Comisión Judicial bipartidista de la Cámara de Representantes exige documentos sobre los aviones robot

Los miembros de ambos partidos en la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes del Congreso están pidiendo que los memorandos todavía secretos de los tristemente célebres aviones robot (drones) del gobierno de Obama, memorandos que dan a conocer las supuestas bases legales (de la Casa Blanca) para llevar a cabo los asesinatos de estadounidenses en el extranjero. Las audiencias de esta Comisión del 27 de febrero sobre el tema de estos aviones robot asesinos, así como los comentarios al margen dados a reporteros, mostraron la frustración tanto de republicanos como de demócratas con respecto a esos memorandos, y la falta general de cooperación de parte de la Casa Blanca.

El presidente de la Comisión, Bob Goodlatte (republicano por Virginia), señaló desde un principio que el Departamento de Justicia se negó a dar los memorandos que pidió esta Comisión, y el propio Fiscal General Eric Holder se negó a dar testimonio en las audiencias. Un miembro destacado, John Conyers (demócrata por Michigan), comenzó su ponencia diciendo que hay en juego serias consideraciones Constitucionales, y por supuesto, esto es pertinente a la Comisión. Después de mostrar la correspondencia entre la Comisión y el Departamento de Justicia, Conyers dijo que la Comisión llegó a un consenso bipartidista: La comisión requiere esos documentos a fin de cumplir con sus responsabilidades de supervisión.

Conyers agregó que no solo no está convencido de la racionalidad legal para llevar a cabo los asesinatos de ciudadanos estadounidenses en el extranjero —que involucra tanto a la Cuarta Enmienda (en contra de cateos y captura sin motivos), como también al derecho a un debido proceso contemplado en la Quinta Enmienda— pero incluso el no está convencido de que el asesinato de ciudadanos extranjeros sea legal. Dijo que no está claro que fuera esa la intención del Congreso, que hubiese esos asesinatos selectos, en la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar de 2012.

“Todo lo que buscamos es información a la cual estamos debidamente autorizados”, afirmó. Es más, “no creo que el Fiscal General de Estados Unidos pueda negarse a presentarse ante esta Comisión sobre un tema que está tan claramente en nuestra jurisdicción”, terminó diciendo Conyers.

Goodlatte le contestó a Conyers, diciendo que comparte con el sus preocupaciones, y que promete trabajar con ambas toldas políticas “para ver que podemos hacer para lograr una mejor cooperación, porque estamos buscando información a la cual esta Comisión tiene derecho”.

Más tarde, algunos de los miembros de la Comisión le indicaron a los reporteros, como podrían lograr “que haya mejor cooperación” por parte del gobierno de Obama. Según el Huffington Post, hay una discusión en marcha con la Comisión sobre un citatorio al Departamento de Justicia. Goodlatte dijo que “no se ha tomado una decisión”, pero que hay un “interés bipartidista” de que algo así suceda, en vista de que el gobierno no está cooperando. El representante Jerrold Nadler (demócrata por Nueva York) dijo que estas discusiones se tuvieron solo de modo preliminar, pero asistentes de la Comisión le dijeron al Huffington Post que ellos esperaban que la Comisión eventualmente emita estos citatorios, a menos que el gobierno comience a cooperar.

Se sabe de la existencia de 11 memorandos, de los cuales el Departamento de Justicia proporcionó unos pocos a la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes y del Senado, pero no así a la Comisión Judicial. “Hay un enorme descontento en la Comisión en torno a la idea de que ciudadanos estadounidenses sean colocados en una lista de asesinables sin ningún proceso legal aparente”, le dijo el representante Bobby Scott (demócrata por Virginia), al Huffington Post. Se lamentó de la ausencia de un proceso oficial de supervisión, añadiendo con respecto al gobierno, que “esto no es algo que puedes decidir sobre la marcha”.