irán de vuelta los artículos de uso militar que nunca entregó.

El jueves, el Sr. Kirby reconoció que, si bien los acuerdos fueron negociados por separado, el momento de las transacciones finales estuvo vinculado. “Como dijimos en su momento, aprovechamos ese momento para finalizar estas cuestiones pendientes casi simultáneamente,” dijo.

Fue una maniobra diplomática con cierto precedente. A menudo, para obtener acuerdos sin perder prestigio, los gobiernos negocian dos o más asuntos insistiendo que son separados.

El presidente John F. Kennedy, por ejemplo, acordó sacar misiles nucleares de Turquía como parte del acuerdo de 1962 con la Unión Soviética para poner fin a la crisis de los misiles cubanos, pero negó que los hechos estuvieran vinculados. Aunque claramente sí lo estaban.

Kirby argumentó que el momento fue beneficioso para los Estados Unidos. “Esta fue una decisión que puso fin a dos negociaciones”, insistió. “Es su dinero. Ellos iban a obtenerlo de todos modos”.

La disputa financiera original surgió con la venta de equipo militar de Estados Unidos al Sha de Irán, pero cuando ocurrió la Revolución Islámica y la toma de rehenes en la Embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979, el Ayatolá derrocó al Shah y exigió la devolución del dinero que Irán había pagado. Estados Unidos se negó.

Hace treinta y cinco años, Irán y Estados Unidos acordaron que una comisión creada en La Haya podría resolver esa reclamación, entre otras. En los últimos años se volvió evidente que Estados Unidos perdería el caso.

Estados Unidos pagó mil 700 millones de dólares, incluyendo los intereses acumulados sobre la cantidad original de 400 millones de dólares que se debían a Irán.

“Hemos logrado concluir varios asuntos diplomáticos en un período de 24 horas, incluida la aplicación del acuerdo nuclear, las conversaciones sobre los prisioneros y un arreglo de una reclamación al Tribunal de La Haya , lo que ahorró a los contribuyentes estadounidenses potencialmente miles de millones de dólares”, dijo Kirby, haciendo referencia a que Estados Unidos habría tenido que pagar mucho más si perdía el caso en la Haya.

Fuente: The New York Times