Debate Demócrata a tres voces en Des Moines – VIDEO

democratic_debate_shadows_apLos tres candidatos presidenciales demócratas estuvieron de acuerdo en la mayoría de los asuntos, como la flexibilización de las leyes migratorias y la necesidad de subir los impuestos a los más ricos para financiar, por ejemplo, las matrículas universitarias.

Como se esperaba, los atentados del día anterior en París alteraron algo el contenido del debate.

“Todos los demás asuntos que queremos tratar dependen de que estemos protegidos y fuertes,” dijo Hillary Clinton, recalcaldando que en las elecciones se elige al comandante en jefe de la nación.

Los aspirantes demócratas a comandante en jefe coincidieron en una retahíla de lugares comunes para luchar contra el terrorismo islámico: un mejor uso de los recursos militares y de Inteligencia y una cooperación más estrecha con los aliados de EEUU.

Sin embargo, Bernie Sanders aprovechó para mencionar el voto de Clinton a favor de la guerra de Iraq en 2002, que “condujo al enorme nivel de inestabilidad que estamos viendo ahora mismo. Creo que esa fue una de las peores meteduras de pata políticas de la historia moderna de los Estados Unidos.”

Clinton intentó demostrar su dominio de la materia señalando la complejidad del terrorismo. “Tenemos que entender la complejidad del mundo al que nos enfrentamos, y ningún lugar lo es más que Oriente Medio,” dijo la ex secretaria de Estado. EEUU era objetivo terrorista mucho antes de Iraq, recordó.

¿Usarían los candidatos demócratas las palabras “Islam radical” para referirse a los terroristas?

“No caigamos en la trampa de pensar que todos nuestros vecinos musulmanes americanos en este país son de alguna manera nuestros enemigos,” dijo Martin O’Malley. Para el ex gobernador de Maryland, los musulmanes americanos que cumplen con la ley son “la primera línea de defensa” contra el terrorismo islámico.

¿Después de los atentados de París, Sanders sigue considerando el calentamiento global como la mayor amenaza para el mundo?

“Totalmente,” respondió Sanders. “El cambio climático está directamente relacionado con el crecimiento del terrorismo,” explicó, refiriéndose a la lucha por hacerse con los recursos naturales del planeta.

Las mayores diferencias entre candidatos surgieron cuando se trataron los asuntos económicos.

O’Malley citó su historial como gobernador de Maryland. Mientras los otros dos candidatos apoyan una subida del salario mínimo en la teoría, en su estado “no fue solo una teoría… lo subimos.”

Sanders y O’Malley defendieron una subida nacional del salario mínimo hasta los 15 dólares la hora y criticaron a Clinton por querer subirlo solo hasta los 12 dólares. También cuestionaron su cercanía a las grandes firmas de Wall Street, que estaría condicionando su ambigua política de regulaciones financieras.

Clinton se defendió argumentando que el suyo es un enfoque más pragmático que busca conseguir resultados realistas. Volver a los tiempos de FDR no es realista para Clinton.

“No tengo nada en contra de la pasión de mis dos amigos por reinstaurar la Ley Glass-Steagall,” dijo Clinton. “Simplemente, no creo que se obtengan resultados.”

Clinton acusó a Sanders de pretender “impugnar su integridad,” y citó a dos gerentes de fondos de inversión que están financiando anuncios en su contra en Iowa.

La favorita demócrata explicó que su cercanía a Wall Street se debe en gran medida a que representó al estado de Nueva York en el Senado y a que ayudó a la industria financiera de la ciudad a recuperarse después del 11-S. “Dediqué un montón de tiempo y esfuerzo ayudándoles a reconstruirse. Aquello fue bueno para Nueva York. Aquello fue bueno para la economía,” dijo. El comentario no gustó en redes sociales.

Clinton también utilizó las palabras inapropiadas al abordar las protestas en algunas universidades; nos recordó que es vieja.

“Yo vengo de los años 60, hace mucho tiempo,” dijo. “Había mucho activismo en el campus. Activismo a favor de los derechos civiles, activismo a favor de los derechos de la mujer. Y aprecio el modo en que la gente joven se levanta y se expresa. Obviamente, creo que en un campus universitario debería haber respeto para que las persoans se escuchen entre ellas.”

Clinton cuestionó el historial de Sanders en materia de armas, el único asunto en el que la mujer de Bill se sitúa a la izquierda del senador por Vermont.

“Sé que el Senador Sanders votó de forma diferente a mí cuando se trataba de conceder inmunidad a los fabricantes y vendedores de armas. Aquello fue un error terrible. Básicamente, otorgó al lobby de las armas más poder para intimidar a los legisladores, no solo en Washington, sino en todo el país,” dijo.

O’Malley le recordó a Clinton que ella también ha cambiado repetidamente su postura en muchos asuntos por razones electorales. O’Malley repitió una de sus frases favoritas: “Hay una gran diferencia entre liderar basándote en las encuestas y liderar basándote en tus principios.”

Preguntado sobre si estaba reconsiderando su decisión de no atacar a Clinton por el uso de un email privado, Sanders dijo que no. “Estaba asqueado y cansado con el email de Hillary Clinton,” dijo. “Todavía sigo asqueado y cansado” de que se hable de eso.

“Lo que me gustaría es que hablásemos de por qué la clase media está desapareciendo, o por qué tenemos más gente en la cárcel que ningún otro país, o por qué tenemos unos niveles masivos de desigualdad,” dijo Sanders. “Hemos salido del asunto de los emails de Hillary Clinton, bien. Vayamos a los asuntos importantes que enfrenta América.”

“Estoy completamente de acuerdo,” dijo Clinton, encantada de tener un rival tan dócil en los asuntos que de verdad podrían hacerle daño (aquellos que cuestionan su carácter y su integridad). “Yo misma no podría haberlo dicho mejor.”

Ganadores y perdedores del debate: según Chris Cillizza (The Fix); según los analistas de CNN.