Paul Ryan pide que Hillary Clinton no tenga acceso a información clasificada por el caso de los emails

Democratic presidential candidate Hillary Clinton listens as she testifies before the House Select Committee on Benghazi, on Capitol Hill in Washington October 22, 2015. The congressional committee is investigating the deadly 2012 attack on the U.S. diplomatic mission in Benghazi, Libya, when Clinton was the secretary of state. REUTERS/Jonathan Ernst - RTS5NA6

Democratic presidential candidate Hillary Clinton listens as she testifies before the House Select Committee on Benghazi, on Capitol Hill in Washington October 22, 2015. The congressional committee is investigating the deadly 2012 attack on the U.S. diplomatic mission in Benghazi, Libya, when Clinton was the secretary of state. REUTERS/Jonathan Ernst - RTS5NA6

El presidente republicano de la Cámara de Representantes de EEUU, Paul Ryan, ha pedido formalmente al jefe de inteligencia no dar a la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, ninguna información clasificada durante la campaña electoral, según una carta escrita por el propio Ryan difundida este jueves.

El republicano ha manifestado al director de Inteligencia Nacional, James Clapper, que negarle a Clinton las informaciones clasificadas durante la campaña electoral sería una sanción apropiada por el polémico caso de los emails mientras era secretaria de Estado.

Los candidatos presidenciales suelen tener acceso a la información clasificada una vez son nominados formalmente.

Ryan sostiene la Constitución de EEUU durante su discurso sobre el caso de los emails de Clinton

La carta del republicano coincide con la visita de este jueves del director del FBI, James Comey, al Capitolio para explicar su recomendación al Departamento de Justicia de no presentar cargos contra Clinton. La agencia federal, que investigó durante un año si la ex secretaria de Estado había enviado o eliminado información clasificada a través de su correo personal, desechó el caso este martes por falta de pruebas.

Será la primera vez que los congresistas republicanos puedan preguntar a Comey, cuya recomendación ha sido aceptada por la Fiscal General Loretta Lynch.

El FBI sostiene que 110 mensajes clasificados que pasaron por el correo electrónico de Clinton no fueron mantenidos en un servidor seguro del Gobierno. Por ello, reprendió a la candidata presencial por el manejo “extremadamente negligente” de la información, pero matizó que ningún fiscal razonable presentaría cargos contra ella o contra su equipo.

La campaña de Clinton se ha mostrado satisfecha con el anuncio del FBI y ha calificado la visita de Comey al Capitolio -exigida por los republicanos- como “una farsa de intestigación financiada por los contribuyentes” que busca perjudicar a la candidata demócrata.

Por su parte, Ryan cuestionó este martes la decisión de la oficina federal, asegurando que si bien respeta a los profesionales del FBI “este anuncio desafía la explicación. Nadie debería estar por encima de la ley”. En el comunicado, Ryan destaca que las conclusiones de la investigación dejan claro que “la secretaria Clinton engañó a los estadounidenses cuando se enfrentó a sus acciones criminales”.