Un año después de aniversario del ataque en Benghazi familiares de las víctimas todavía buscan respuestas

Un año después del aniversario del ataque a la embajada de Benghazi en Libia, perpetrado por miembros del grupo terrorista Al-Qaeda y en el que murieron cuatro estadounidenses, los familiares de las víctimas dicen que todavía buscan por respuestas sobre lo que le pasó a sus seres queridos.

“Cuando estaba en Washington, cuando esto había comenzado, el FBI me tenía en un cuarto para decirme todo lo que estaba ocurriendo…El gobierno no está hacienda nada de lo que dijo que haría. Todos saben esto. Ellos te mienten. Te dicen que quieren que sepas. Puede o no ser correcto. Y en mi caso siempre han sido mentiras,” dijo al medio Fox News la madre de Sean Smith, uno de los estadounidenses fallecidos durante el ataque, quien en ese entonces era oficial de administración de información con el Servicio Extranjero de Estados Unidos, radicado en Benghazi, Libia.

Junto con Sean Smith, las otras víctimas del ataque fueron el embajador Christopher Stevens, y los ex-miembros de la marina Tyron Woods y Glen Doherty.

Pat Smith se ha mantenido en el ojo público desde que ocurrió el ataque, dando declaraciones a medios de comunicación sobre lo que personas de alto rango en el gobierno, incluyendo la ex-secretaria de estado Hillary Clinton, le han dicho en relación al ataque en Benghazi.

El tío de Smith también envió una carta esta semana a medios de comunicación, criticando al congreso por no hacer lo suficiente para encontrar la verdad sobre lo que pasó.

“Ha pasado un año desde que mi hijo Ty Woods sacrificó su vida defendiendo a 30 estadounidenses en el consulado de Benghazi. Después de un año todavía no tenemos respuestas,” dijo en un comunicado Charles Woods, padre de otra de las víctimas fallecidas en el ataque.

Me Gusta en Facebook

Las declaraciones de los familiares se dan un mes después que el secretario de estado de Estados Unidos, John Kerry, reasignara a sus cargos a cuatro oficiales que habían sido suspendidos debido a su conducta durante y después del ataque.

El congresista republicano Darrell Issa, quien es el líder del Comité de Supervisión y de Reforma del Gobierno, criticó tal acción, diciendo que es “una farsa que incluye falsos reportes de despidos y reasignaciones, y ahora termina en un juego de sillas musicales donde nadie se pierde de un solo día de pago en el Departamento de Estado.”

El mes pasado, fiscales federales presentaron los primeros cargos criminales en contra de Ahmed Abu Khattalah, por su relación con el ataque en Benghazi, sin embargo hasta la fecha ningún arresto se ha realizado.