FERGUSON: OBAMA Sigue Socavando Los Departamentos de Policías En Todo El País

https://i1.wp.com/i2.mirror.co.uk/incoming/article4689408.ece/alternates/s615/Ferguson-Riots.jpg?resize=351%2C234Como respuesta a los disparos de la policía a Michael Brown, el presidente Obama propone $ 263 millones para entrenamiento de la policía y cámaras fotográficas. Pero más entrenamiento de la policía no habría impedido el tiroteo de Brown y la propuesta del presidente juega en las manos de aquellos que culpan a la policía.

El presidente Obama ha socavado continuamente los departamentos de policías en todo el país, y su demanda de más entrenamiento sigue ese patrón. En 2009, Obama saltó a la conclusión que la policía de Cambridge, Massachusetts “actuó estúpidamente” cuando detuvieron a Henry Gates. Él también tomó la investigación de Trayvon Martin en una forma personal que para muchos implicaba que el asesinato fue motivado radicalmente. Y una vez más la semana pasada, el presidente hizo hincapié que la ira al veredicto fue “una reacción comprensible” y que la desconfianza de la policía por parte de los negros es “arraigada en realidades”.

Sin embargo, sea lo que sea lo que diga Obama, no hubo absolutamente ninguna prueba que el oficial Darren Wilson actuó motivado por racismo y el hizo exactamente lo que debería haber hecho. El robo de Brown en la tienda, su decisión de acercarse al coche del policía y darle un puñetazo a Wilson mientras trataba de quitarle su arma y, finalmente, la decisión de Brown de enfrentar a Wilson fue lo que causó la muerte del adolescente.

Bajo la ley de Missouri, la gente puede defenderse con fuerza letal si tienen una “creencia razonable” que necesitan utilizarla para protegerse contra lesiones graves o la muerte. Wilson afirmó: “Sentí que otro de esos golpes en la cara podría dejarme inconsciente o algo peor … yo ya había tenido dos golpes en la cara y no creo que pudiera recibir un tercero, podría ser fatal si él me golpeara de la manera correcta.”. Cuando Brown luego decidió enfrentar a Wilson, a pesar de las repetidas advertencias, Wilson preocupado no tuvo otro remedio que dispararle a Brown.

Pero nosotros no tenemos que aceptar la palabra de Wilson por lo sucedido. La evidencia forense es abrumadoramente consistente con su historia. No hay duda que Brown llegó al coche de Wilson y golpeó al policía. El ADN de Brown fue encontrado en el arma de Wilson. A pesar de una fuerte presión social, tres testigos negros confirmaron el testimonio de Wilson.

Los agentes de policía en Estados Unidos tienen un trabajo más peligroso de lo que mucha gente piensa y se comportan muy bien en estas circunstancias.

En el 2013, la tasa de asalto para el público en general en Estados Unidos fue de 229 por cada 100.000 personas. La tasa de asaltos a la policía ese año fue de 9.300 por cada 100.000 oficiales – una tasa 41 veces mayor. La única razón por la que los policías no mueren en un promedio más alto como la gente en otras profesiones es debido a su formación y al hecho que están armados.

¿Consideraría “peligroso” vivir en Detroit? Después de todo, Detroit tiene la tasa de asalto más alta del país, 1257 por cada 100.000 personas. Pero los policías siguen teniendo 7,4 veces más probabilidades de ser asaltados (= 9300/1257).

Asaltos agravados no necesariamente implican lesiones, sólo el intento de causar lesiones corporales graves, pero los policías se lesionan a un ritmo muy alto – 2700 por 100.000 oficiales de policía. Eso sigue siendo mucho mayor que el total de datos de asalto en la población civil.

Estos datos también sugieren que los policías no están buscando activamente excusas para disparar sus armas. El número de homicidios justificables por la policía es menos del uno por ciento de los ataques a la policía. Así, aun cuando son atacados, los policías rara vez deciden matar a sus atacantes.

Como Ferguson nos está mostrando, riesgos físicos no son los únicos riesgos que enfrenta la policía. Él Oficial Darren Wilson renunció al departamento de policía de Ferguson el Sábado por temor a que los manifestantes podrían usar su presencia continua para justificar disturbios. Él va a tener dificultades para conseguir trabajo, y no consiguió ninguna indemnización por despido.

¿Quién lo va a contratar ahora? Seguramente ningún otro departamento de policía lo va a contratar. Además cualquier empresa que contrate a Wilson temería las mismas protestas.

Al enfrentarse a las demandas civiles y a la investigación federal de Justicia de Eric Holder que aún esta en curso, es probable que las presiones sobre el Oficial Wilson no desvanezcan en corto plazo.

Seguro podemos decir que otros oficiales de policía estarán observando cuidadosamente lo que ocurre con Wilson. Sí, el racismo es despreciable y ha habido abusos de la policía en el pasado, pero el 2014 no es 1960.

La policía tiene un trabajo difícil y peligroso, y el presidente Obama podría ayudar a calmar las cosas si él y su administración no se apresuraran a asumir tan rápido que los policías son los únicos culpables.