INAUDITO: El Estado Islámico usa armas fabricadas en EE.UU. y la UE

img_mmeseguer_20151207-125947_imagenes_lv_otras_fuentes_221060_isis_arms_-_weapons_seized_from_isis_fighters-kbRH-U30647721849kRB-992x558@LaVanguardia-WebLa mala regulación de los flujos de armas hacia Iraq durante décadas y la falta de control sobre el terreno han proporcionado al Estado Islámico un gran arsenal que se está utilizando para cometer crímenes de guerra y contra la humanidad en Iraq y Siria, según denuncia Amnistía Internacional en el informe ‘Haciendo balance. Armar al Estado Islámico’.

A partir de los análisis realizados por expertos de miles de vídeos e imágenes verificadas, el informe explica cómo los combatientes del Estado Islámico utilizan armas que fueron fabricadas y diseñadas en más de dos docenas de países, entre ellos Rusia, China, Estados Unidos y países de la UE. Los yihadistas consiguieron estas armas mayoritariamente de los arsenales del ejército iraquí en Mosul.

“La numerosa y variada gama de armas que está utilizando el grupo armado autodenominado Estado Islámico es un caso de manual de cómo el comercio irresponsable de armas da pábulo a la perpetración de atrocidades a escala masiva”, ha dicho Patrick Wilcken, investigador sobre Control de Armas, Comercio de Seguridad y Derechos Humanos de Amnistía Internacional. “La mala regulación y la falta de supervisión de los inmensos flujos de armas hacia Iraq en los últimos decenios han supuesto para el Estado Islámico y otros grupos armados una excelente coyuntura para lograr un acceso sin precedentes a la potencia armamentística”.

Tras la caída de Mosul en junio de 2014, los yihadistas se hicieron de forma inesperada con armas de fabricación internacional del arsenal del ejército iraquí, entre ellas armas y vehículos militares fabricados en Estados Unidos que utilizaron para controlar otras zonas del país, con devastadoras consecuencias para la población civil.

La variedad y la amplitud del arsenal del Estado Islámico es el reflejo decenios de transferencias irresponsables de armas a Iraq, explica AI. Esto se ha visto agravado por los diversos fracasos a la hora de gestionar las importaciones de armas e implantar mecanismos para evitar usos finales inadecuados durante la ocupación dirigida por Estados Unidos a partir de 2003. A este problema se añade los controles poco estrictos de los arsenales del ejército y la corrupción endémica de los sucesivos gobiernos iraquíes, asegura la organización.

Entre las armas avanzadas con que cuenta el Estado Islámico hay sistemas portátiles de defensa antiaérea, misiles guiados antitanque y vehículos blindados de combate, rifles de asalto como la serie AK, de fabricación rusa, y los M16 y Bushmaster estadounidenses, según ha descubierto Amnistía. La mayoría de las armas convencionales que utilizan los combatientes del Estado Islámico datan del periodo comprendido entre la década de 1970 y la de 1990, e incluyen pistolas, revólveres y otras armas pequeñas, ametralladoras, armas antitanque, morteros y artillería. Son habituales los rifles tipo Kalashnikov de la época de la Unión Soviética, sobre todo de fabricantes rusos y chinos.

Los combatientes del Estado Islámico y otros grupos armados también han recurrido a fabricar su propio armamento en rudimentarios talleres como morteros y cohetes, granadas de mano improvisadas, dispositivos explosivos como automóviles-bomba y armas trampa, e incluso municiones de racimo reutilizadas, un arma prohibida internacionalmente. En algunos casos, los dispositivos explosivos constituyen minas terrestres prohibidas por la Convención sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal.

Amnistía Internacional pide a todos los Estados que adopten un embargo total sobre las fuerzas gubernamentales sirias, así como sobre los grupos armados de la oposición que hayan cometido crímenes de guerra y contra la humanidad. La comunidad internacional también debe adoptar una norma de “presunción de denegación” de las exportaciones de armas a Iraq, lo que significa que sólo podrían realizarse tras una estricta evaluación de riesgo. Las unidades del ejército o la policía de Iraq con las que se hagan excepciones deberán demostrar primero que respetan de forma estricta y constante el derecho internacional humanitario y los derechos humanos y que disponen de mecanismos de control necesarios para garantizar que las armas no se desvíen a grupos armados.

Asimismo, cualquier Estado que esté considerando realizar una transferencia de armas a fuerzas armadas en Iraq debe primero realizar una sólida inversión en controles previos y posteriores a la entrega, así como en una formación y seguimiento que cumplan las normas internacionales para la gestión y el uso de tales armas. Aminstía pide a todos los estados que aún no hayan firmado el Tratado sobre Comercio de Armas que se adhieran al documento de la ONU.