Escuche lo que dicen estos fieles musulmanes, lo dicen en serio

Europa, y ahora América, vuelven su ira contra Israel, creyendo que el Estado judío es el principal instigador de los disturbios de Oriente Medio y, como el Secretario John Kerry sugirió, la razón detrás del surgimiento del Islam radical y el Estado Islámico.

Si Israel sólo aceptara la solución de dos estados, y si los judíos sólo dejaran de entrar en el Monte del Templo, los líderes mundiales razonan que los palestinos renunciarían su sueño de regresar a Haifa y Ashkelon, el multiculturalismo podría florecer en Europa, los derechos humanos se respetarían y las religiones coexistieran pacíficamente.

Esta esperanza, sin embargo, carece de fundamento; no es más que un sueño derivado de una arrogancia que cree en la superioridad de los valores occidentales seculares, que incluyen no sólo la democracia y los derechos de las minorías, sino también ideas como el desprecio de la religión, en particular la fe cristiana.

Uno podría pensar que el auge del Estado Islámico (anteriormente ISIS) habría convencido a los europeos y a Obama que Israel no es más que el primer objetivo en una campaña que con el tiempo llegará a “Roma”. En el último número de Dabiq, la revista del Estado islámico, hecho accesible a todos a través de su edición de inglés, hace a este objetivo muy claro.

Cualquiera que se tome en serio este mensaje, en lugar de seguir ciegamente la esperanza de que los islamistas entren en razón, debe entender que a menos que se haga algo, Europa, que ya ha abandonado su propia religión, podría enfrentar la misma suerte que los yazidies de Irak.

En un artículo titulado “El renacimiento de la esclavitud,” el Estado Islámico de hecho se enorgullece de ser capaz de cumplir con “La Verso de la Espada”, que ordena a los musulmanes a “matar a los idólatras dondequiera que los encuentren, los capturen, y sitien a ellos.” Desde un punto de vista musulmán, la esclavitud de muchas familias Yazidies es una forma sensata y encomiable de servir a Alá. De hecho, están orgullosos porque no separan a las mujeres esclavizadas de sus hijos. Qué nobleza.

La misma edición de Dabiq también citó el discurso de septiembre del portavoz Estado islámico, Mohammad al-Adnani, que descaradamente advirtió a los “cruzados” (América y Europa) así: “Vamos a conquistar a Roma, romper sus cruces, y esclavizar a sus mujeres… así que movilicen sus fuerzas, ustedes los cruzados… rugan de truenos, amenacen a quien quieran, tramen, armen sus tropas, prepárense, hagan huelga, maten, y destrúyannos. Esto no le servirá de nada. Serán derrotados… pues nuestro Señor ha prometido… nuestra victoria y su derrota.”

En la opinión del Estado islámico acerca del mundo, Israel no es más que un puesto militar romano que se debe tomar antes de marchar en Europa. Por esta razón, Israel está lejos de ser el foco de esta revista, que tiene que ver con librar una guerra apocalíptica contra Estados Unidos y Europa.