El poder y la corrupción de los Clinton

Democratic presidential candidate Hillary Clinton speaks at her first-in-the-nation presidential primary campaign rally, Tuesday, Feb. 9, 2016, in Hooksett, N.H. (AP Photo/Matt Rourke)
Comparte este artículo:

Democratic presidential candidate Hillary Clinton speaks at her first-in-the-nation presidential primary campaign rally, Tuesday, Feb. 9, 2016, in Hooksett, N.H. (AP Photo/Matt Rourke)

Siempre pensé que Estados Unidos era un país donde no existían cierto tipo de políticos. Me refiero a aquellos que hacen y dicen cualquier cosa por el poder y el dinero. Ahora lo admito, estuve equivocado. Estados Unidos no es la excepción. La política es sucia y políticos corruptos hay en todos lados.

Para empezar este artículo, es importante aclarar algo. Cuando se trata de corrupción y política, no todos los hombres y mujeres son creados iguales. Hay aquellos que simplemente buscan cierta posición para beneficio político, social o económico. Hay otros que van más allá y están dispuestos a hacer lo inimaginable. Estas personas no tienen escrúpulos o vergüenza. Para ellos, lo más importante es salvar o asegurar su futuro político. A este último grupo pertenece Hillary Clinton.

Los hechos relacionados al escándalo de los correos electrónicos de Clinton han sido alarmantemente reveladores. Durante el reporte del FBI, el director James Comey puso de manifiesto las mentiras de la Señora Clinton.

La Secretaria de Estado del presidente Obama le mintió al Congreso y a los estadounidenses repetidamente por años. Clinton dijo que había entregado todos los correos electrónicos relacionados a su trabajo, que no había enviado o recibido información clasificada y que había usado sólo un servidor en su teléfono. Todas estas aseveraciones de Hillary Clinton fueron desmentidas por el FBI. James Comey incluso llamó a Hillary “negligente y extremadamente descuidada”.

El reporte del FBI fue extenso y detallado. A pesar de los comentarios de Comey, Hillary Clinton rechazó la idea que ella fue “negligente” como Secretaria de Estado.

hillary-clinton-email-scandal-congress-grills-james-comey-pp

No obstante las revelaciones expuestas en el reporte, James Comey recomendó no presentar cargos legales en contra de Hillary Clinton. Según el director del FBI, Clinton no actuó “intencionalmente”. Esa fue la explicación de James Comey.

La decisión de Comey sorprendió al pueblo estadounidense. ¿Por qué James Comey hizo tal recomendación a pesar de exponer las mentiras de Hillary Clinton y llamarla negligente? Algunos críticos piensan que Comey simplemente no quiso ser la persona que ponía en riesgo el futuro político de un candidato a la presidencia de Estados Unidos. Otros creen que James Comey cedió a las presiones del poder político de los Clinton.

Para muchos expertos en la materia, el factor intencional no era una excusa legal para exonerar a Clinton. Aparentemente, James Comey cambió los estatutos federales y la interpretación de la ley para proteger a Hillary Clinton.

Otro hecho notablemente sospechoso en la investigación de la Señora Clinton fue la reunión privada entre su esposo Bill y la Fiscal General de la nación (Loretta Lynch) antes que el FBI divulgue su veredicto. Según Lynch, Bill Clinton y ella hablaron sobre los nietos y el golf durante dicha reunión.

¿Cómo es posible que el esposo de una persona que está siendo investigada por el FBI se reúna en privado con la Fiscal General de la nación antes del veredicto? Obviamente, en el mundo de los Clinton cualquier cosa es posible.

Hipócritamente, la prensa liberal minimizó la reunión sospechosa de Bill Clinton con Loreta Lynch. No fue sorpresa que poco después que el reporte del FBI se hizo público, Loreta Lynch dijo que ella acataría las recomendaciones de James Comey.

Loreta Lynch pudo adoptar una posición imparcial o sugerir la formación de un equipo de investigación independiente, pero no lo hizo. Lynch se lavó las manos, dijo que el caso estaba cerrado y le dio luz verde a Hillary Clinton para que continué su carrera presidencial.

Pocos días después James Comey testificó en el Congreso sobre el reporte del FBI. Las preguntas del panel interrogador de Congreso fueron directas y concisas. El testimonio de Comey puso de manifiesto otra vez las múltiples mentiras de Hillary Clinton.

Durante el testimonio de Comey, otro detalle importante salió a la luz. La entrevista de Hillary con el FBI no fue juramentada ni grabada; algo extremadamente inusual, especialmente cuando se trata de asuntos de seguridad nacional. Hasta el momento de escribir este artículo, el director del FBI ha sido incapaz de explicar por qué la entrevista tuvo lugar en tales circunstancias.

loretta-lynch-bill-clinton-secret-meeting-white-house-condemns-pp-

A pesar de las declaraciones de James Comey ante el Congreso, la Fiscal General ha mantenido su posición de exonerar a Clinton. Me pregunto si Loretta Lynch hubiera adoptado la misma actitud si la persona bajo investigación fuera Donald Trump en lugar de Hillary Clinton.

Hillary Clinton violó las leyes federales como Secretaria de Estado, obstruyó la investigación, borró miles de correos electrónicos y le mintió al Congreso y al pueblo estadounidense. Sin embargó, de acuerdo a Loretta Lynch, el caso debe cerrarse.

Es obvio, el estado del derecho no se aplica a la clase privilegiada de los Clinton. Cualquier ciudadano en circunstancias similares sufriría el peso de la ley. De hecho, éste ha sido el caso con varias personas investigadas en el pasado, tanto civiles como militares.

En resumidas cuentas, el caso de Hillary Clinton es único en la historia del país. De hecho, el proceder de Clinton es incomparable. Jamás un Secretario de Estado ha utilizado sus correos personales para tratar asuntos de vital interés y seguridad nacional por 4 años consecutivos.

Las negligencias de Clinton constituyeron un riesgo y una amenaza potencial para la seguridad nacional del país y de los estadounidenses. Por otro lado, el encubrimiento por parte de la administración Obama es un acto embarazoso para los Estados Unidos.

El problema de los correos electrónicos de la Señora Clinton y la postura de la administración Obama me recuerda a los políticos corruptos de países del tercer mundo. Es lamentable que alguien como Hillary Clinton está a punto de convertirse en la representante del partido demócrata a la presidencia de Estados Unidos.

Donal Trump estuvo en lo correcto cuando dijo: “el sistema está amañado”.

El caso de los correos electrónicos es otro ejemplo de los múltiples escándalos en la vida política de Hillary Clinton. Al respecto, Jochi Sotolongo del Medio Alternativo.TV expuso en este vídeo los 5 peores escándalos de Hillary Clinton.


Comparte este artículo: