El Che, y Osama Bin Laden, Astillas de un Mismo palo.

Osama-Che-GuevaraUsama bin Muhammad bin `Awad bin Ladin (Riad, Arabia Saudita, 10 de marzo de 1957), conocido como Usama bin Ladin u Osama ben Laden (????? ?? ????), es un miembro de la familia bin Laden. Yihadista, conocido mundialmente por ser el fundador de la red terrorista Al Qaeda, implicado en numerosos ataques terroristas contra los Estados Unidos y otras potencias occidentales, incluyendo los ataques a las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania el 7 de agosto de 1998, asimismo de estar detrás de los ataques del 11 de septiembre del 2001 al World Trade Center y al Pentágono en las proximidades de Washington, DC.

Hechos estos que fueron altamente condenados por el mundo entero, representaban el poderío de un hombre que se abusaba de la religión de unos, y los dogmas de otros, para usarlos en contra de inocentes, haciendo el mal abiertamente, asesinando sin piedad, y sembrando el terror, lo que sin lugar a dudas, este solo hecho de estrellar aviones contra las torres gemelas, donde murieron más de 2.600 personas, sin contar todo su amplio historial, lo califica como un terrorista connotado.

Ernesto Guevara, más conocido como el Che Guevara, o simplemente el Che, (Rosario, Argentina, 14 de junio de 1928– La Higuera, Bolivia, 9 de octubre de 1967), fue uno de los ideólogos y comandantes que lideraron la Revolución Castrista (1953-1959) que desembocó en un régimen dictatorial. Guevara participó desde entonces y hasta 1965 en la organización del Estado castro-comunista desempeñando varios altos cargos de su administración y de su desgobierno, principalmente en el área económica, siendo presidente del Banco Nacional y ministro de Industria, y también en el área diplomática como responsable de varias misiones internacionales.

El Che Guevara también impulsó la instalación de focos paramilitares en varios países de América Latina. Entre 1965 y 1967, él mismo combatió en el Congo y en Bolivia. En este último país fue capturado y ajusticiado por el Ejército boliviano el 9 de octubre de 1967, en su intento de exportar el comunismo.

Esta comparación es válida, debido a la interrogante, de, ¿Por qué, Ernesto Guevara (Che), que no estrello aviones contra las torres gemelas, pero si quería lanzar contra la población civil de los Estados Unidos de América, todos los misiles que tenia la URSS en Cuba, y que fueron retirados contra la voluntad de él, y de los castros, contra ciudades superpobladas de los EE.UU sin perjuicio ni remordimiento alguno, No es calificado de la misma manera?

Por sus pensamientos publicados el 4 de diciembre de 1962 en el diario socialista británico Daily Worker, donde se publicó una entrevista a este asesino en serie, realizada por Sam Rusell. Y donde expresó crudamente su molestia por el acuerdo entre Kennedy y Jruschov declarando:

Si los cohetes hubieran permanecido, “los hubiéramos usado todos” y dirigido hacia el corazón mismo de los Estados Unidos, incluyendo Nueva York, en nuestra defensa contra la agresión. Pero no los tenemos, así que pelearemos con lo que tenemos.

Lo podemos conocer. Pregunto: ¿No es calificado de la misma manera el che por este sentir, o peor que Osama Bin Laden, cuando se conocen los efectos de una explosión nuclear que superan con creces los de uno o varios aviones estrellados? ¿Máxime en pleno corazón de ciudades donde exterminaría todo vestigio de vida y que están pobladas por niños, mujeres y ancianos, en sí, por la población civil de estas ciudades?, decía Cristo Jesús: si miras a una mujer con lujuria, aunque no tengas contacto carnal con ella, de cierto te digo, ya estarás cometiendo adulterio en tu corazón.

Lo que quería decir era que muchas veces no necesitamos cometer el crimen, sino, con desearlo es suficiente, y en este caso solo evitó la catástrofe hechos ajenos a su muy mala voluntad. Así que si nos preguntáramos si esta comparación es justa, les diría:

De seguro que sí, ¡más que justa!, porque el Che, figura esta tan controversial, y que algunos incluso se tatúan en el cuerpo, o lo usan en sus ropas debido al aura que han fabricado alrededor de él los comunistas mediante sus campañas mediáticas, es un asesino, y esto lo asevera todas sus palabras y hechos, ya que en otra ocasión también hizo énfasis de su sed de sangre, ¿Cuándo?, son muchas las ocasiones, pero nos limitaremos a cuando tomaron sus primeras decisiones como “gobierno”, según ellos, “revolucionario”, ejecutando en juicios sumarísimos a quienes ¡”según ellos”! eran criminales de guerra, o, “según ellos”, estaban vinculados con el presidente Fulgencio Batista, llamándolos “Comisión Depuradora”, ¡Fíjense en la terminología Hitleriana de este nombre!, “Comisión Depuradora” pero, fíjense más en la opinión personal de Guevara sobre los fusilamientos que fue expuesta públicamente ante las Naciones Unidas el 11 de diciembre de 1964 cuando ejercía el cargo de jefe de La Cabaña y que tuvo a su cargo los juicios y ejecución contra los detenidos en la fortaleza, el expreso:

Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado; fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte. Nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida y también tienen que saber los gusanos cuál es el resultado de la batalla perdida hoy en Cuba.

Dice la palabra de Dios: Del fruto del corazón habla la boca, he aquí el sentir de un asesino. ¡Qué diferencia tan abismática a lo que hizo Nelson Mandela en Sudáfrica! ¿Verdad?

Han pasado muchos años desde aquel día, pero aun la dictadura militar de los castro-comunistas nos sigue llamando gusanos, claro, gusano según la opinión popular es el que vive del trabajo de otro, y que con solo analizar superficialmente, todo el mundo sabe que son los castros los que viven del sudor del pueblo que trabaja como esclavo por una miseria para que ellos puedan mantener su vida sumergida en una economía de consumo, y, como pretexto, para encarcelar con leyes absurdas como la ley de peligrosidad social, y, para fusilar, ya no como lo hacia el terrorista Guevara, el mundo no se lo permitiría, el escenario a cambiado, sino, a la manera moderna, aunque a veces se les va la mano, como cuando fusilaron a los jóvenes que secuestraron la lancha de Regla en su desesperación por escapar del hambre y el hostigamiento en su país, no en vano nuestro José Martí decía: Cuando un Pueblo emigra, Los Gobernantes Sobran. Y sin embargo, los fusilo, solo, y como se lo asevero a Ignacio Ramonet cuando le daba material para su libro 100 horas con Fidel, “para dar un escarmiento”.

En fin, somos de la opinión que Ernesto Che Guevara solo fue un terrorista y un asesino que no merece para nada la imagen que le han tratado de crear de hombre bueno y justo, que si lo pudiéramos medir con una escala, de seguro superaría a muchos terroristas de renombre del mundo, porque solo en una mente enferma y muy retorcida cabria la idea de bombardear y exterminar a la población civil de un país, como lo expreso en varias ocasiones, en esta, opinando sobre la actitud de los soviéticos, diciendo:

Es el ejemplo escalofriante de un pueblo que está dispuesto a inmolarse atómicamente para que sus cenizas sirvan de cimiento a sociedades nuevas y que cuando se hace, sin consultarlo, un pacto por el cual se retiran los cohetes atómicos, no suspira de alivio, no da gracias por la tregua; salta a la palestra para dar su voz propia y única, su posición combatiente, propia y única, y más lejos, su decisión de lucha aunque fuera solo”.

He ahí al guerrillero heroico prefabricado, un terrorista opuesto a la paz, y a la vida, decidiendo por un pueblo que estaba inocente del apocalipsis a que estaba expuesto, he ahí a un Bin Laden dispuesto a exterminar la especie humana de la tierra con tal de resaltar sus delirios y sentimientos egocéntricos, como todos los dictadores totalitarios que participaron en esta crisis de octubre del año 1962, y que a continuación nombramos:

Fidel Castro, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Comandante Raúl Castro, Jefe del ejército Oriental.

Comandante Juan Almeida, Jefe del Ejército Central

Comandante Ernesto(Che) Guevara, Jefe del Ejército Occidental

Comandante Ramiro Valdés Menéndez, Ministro del Interior

Comandante Sergio del Valle, Jefe del Estado Mayor

Comandante William Gálvez, Jefe de la Isla de Pinos

Capitán Olo Pantoja, Jefe de las Tropas Guarda Fronteras

Comandante Juan Pavés, Embajador

Todos estos hombres dispuestos unos y animados y obligados otros a volcar al mundo en una guerra nuclear, y que comenzando por el dictador Fidel Castro, fueron tratados como se merecían por los soviéticos, excluyéndolos del proceso de negociación entre ambos países, al fin y al cabo, no eran nada, ni son nada, solo unos lame botas de la potencia que este de turno, que convirtieron a Cuba en una base naval y nuclear con tal de sentir en algo el poder prestado de quienes supuestamente los protegían, como niño chiquito que busca el amparo de otro mayor para tener valor prestado. Martí dijo de ellos: Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él. Esta frase del maestro no lleva explicación. Pero también les queda bien esta otra: El pueblo que vive a merced de un regalador, vive con el susto, que lo que le dan, un día se lo quiten. Y los dejaron desnudos en plena calle con su hambre de muerte y su odio de inicuos y débiles, que solo apoyados en otros son capaces de hacer algo, y así han vivido y vivirán, como sanguijuelas buscando un país cómplice de sus actos que les de sus limosnas para seguir subsistiendo, pidiendo diálogos con el mundo, que se acepten sus diferencias, pero condenando a su pueblo al apartheid y al genocidio sin reconocer las propias diferencias que existen dentro del propio pueblo de Cuba, sin reconocer que en este país habémos hombres dignos y decentes que no nos prestamos a su juego de hambre y muerte.

Hombres que sabemos elogiar lo bien hecho y condenar lo mal hecho, hombres que sabemos que Cuando los que están en el poder te niegan la Paz, el único camino hacia la Paz es el poder, y es por eso que luchamos, por la paz, y para que los cubanos no sean más esclavos bajo su propio cielo, y para que terroristas como el llamado Che y los castros no se erijan sobre nuestros lomos e intenten cabalgarnos, sino antes bien, los desensillamos con un giro violento, enérgico y viril.

Hermanos, somos los mambises de este siglo, sigamos gritando, viva Cuba Libre, abajo el terrorismo, y abajo los gobiernos patrocinadores del terrorismo.

*Delegado Nacional del Partido Nacionalista Democrático de Cuba (PNDC)