EEUU reconoce su fracaso en una operación para liberar a Foley y otros rehenes en Siria

Una imagen del discurso de Obama sobre la decapìtación del periodista estadounidense James Foley.
Una imagen del discurso de Obama sobre la decapìtación del periodista estadounidense James Foley.
Una imagen del discurso de Obama sobre la decapìtación del periodista estadounidense James Foley.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha explicado que a principios de este verano lanzó una operación para liberar a los rehenes estadounidenses en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria que no tuvo éxito. El anuncio se ha producido tras confirmar las autoridades estadounidenses la veracidad de un vídeo en el que ese grupo yihadista muestra la decapitación del periodista James Foley, que mantenía secuestrado desde 2012.

“Se trató de una operación por tierra y aire y estuvo enfocada en una red particular del EI. Desafortunadamente, la misión no tuvo éxito porque los rehenes no estaban en ese lugar -en el que la Inteligencia estadounidense pensaba que se encontraban”, ha explicado en un comunicado el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby.

Aunque ni el Pentágono ni la Casa Blanca lo han confirmado, medios estadounidenses que citan fuentes anónimas de la administración de Obsama, dan por hecho que Foley se encontraba entre los objetivos del rescate.

Horas antes de este anuncio, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha realizado una declaración pública breve y contundente en la que ha asegurado que Estados Unidos “estará vigilante y no descansará” a la hora de hacer “lo necesario para que se haga justicia” por la muerte de Foley, de 40 años.

En el vídeo publicado este martes por los extremistas, Foley se despide de su familia y acusa al Gobierno de Estados Unidos de ser el responsable de su ejecución por la reciente intervención en Irak, donde Washington lleva más de una semana de ataques “selectivos” sobre posiciones del EI en el norte del país.

Kirby: “No toleramos el secuestro de nuestra gente”

“Como hemos dicho repetidamente, el Gobierno de Estados Unidos está comprometido con la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos, particularmente de los que están en cautiverio. Pondremos lo mejor de nuestras fuerzas militares para traer a nuestros ciudadanos de vuelta a casa”, ha señalado el portavoz del Pentágono.

“No toleraremos el secuestro de nuestra gente, y trabajaremos sin descanso para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y para hacer justicia con sus captores”, ha concluido.

“El presidente Obama autorizó la operación cuando se presentó la oportunidad y se consideró que había la información de Inteligencia suficiente“, ha explicado por su parte la asesora de Seguridad Nacional Lisa Monaco, en un comunicado.

“Dada la necesidad de proteger nuestra capacidad militar, no podemos revelar detalles de esta operación. Pero el presidente no podría estar más orgulloso de las fuerzas estadounidenses que llevaron a cabo esta misión y de los profesionales de Inteligencia y diplomáticos que apoyaron estos esfuerzos”, ha añadido.

Foley fue secuestrado en noviembre de 2012 cuando se dirigía a la frontera con Turquía, y aunque en un principio se pensó que estaba en manos de milicias progubernamentales, más tarde se supo que estaba retenido por los yihadistas del Estado Islámico en Siria.