EE.UU. cifra entre 20.000 y 31.500 los miembros de Estado Islámico

EE.UU. cifra entre 20.000 y 31.500 los miembros de Estado Islámico
EE.UU. cifra entre 20.000 y 31.500 los miembros de Estado Islámico
Militantes del Estado Islámico circulando por el centro de Raqqa (Siria), en una imagen de junio de 2014

Washington. (EUROPA PRESS) La organización terrorista Estado Islámico cuenta a nivel global con entre 20.000 y 31.500 miembros, según un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos que sitúa el nivel de adhesión a este grupo suní muy por encima de otras redes yihadistas como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) o Al Qaeda en la Pensísula Arábiga (AQPA).

El Gobierno norteamericano ha difundido este viernes su informe anual sobre terrorismo, en el que incluye un exhaustivo repaso por varias decenas de organizaciones. Por nivel de adhesión, Estado Islámico encabeza esta lista. Las estimaciones corresponden a finales de 2014, ya que el informe de Washington analiza la situación internacional relativa al año pasado.

Estado Islámico surgió como filial de Al Qaeda en Irak y figura en la lista desde 2004. Sin embargo, fue diez años después cuando rompió todo lazo con la organización que en su día encabezó Osama bin Laden y se lanzó a la conquista de un autoproclamado ‘califato’ que tiene por epicentros Siria e Irak. El Departamento de Estado norteamericano recuerda las ofensivas lanzadas por Estado Islámico durante el último año en diversos territorios sirios e iraquíes, así como las “atrocidades” cometidas por razones de etnia o religión y los asesinatos de periodistas y cooperantes extranjeros, entre ellos varios estadounidenses.

Uno de los grupos que ha proclamado lealtad a Estado Islámico es el nigeriano Boko Haram, que ha extendido sus ataques más allá de Nigeria y cuenta con “varios miles” de integrantes. El año 2014 marcó un récord dentro del nivel de masacre de Boko Haram y supuso la muerte de “aproximadamente 5.000 civiles nigerianos”.

Al Qaeda, por su parte, sigue siendo una red difusa a ojos de Estados Unidos, incapaz siquiera de estimar cuántas personas formarían parte de la red que ahora lidera Ayman al Zawahiri. “Es imposible”, apunta Washington en su informe, en el que subraya que hay un gran número de individuos y grupos “inspirados” por su misma ideología. Al Qaeda surgió en 1988 de la mano de Bin Laden y pasó a suponer una amenaza para Estados Unidos en 1999. Tras los atentados del 11-S de 2001 se convirtió en el enemigo ‘número uno’ de Washington, pero como red internacional habría perdido fuerza en favor de direcciones más locales como las surgidas en Yemen o el Magreb.

En Siria, Al Qaeda tiene presencia bajo la marca del Frente al Nusra, que se formó a finales de 2011 cuando el actual líder de Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, antiguo responsable de Al Qaeda en Irak, envío a un emisario para constituir nuevas células terroristas en la región. Sin embargo, los “pocos miles” de miembros del Frente al Nusra no tendrían las mismas ambiciones internacionales que otros grupos, ya que en su caso el objetivo pasa por “derrocar” al régimen de Bashar al Assad y “reemplazarlo” por un Estado suní de índole islamista. Actualmente, controla partes de Siria.

Cuba, fuera de la lista de patrocinadores del terrorismo

El Departamento de Estado de Estados Unidos también ha hecho pública este viernes la lista anual de países patrocinadores del terrorismo, en la que Cuba figura por última vez gracias a una “decisión final” sobre su salida con la que Washington ha querido reconocer sus “progresos significativos” durante los últimos años.

El Gobierno norteamericano incluye a Irán, Siria, Sudán y Cuba en una lista sin sorpresas que corresponde al año 2014 y que, para sus miembros, supone una serie de sanciones que limitan sus relaciones financieras y políticas. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, remitió el pasado 14 de abril al Congreso los documentos necesarios para sacar a Cuba de esta lista y, pasados 45 días en los que los legisladores podían realizar objeciones, el Departamento de Estado tomó una “decisión final” en vigor desde el 29 de mayo.

En su informe, Washington recuerda que Cuba “no ha proporcionado ningún apoyo al terrorismo internacional durante los últimos seis meses”, y ha ofrecido “garantías” de que no lo hará “en el futuro”. Asimismo, recuerda que el régimen de Raúl Castro ha adoptado “varias medidas” para “distanciarse” de grupos terroristas y ha realizado un “progreso significativo” para respetar los estándares internacionales, por ejemplo en materia de control de financiación.

El Departamento de Estado norteamericano también advierte, sin embargo, de que Cuba sigue apoyando y acogiendo a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a “aproximadamente dos docenas” de etarras, así como a varios “fugitivos” buscados por la Justicia estadounidense y acusados de “graves” delitos. La salida de Cuba de esta lista fue uno de los requisitos planteados desde La Habana para la reanudación de las relaciones bilaterales.

Estados Unidos incluía a la isla en este informe desde el año 1982 y finalmente lo dejará fuera en el documento que hará público dentro de un año, en el que ya se analizará el año 2015.