Asesinato de Christopher Lane estudiante australiano en Oklahoma adquiere un tono racial

Días después del asesinato a sangre fría del estudiante australiano Christopher Lane en Duncan, un pequeño pueblo de Oklahoma, en Estados Unidos, nuevos detalles parecen indicar que uno de los adolescentes acusados del asesinato había dicho comentarios racistas en su página de Twitter.

En un mensaje publicado el 29 de abril en la página de Twitter de James Edwards, afroamericano de 15 años de edad y quien es uno de los acusados por la muerte de Lane, se lee que “el 90% de la gente blanca es desagradable. #Hate them.”

También el 15 de julio, después del veredicto de inocente para George Zimmerman por la muerte de Trayvon Martin, Edwards escribió un preocupante mensaje en Twitter diciendo que “Ayeee, derribé 5 maderas después de la corte de Zimmerman! 🙂 lol, (…interjección sensurable…).” En el idioma inglés “Madera” o “Woods” es usualmente un insulto hacia personas de piel blanca.

Edwards, junto con Chancey Luna de 16 años de edad, han sido acusados de asesinato en primer grado por la muerte de Lane, mientras que Michael Jones, de 17 años de edad, ha sido acusado por utilizar un vehículo para guardar un arma descargable y por ser “accesorio de asesinato en primer grado después del hecho,” de acuerdo con los cargos presentados oficialmente en una corte local.

Otras fotografías de Edwards en Facebook le muestran posando con pistolas en su mano y tanto él como Luna aparecen en imágenes en esa red social utilizando señales de pandilleros, de acuerdo con medios estadounidenses.

Edwards y Luna han sido encarcelados sin fianza, mientras que la fianza de Jones ha sido estipulada en una cifra de $1 millón.

Lane era un estudiante de 22 años de edad, quien estaba visitando Estados Unidos por medio de una beca deportiva de béisbol.

La policía de Duncan ha dicho que los acusados han confesado que cometieron el crimen motivados por “aburrimiento,” y que una investigación para determinar si el crimen fue premeditado está vigente.

Aunque los mensajes en Twitter de Edwards podrían indicar que el crimen pudo haber sido cometido motivado por racismo, lo que constituiría un caso de crimen de odio, el jefe de polícia de Duncan, Dan Ford, dijo que no ha visto la actividad en los medios sociales Twitter y Facebook de Edwards y que no cree que existirán futuros cargos adicionales.

De acuerdo con la Corte Suprema de Estados Unidos, los tres acusados no pueden ser sometidos a la pena de muerte debido a que no son mayores de 18 años, pero podrían ser condenados a cadena perpetua de ser encontrados culpables.