La popularidad de Merkel se desploma tras los ataques terroristas

Casi un año después de abrir las fronteras de su país a cientos de miles de refugiados, la canciller Angela Merkel comienza a pagar un elevado precio por su generosa política de asilo. Según una encuesta del barómetro mensual Deutschlandtrend, que realiza la cadena de televisión pública ARD, solo un 47% de sus compatriotas se declara satisfecho con el trabajo que realiza la mujer más poderosa del mundo, una caída de 12 puntos con respecto al mes anterior.

El barómetro también revela que sólo un 34% de los alemanes -ocho puntos menos-, aún sigue defendiendo la política de asilo impulsada por Merkel desde el verano pasado, el porcentaje más bajo desde que el barómetro formuló esta pregunta en octubre de 2015.

La caída en picado de la popularidad de la canciller y la certeza de que un 64% de los alemanes afirma que se siente insatisfecho con la política de refugiados de la canciller, benefició en cambio al líder conservador de Baviera, Horst Seehofer, el político más crítico de Merkel. La cota de popularidad del jefe del gobierno regional de Baviera subió 11 puntos, hasta el 44%.

La enorme pérdida de popularidad de Merkel alimentó, en los pasillos políticos de Berlín, la posibilidad de que la canciller renuncie a presentar nuevamente su candidatura al cargo en las elecciones federales que deben realizarse en septiembre del próximo año. Varios medios alemanes, incluido el influyente Frankfurter Allgemeine Zeitung, jugaron este viernes con la posibilidad de que Seehofer, retire el apoyo de su partido a Merkel y presente su propia candidatura.

El lunes pasado, el líder bávaro había dejado saber a través de fuentes internas de su partido, que se sentía “indignado” por la determinación de Merkel de no apartarse de su línea con respecto a la acogida de refugiados y que la CSU se encontraba inmersa en una discusión para determinar si apoya en las elecciones federales a su partido hermano, la CDU, que dirige Merkel.

Horst Seehofer

La publicación del barómetro mensual de la ARD fue comentada casi de inmediato por el secretario general de la CSU, Andreas Scheuer, quien señaló que Seehofer y su partido habían recibido un fuerte viento a favor gracias a su política crítica. “La CSU es el único partido que no ha tenido que corregir el curso de su política de asilo y que sigue defendiendo tres principios fundamentales, humanitarismo, integración y límite”.