Estados Unidos y Rusia llegan a un acuerdo sobre incautación del armamento químico de Siria

El secretario de estado de Estados Unidos John Kerry y el ministro de relaciones exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, llegaron a un acuerdo el pasado sábado en Ginebra sobre el plan de acción para remover el armamento químico del gobierno de Siria.

De acuerdo con el plan, el gobierno de Siria deberá eliminar completamente todo el armamento químico y equipo en la primera mitad del 2014.

Bashar al-Assad, presidente de Siria, dijo recientemente que accedería a entregar su arsenal químico siempre y cuando Estados Unidos desistiera de su plan de atacarle militarmente.

A pesar del acuerdo bilateral, expertos han dicho que será muy difícil que tal desarme ocurra en el período estipulado.

Amy E. Smithson, experta de armas químicas del Centro de Estudios James Martin en contra de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva, dijo que “esta situación no tiene precedentes. Están acortando lo que pudieron haber sido entre cinco y seis años de trabajo en un período de pocos meses, y están haciendo esto en ambiente de seguridad extremadamente difícil debido a la guerra civil actual.”

El acuerdo indica también que el concejo de seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) podrá imponer sanciones a Siria si en el futuro el gobierno de Siria utiliza armamento químico en contra de su gente.

Al-Assad ha negado haber ordenado el ataca químico que el 21 de agosto de 2013 mató a cientos de personas. Sin embargo esa acción fue citada por Barack Obama como la razón por la cual un ataque militar en contra de Siria era necesario, algo que ahora, tras el acuerdo con Rusia, ha quedado en segundo plano.

Incluso sin el acuerdo, una acción militar unilateral por parte de Estados Unidos tenía pocas probabilidades de ocurrir, ya que la mayor parte del congreso se oponía a una acción que podría iniciar una nueva guerra involucrando directamente a Estados Unidos, han dicho expertos.

También recientes encuestas han inidicado que la gran mayoría de estadounidenses se oponen a que Estados Unidos intervenga miltarmente en Siria.

George Little, secretario de prensa del Pentágono, dijo que la posibilidad de que Estados Unidos intervenga militarmente en Siria todavía está sobre la mesa.

“A este punto no hemos hecho ningún cambio en cuanto a esta postura. La amenaza creíble de fuerza militar ha sido la clave para conducir el progreso diplomático, y es importante que el régimen de Assad cumpla con sus obligaciones bajo el acuerdo delineado,” dijo Little.

El secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, dijo que apoyaba el acuerdo entre Rusia y Estados Unidos, y anunció que Siria ha accedido a ser parte de la Convención Internacional de Armamento Químico, acuerdo que prohíbe a gobiernos que firman el acuerdo, la utilización de armas de ese tipo.