Cambios en ‘Team Trump’

“Donald Trump está dando un cambio radical al liderazgo de su campaña en medio de sus decadentes números en las encuestas,” informa NBC News haciéndose eco de la portada de The Wall Street Journal.

“Kellyanne Conway -que ya era una asesora de alto rango de la campaña-  ha dicho a NBC News que ha sido ascendida al cargo de directora de campaña (‘campaign manager’). Ha confirmado que Paul Manafort permanecerá como presidente de la campaña, pero Stephen Bannon, el co-fundador de la conservadora ‘Breitbart News,’ se unirá al grupo como director ejecutivo (CEO) de la campaña.”

“Conozco a los dos desde hace mucho tiempo. Son personas geniales, son ganadores, son campeones, y necesitamos ganar,” ha declarado Trump a Asscociated Press.

Si Manafort es cercano al establishment republicano, Bannon y Conway son, aparentemente, todo lo contrario. Conway fue la estratega de los súper PACs de Ted Cruz durante las primarias, antes de unirse a Team Trump en julio. Es muy cercana a Robert Mercer, el multimillonario que financió la campaña de Cruz. Y Bannon, antiguo ejecutivo de Goldman Sachs y productor de varias películas de Hollywood en los años noventa como Extraño vínculo de sangre y Titus, es, según Bloomberg Businessweek, que le dedicó una portada curiosa, “el más peligroso periodista y operario político de América.” “Dirige la nueva gran conspiración de extrema derecha, y quiere derribar tanto a Hillary Clinton como a Jeb Bush,” lo describía Bloomberg en otoño de 2015. 

Como alternativa más radical a Fox News, National Review y otros medios conservadores, Breitbart News fue una plataforma esencial para el éxito de Trump en las primarias republicanas (como el Daily Kos lo fue para el casi-éxito de Howard Dean en las primarias demócratas de 2004). Glenn Beck acusó entonces a Bannon de ser “el Goebbels” de Trump.

Roger Stone, el consejero para todo de Trump, describe a Bannon como “el hombre que está detrás del cañón de ‘Breitbart News.’ Bannon está impulsando los medios de comunicación alternativos a una nueva dimensión. Eficaz. Valiente. Terco. A Bannon no le importa una pizca su atuendo. Está cambiando el relato político cada día como una fuerza opuesta a los medios de comunicación de masas.”

Así pues, con los cambios Trump no parece estar buscando un acercamiento al establishment. Más bien todo lo contrario. Y encajaría con lo que ayer mismo declaró a las televisiones locales de Wisconsin que le preguntaron si pensaba convertirse en un candidato más mainstream en los próximos 85 días.

“Soy quien soy. Soy yo. No quiero cambiar,” dijo Trump. “Todos hablan de ‘oh, bueno, vas a pivotar, vas a…’ No quiero pivotar. Quiero decir que tienes que ser tú mismo. Si empiezas a pivotar, no estás siendo honesto con la gente.”

“Soy quien soy,” repitió el candidato (¿Soy quien soy o Soy el que soy?). “He llegado hasta aquí con un triunfo aplastante y veremos qué ocurre. Al final, no olvides que cuando perdí [la primaria de] Wisconsin, todo estaba perdido para Trump. Excepto por una cosa: después hice una muy buena carrera. Pero no, yo soy quien soy.”

No obstante, Bannon y Conway sí podrían dotar a Trump de un discurso más coherente y compacto, ya que a diferencia de Manafort (que no es un creyente en el Trumpismo), llevan más años implicados en la difusión de un mensaje conservador-populista y anti-sistema y están familiarizados con él.

La campaña empezará a lanzar sus primeros anuncios de televisión este viernes, y ampliará su presencia en la televisión a partir del 1 de septiembre, según The Wall Street Journal. Hillary Clinton ya ha gastado 61 millones de dólares en anuncios de televisión en las elecciones generales, sin contar los 43 millones gastados por su súper PAC. En Team Trump esperan poder volver a igualar las encuestas cuando se iguale la presencia de las dos campañas en pantalla.