Más de un millón de franceses se unen para rechazar el terrorismo yihadista

París aplaude a la libertad, la igualdad y la fraternidad
París aplaude a la libertad, la igualdad y la fraternidad
París aplaude a la libertad, la igualdad y la fraternidad – La Plaza de la República estaba abarrotada desde las once de la mañana

MÁS INFORMACIÓN

Más de un millón de franceses – entre 1,2 y 1,6 millones de personas, según cálculos provisionales ofrecidos por los medios (Interior no pudo ofrecer una cifra exacta dado que la masiva participación desbordó el recorrido oficial previsto)– de todos los orígenes, etnias y religiones se unieron este domingo por la tarde en torno a la plaza de la República de París para decir no al terrorismo yihadista, que ha dejado 17 víctimas esta semana en Francia. Y, diciendo no a la violencia integrista con una manifestación masiva dijeron sí a sus valores. A la libertad, igual y fraternidad; a la libertad de expresión representada por Charlie Hebdo; a la convivencia en comunión; a la integración. París, ciudad de la luz, esta siendo este domingo la capital del mundo, una capital del mundo desbordada y desbordante donde la manifestación, convertida en una fiesta de la vida, excede todos los límites y los horarios. Y también los números: AFP cifró en 3,3 millones el volumen de manifestantes en todas las manifestaciones que recorrieron el domingo la geografía del país, pero el Ministerio del Interior ha subido esa cifra hasta los 3,7 millones de personas.

París ha vivido una bonita jornada de desahogo y alivio tras cuatro días de consternación y tensión. Seguramente la mayor movilizacion nacional desde la fiesta de la liberación de Paris en 1944. Una jornada mas demostrativa que reivindicativa, ciudadana, en los escenarios del París popular del Este de la ciudad; las plazas de la República, la Bastilla y la Nación. [La manifestación de París, en imágenes]

“El pueblo francés ha aportado hoy la respuesta más bella” contra el terrorismo, afirmó ante una representación de policías y gendarmes el primer ministro, Manuel Valls, que dijo estar orgulloso de la movilización de sus compatriotas. París, en su opinión, se convirtió en “la capital mundial de la tolerancia, la libertad y la fraternidad”, debido a la presencia de cerca de medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno junto al presidente galo.

La manifestación estuvo encabezada precisamente por Hollande, que, del brazo de otros líderes europeos y mundiales -la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Mali, Ibrahim Boucabar Keita; el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy; el primer ministro británico, David Cameron- formaban un simbólico muro humano contra la violencia. También estaban Renzi, Samarás e incluso Abás y Netanyahu separados por unos pocos metros, entre muchos otros.

En torno a las 16:00, los líderes políticos dejaron la manifestación y la gente, los miles de franceses que salieron a la calle, tomaron todo el protagonismo. También los familiares de las víctimas y los supervivientes de los ataques, que ocuparon el lugar de honor de la protesta, y recibieron las condolencias de Hollande, que se fundió en un emotivo abrazo con el columnista de Charlie Hebdo Patrick Pelloux. Pese a la fina lluvia, pese a la dificultad de acceso a la zona, pese a las incomodidades, los franceses y en particular los parisinos no quisieron dejar de mostrar solidaridad con las víctimas y con sus propios compatriotas tras sufrir el ataque del yihadismo.

Sobre la estatua de Marianne se han encaramado decenas de jóvenes, muchos de ellos “hijos de la inmigración”, como se llama en Francia a los ciudadanos de primera, segunda o hasta tercera generación. “Nous sommes la France”, nosotros somos Francia, gritan los chicos, como si fuera un mensaje no sólo para los terroristas sino también para los conciudadanos. A los pies de la estatua, una mujer mayor mira la estampa, esa juventud tan diversa, con los ojos brillantes, en silencio. ¿Qué piensa? “Estoy orgullosa de mi país –dice Suzanne Bounery, que trabajó como profesora en una escuela católica-. A pesar de todo lo que ha ocurrido, Francia está unida. Es impresionante”.

“Dejadme pasar, tengo que ir a hacerme una selfie junto a Marianne”, bromea un chico que intenta avanzar entre la muchedumbre con una bandera rastafari. “Estamos aquí todos juntos, negros, amarillos, blancos, para defender nuestra libertad. Porque cuatro barbudos se pongan a matar no nos vamos a callar. Esta mañana he hablado con mi abuela, que tiene 92 años. Y me ha dicho: ‘Les boches [como los franceses llamaban a los alemanes durante la II Guerra Mundial] han vuelto’. Pero esta vez se han dejado crecer la barba”.

Didi y Nadine han ido a París en tren desde Bélgica, “porque esto no es sólo un problema de Francia, es el futuro de Europa lo que está en juego”, dicen. “Estamos en el 2015 y esto –afirma él, alzando su lápiz- es un arma de destrucción masiva. Hay que moverse. Europa no puede ceder ante el oscurantismo”.

Otras manifestaciones en Francia

La respuesta ciudadana en el resto de ciudades del país también fue masiva, con unos 2,5 millones de ciudadanos en las calles, según los medios, en repulsa de los atentados yihadistas que se cobraron 17 víctimas y acabaron con la muerte de los tres autores de los hechos. Una de las ciudades en las que el respaldo popular fue más numeroso fue Lyon (este), con unos 300.000 ciudadanos, según cifras policiales citadas por Le Figaro.

Otras 140.000, según estimaciones provisionales de las autoridades locales, tomaron las principales avenidas de Burdeos (sur), mientras que en Rennes (noroeste) cerca de 115.000 se unieron a esa reivindicación, de acuerdo con datos de la prefectura recogidos por ese diario.

En Grenoble se juntaron, según esa fuente, más de 100.000 personas, por encima de los 60.000 de Marsella (sur), o de los más de 10.000 de Dammartin-en-Goele (norte), localidad donde fueron abatidos los hermanos Sarif y Chérif Kouachi, autores del ataque al semanario Charlie Hebdo, en el que murieron 12 personas.

Manifestaciones en ciudades de todo el mundo en apoyo a París

Miles de personas han salido este domingo a la calle en las principales ciudades del mundo para expresar su solidaridad con la manifestación contra el terrorismo y por la convivencia celebrada en París. Ha habido concentraciones en Estocolmo o Londres, donde cientos de personas se han concentrado en la plaza de Trafalgar bajo un incónico gallo azul que representa a Francia.

También se han producido manifestaciones en Edimburgo o Dublín. Decenas de personas han marchado con carteles de ‘Je suis Charlie’ en Moscú, en el parque Gorky a pesar de la nieve y las bajas temperaturas y en Berlín unas 5.000 personas también se han solidarizado con los parisinos.

Una de las concentraciones más multitudinarias ha sido la de Bruselas, donde unas 20.000 personas han marchado secundando la Marcha Republicana parisina en la que han participado mandatarios franceses e internacionales. También ha habido concentraciones y actos en recuerdo de las víctimas en Ankara, Roma, Budapest, Atenas, Praga, Beirut, Tel Aviv, Bangui, Madrid o Bombay.

Actos previos

En las horas previas se sucedieron los actos oficiales y de carácter político. Hollande recibió a los representantes de los diferentes países tras haberse reunido con representantes de la comunidad judía. Después, representantes de Europa y EE.UU. celebraron una reunión para debatir medidas contra el terrorismo, en la que acordaron reforzar el control aéreo y la radicalización, particularmente en Internet.

El sábado, miles de personas ya habían manifestado en diferentes ciudades de Francia su rechazo a la violencia. Lo hicieron en silencio. Hoy París no ha querido callar. Y ha gritado no a todo el que atente contra la libertad.