Las cinco razones que dio Putin para anexar Crimea

Rusia firmó formalmente un tratado para anexar a la región ucraniana de Crimea pese a las sanciones impuestas el lunes por Estados Unidos y la Unión Europea. A continuación, cinco razones que el presidente ruso Vladimir Putin dio para justificar sus acciones y lo que el mundo puede esperar ahora.

 

1. Devolver Crimea a Rusia corrige una injusticia histórica

Transferir la autoridad sobre Crimea a Ucrania en 1954 fue una violación de la ley soviética, afirma Putin, y devolverla a Rusia corrige ese error. Indicó que cuando el líder soviético Nikita Krushchev entregó el control de Crimea a Ucrania, nadie preveía que la Unión Soviética se dividiría y que cuando sucedió, Crimea fuera entregada como una “bolsa de papas”.

“Lo que solía parecer increíble, lamentablemente se volvió una realidad”, dijo. “Un gran país ya no lo era”.

2. Crimea necesita ser parte de un Estado fuerte y estable

Putin aseguró que no hay autoridad legítima en Ucrania, lo cual pone bajo amenaza a quienes viven en la región que étnicamente es predominantemente rusa. Sostuvo que Rusia tiene una responsabilidad de defender a sus “compatriotas”. Además, dijo, el resultado de un referéndum el pasado fin de semana en el cual una abrumadora mayoría de los habitantes de Crimea votó a favor de la secesión de Ucrania y la anexión a Rusia es prueba de que era la voluntad popular. Citó ejemplos como cuando Kosovo se separó de Serbia como precedente histórico.

3. Rusia no pretende tomar más territorio de Ucrania

A pesar de la acumulación de tropas rusas en la frontera con Ucrania, Putin afirmó que Rusia no tiene intenciones de tomar el control de más territorio en el este de ese país. En los últimos días, Rusia expresó preocupaciones sobre la inestabilidad en el este ucraniano, donde mayormente se habla ruso. Allí, manifestaciones pro-Rusia y pro-Ucrania terminaron en enfrentamientos. Las autoridades ucranianas acusaron a Rusia de enviar provocadores a Ucrania a causar problemas.

4. Occidente cruzó una “línea roja” al respaldar un nuevo gobierno en Kiev

Putin acusó a las potencias occidentales de hipocresía por respaldar un nuevo gobierno en Kiev, un régimen que, dijo, tomó el poder de forma ilegal en un golpe de Estado a fines de febrero. Sostuvo que eso socavaba cualquier argumento de que la ocupación de Crimea por parte de Rusia y el referéndum para separarse eran ilegales. Occidente no reconocer los resultados de la votación del domingo y califica todo el asunto de ilegítimo.

5. Rusia no está preocupada por las sanciones

Las modestas sanciones que apuntan contra una pequeña lista de funcionarios rusos el lunes por parte de Occidente no le molesta a Rusia, señaló Putin. Muchos de los funcionarios afectados minimizaron el anuncio de congelamiento de activos y prohibiciones de visas para ellos, al decir que no tienen activos en el extranjero por lo que las sanciones tienen poco efecto.