La ONU y Obama Lanzan Guerra Global Contra Ideologías “Anti-Musulmanas”

266313_obamabanLa Organización de las  Naciones Unidas (ONU) y el gobierno de Barack Obama anunciaron recientemente un plan global para luchar contra las “ideologías” y el “extremismo.” Este plan incluirá esfuerzos a niveles mundiales para acabar con “la intolerancia hacia los musulmanes,” los sentimientos anti-inmigrantes, y mucho más, explicaron la ONU y Obama.

Sorprendentemente, no estuvo claro cómo una guerra contra “la intolerancia hacia los musulmanes” piensa derrotar a grupos terroristas islámicos como al Qaeda y el Estado Islámico. Igualmente, los lineamientos del plan de “extremismo” revelaron que no habrá esfuerzos para acabar con el creciente extremismo de la ONU y la mayoría de sus regímenes autocráticos.

El cambio de los puntos de vista de personas en todo el mundo, y el ataque a sus “ideologías,” será importante para el plan, declararon la ONU y Obama en comunicados de prensa. Al respecto, debemos recordar que en el 2013 el Departamento de Defensa de la administración Obama fue criticada por enseñar a las tropas estadounidenses que los Cristianos Envangélicos, los Judios Ortodoxos y los Católicos eran “extremistas religiosos” como Al Qaeda y Hamas.

“Esto no puede ser sólo la obra de gobierno,” dijo Obama durante un evento de la ONU en Nueva York. “Nos corresponde a todos nosotros. Tenemos que comprometernos a construir sociedades diversas, tolerantes e inclusivas que rechazan la discriminación contra los musulmanes e inmigrantes y que crean divisiones, resentimientos y miedos que usan los extremistas.”

El plan de la ONU y del presidente Obama servirá como pretexto para imponer una amplia gama de políticas extremistas a nivel nacional e internacional.

Además no estaba claro si el presidente Obama realmente cree que el Estado Islámico y Al Qaeda se volverían menos extremistas si la discriminación contra los musulmanes e inmigrantes es enfrentada por el gobierno y la ONU.

Si la ONU y Barack Obama estaban verdaderamente interesados en luchar contra el extremismo, podrían comenzar con los regímenes miembros de la ONU – dictadores comunistas e islamistas, maniacos genocidas y más. El extremismo de la ONU sería un buen lugar para empezar esta lucha.

Otro asunto de suma importancia que el mundo desearía conocer es la forma como el mencionado plan piensa abordar uno de los peores extremismos del siglo XXI: la persecusión y exterminio de los Cristianos por grupos radicales musulmanes.

En realidad, parece que la guerra global contra el “extremismo” está más preocupada en justificar las políticas extremas del gobierno de Barack Obama y de la ONU.