Leyes de más control de armas no han sido más efectivas en el pasado Parte I

Violencia en las escuelas y el control de armas en EE.UU.

La más completa investigación histórica sobre el control de armas y hechos sangrientos donde han sido
afectados niños o jóvenes en centros estudiantiles y guarderías. Son los mayores responsables del alza de la
criminalidad la vergonzosa politiquería oportunista y la desinformación intencional de los actuales medios de comunicaciones que se parcializan con la izquierda, en detrimento de la libertad de expresión y la objetividad periodística.

La politiquería no nos lleva a acciones útiles, ya que ningún hijo de político prominente ha sufrido de violencia en sus
escuelas

Por María Argelia Vizcaíno

   Desde hace décadas se viene generando polémica sobre el control de armas por el gobierno y la prohibición de vender algunas armas
sofisticadas a la población hasta el extremo actual de algunos sectores querer confiscarlas todas. Por las investigaciones que he
realizado no he visto hasta el momento que estos controles excesivos y prohibiciones absurdas hayan resuelto el problema, todo lo
contrario. Ya que no vienen acompañadas de medidas serias de protección y prevención.
También he comprobado como en la actualidad, algunos miembros de la extrema izquierda se han confabulado con fanáticos
partidistas para hacer leña del árbol caído. Para colmo, la mediocridad periodística, con muy contadas excepciones, está demostrando
su mayor esfuerzo para recibir los favores prometidos a su servilismo.
Cuando vemos a tantos inocentes perecer o caer heridos producto de alguien enajenado o malhumorado que irresponsablemente
dispara un arma de fuego, la primera reacción de la mayoría es querer que no existan tales instrumentos que están causando tanto mal.
Pero cuando conocemos todo el engranaje que se ha generado a través de la historia hasta llegar a nuestros días, nos damos cuenta la
manera que los politiqueros (incluyendo al presidente, senadores, congresistas, jueces y abogados), los negociantes y la prensa
amarillista nos han tratado de manipular para que la población reaccione a favor de sus planes, la mayoría propagandísticos con unas
gotas (algunas muy gruesas) de peligro totalitarista.

La batalla por el control de armas es más vieja que lo que se dice actualmente. La primera legislación federal relacionada con armas
de fuego fue la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos ratificada en 1791. Por más de 143 años fue intocable,
hasta 1934 durante el gobierno del presidente demócrata Franklin Delano Roosevelt (1933-45) que se creó una legislación federal
para regular la venta, estableciendo impuestos y el registro necesario de algunos tipos de armas, hasta que ocurrieron los asesinatos
del líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr. (4 de abril de 1968) y del candidato presidencial Robert F. Kennedy (5 de
junio 1968), bajo el gobierno demócrata de Lyndon B. Johnson (1963-69) que trajo la promulgación de la Ley de Control de Armas de
1968. (1)
  Lo que confirma mi teoría de que tiene que ocurrir una desgracia a un miembro del congreso, senado, gabinete presidencial o
candidato político para que se tomen medidas, no así cuando pasa a la población de a pie. Es como cuando matan a un policía que casi
siempre aparece el asesino.
La nueva ley de 1968 restringió la venta por correo, y permitió que sólo los envíos fueran hechos por los distribuidores de armas de
fuego con licencia. La ley también prohibió la venta de armas de fuego a los criminales, los fugitivos, los inmigrantes ilegales, los
consumidores de drogas, y los que estuvieran en instituciones mentales. Además, restringió la importación de algunos tipos de armas de
fuego, y limitó la venta de armas automáticas y semi-automáticas, entre otros aspectos, como controles, inspecciones a los vendedores,
etc. Algo necesario que evitó que se asesinara a figuras prominentes de la política nacional, sin ver mejores resultados para los otros
ciudadanos, porque no se protegieron de la misma manera.

En 1982, durante el gobierno del republicano Ronald Reagan (1981-89) se creó un subcomité integrado por ambos partidos políticos
para revisar la Ley de Control de Armas de 1968, por serias acusaciones de abuso por parte de los inspectores de la ATF, llegando a la
conclusión que el setenta y cinco por ciento de los juicios ATF eran “constitucionalmente improcedentes”, especialmente en temas de la
Segunda Enmienda. De esto nace una nueva ley aprobada y firmada el 19 de mayo de 1986 por el presidente Ronald Reagan para
convertirse en la Ley Pública 99-308, Ley de Propietarios de Armas de Fuego de Protección.  (2)
  La Ley de Control de Armas de 1968 ya prohibía la propiedad de armas de fuego en los EE.UU. por ciertas categorías de personas
que podían ser una amenaza para la seguridad pública, sin embargo, esta lista difería entre la Cámara y las versiones del Senado del
proyecto de ley, y dio lugar a una gran confusión. Esta lista se amplió posteriormente, modificada en la Ley de Armas de Fuego
Protección de Propietarios 1986.
En el debate de la ley en el Congreso el 10 de abril de 1986 se planteó que prohibir ciertas armas no detendría a los criminales de
conseguir armas de fuego, porque los delincuentes compran sus armas de particulares o se las roban. Con la reforma de la ley se trata
de evitar que se vendan armas a un criminal convicto o un delincuente y que no sea más difícil para los particulares, ciudadanos
honestos, adquirir armas de fuego, así como rifles y escopetas. (3)

  Otro presidente de EE.UU. en ocuparse del control de armas, contrario a lo que dicen la mayoría de los periodistas de ahora y los
politiqueros, fue el republicano George H. W. Bush (George Herbert Walker Bush, Milton, Massachusetts, 12 de junio de 1924). El 15 de
marzo de 1989, a menos de dos meses después de asumir el cargo, prohibió temporalmente, y nada menos que por orden ejecutiva, la
importación de diversas armas semiautomáticas de asalto, extendiéndolas unas semanas después a otras armas de fuego adicionales,
haciendo la ley permanente en julio de de ese año.  (4)  Desde que era vicepresidente 1980-88 participó personalmente en los
programas de lucha contra las drogas. Durante su administración emitió setenta y nueve Directivas de Seguridad Nacional entre 1989 y
1993. (5)


  Como los demócratas eran catalogados por los republicanos por ser demasiado condescendientes con los delincuentes, durante la
elección de 1992, el candidato por su partido, Bill Clinton, tuvo que cambiar el mensaje de campaña para ganar simpatías de los más
conservadores. Aprovechándose del crecimiento de la violencia en los estados del centro la campaña de Clinton hizo una buena
propaganda contra la reelección de Bush. Esta fue la primera vez que un demócrata utilizó el control de armas como un tema electoral,
pues seis elecciones anteriores les había dado mucho éxito a todos los republicanos por la mala fama de sus contrarios de ser “suaves
con el crimen”, pero Clinton revirtió el problema y empezó a llamar a Bush “blando con el crimen”, por no presionar la aprobación del
proyecto de Ley Brady o una prohibición de armas de asalto.
Claro que algunos demócratas han sido partidarios de mayor control de armas, pero hipócritamente, ya que se han portado más
condescendientes y defensores de los criminales, lo que les ha valido fuertes críticas, igualmente de que son capaces de apoyar el
aborto, hasta el llamado de “nacimiento parcial” (que es matar al bebé cuando está saliendo del vientre de la madre), que es
considerado asesinar a un inocente por nacer o al momento de nacer y procuran que se salve un asesino confeso. Pero al menos
Clinton, también fue el primer demócrata que apoyó firmemente la pena de muerte.
El 28 de febrero de 1993, cuando se trataron
de imponer las primeras medidas de control
de armas, penosamente es que ocurren los
tristes hechos conocidos como la “Masacre
de Waco”, en Texas. Lo que terminó con un
intercambio de disparos resultando en la
muerte de cuatro agentes y seis miembros de
la secta Davidian.

Bajo la nueva administración demócrata, el 28 de febrero de 1993, cuando se trataron de imponer las primeras medidas de control de
armas, penosamente es que ocurren los tristes hechos conocidos como la “Masacre de Waco”. Todo comienza cuando la Oficina de
Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) intentó ejecutar una orden de cateo en el rancho de los davidianos (una secta
fanática) en el Monte Carmel, una propiedad ubicada a nueve millas (14 kilómetros) al este-noreste de Waco, Texas, lo que terminó con
un intercambio de disparos resultando en la muerte de cuatro agentes y seis miembros de la secta Davidian. Continuando con 51 días el
asedio de la Oficina Federal de Investigaciones que concluyó el 19 de abril cuando el complejo fue destruido por el fuego y setenta y
seis personas, entre ellas 21 niños y dos mujeres embarazadas, junto con su líder davidiano David Koresh, murieron en el incidente.
Lo que comenzó como un intento de la ATF para hacer cumplir las leyes de control de armas bajo la nueva administración Clinton,
terminó como un crimen atroz, que no se vio libre de culpabilidad Janet Reno, que era la Procuradora de Justicia, por el exceso de fuerza
empleada para hacer cumplir la ley a toda costa.

James Brady recibido por la corresponsal nacional de ABC Ann Comton durante su visita a la sala de prensa de la Casa
Blanca, 16 de junio de 2009 en Washington, DC.

   Pero esto no detuvo a Bill Clinton ni al senado y congreso de mayoría demócrata para cumplir con sus planes y aprobar el proyecto
de Ley Brady
, que hicieron ver que no tenía relación con los hechos de Waco. Este mismo proyecto fue presentado en varias ocasiones
en el Congreso en la década de 1980 (siempre de mayoría demócrata) y principios de 1990 (también de mayoría demócrata hasta
1995), sin que fuera aprobado. Fue propuesto a raíz del intento de asesinato al presidente republicano Ronald Reagan por John
Hinckley, a nombre de su secretario de prensa Brady James, quien fue herido gravemente dejándolo postrado en una silla de ruedas
durante el atentado el 31 de marzo de 1981. La esposa de Brady, Sarah, una republicana, fue quien empezó esta cruzada para tratar de
poner restricciones a la compra de armas de fuego, a la que se ha dicho hasta el cansancio que la Asociación Nacional del Rifle (NRA)
ejercía su influencia para que no se efectuara.
Buscando apoyo de los republicanos, el proyecto de ley Brady se convirtió en la meta personal para el presidente Clinton, así que la
misma Sarah Brady fue su mejor aliada política. La ley impone un período de espera de cinco días después de la compra de un arma de
fuego y que el concesionario tenga que declarar la venta a la policía local, para que investiguen los antecedentes del comprador.
En febrero de 1993, Charles Ellis “Chuck” Schumer, cuando aquello congresista demócrata de New York, introdujo el proyecto de ley
en la Cámara de Representantes y el senador demócrata de Ohio, Howard Morton Metzenbaum lo hizo en el Senado, y se convirtió en
ley el 24 de noviembre de 1993.
Sólo un año después, también se aprobó la Ley penal de 1994, que prohibe ciertas armas de fuego semiautomáticas con dos o más
características específicas de diseño, y además incluye la fabricación de cargadores de munición que contengan más de diez rondas.
Hubo varias demandas y ciertos aspectos de la Ley Brady fueron declaradas inconstitucionales en la corte (recordemos a Printz contra
los Estados Unidos “Prevention of Brady Bill” y el caso de López contra EE.UU. “Gun-Free School Zones Act”, que utilizo la Cláusula de
Comercio para regular la posesión de un arma de fuego cerca de las escuelas), pero gran parte de la ley aún en el 2012 está todavía en
vigor. (6) (7)
  El presidente Clinton continuó impulsando una nueva reglamentación de armas de fuego en su segundo mandato, pero por el fracaso
del control de armas visto en la masacre de Columbine High School, no logró el apoyo del Congreso, esta vez en manos republicanas.
Por el contrario, posterior a la masacre de Columbine High School, la Cámara de Representantes (mayoría republicana 230/204) votó
para revocar la prohibición de armas de asalto en 1996, pero el Senado (de mayoría republicana también 52/48) no tomó el asunto.
Aún así el 6 de abril 1998 Clinton firmó una orden que permanentemente prohibía la importación de más de 50 armas de asalto
semiautomáticas, y en el 2001, prohibió la importación de pistolas de asalto y reforzó las normas de concesión de licencias de pistola a
concesionarios. Lo que se vio como un beneficio a la industria armamentística nacional que se fortaleció grandemente sin competencia
exterior, pero en mi opinión fue una gran resolución, pues de esta manera se podía exigir ciertos requisitos. Como lo acordado en el año
2000 entre la administración Clinton con Smith & Wesson, el mayor fabricante de armas de fuego estadounidense, para terminar con las
demandas y los costosos juicios federales y estatales, y en su lugar ellos cambiarían la comercialización y el diseño.

Aprovechándose de que los fabricantes habían estado bajo fuertes demandas en muchísimas ciudades, estados, condados y partes
federales, lo que les había hecho gastar fuertes sumas de dinero, acordaron que si desistían de las demandas pendientes contra ellos, a
cambio aceptarían la propuesta de la Oficina para Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y el Departamento de Vivienda. De esta
manera por primera vez, un fabricante de armas en este caso Smith & Wesson, se comprometió a cambiar radicalmente la forma en
que las armas de fuego son producidas, distribuidas y vendidas, instalando dispositivos de seguridad en los gatillos para proteger a los
niños y desarrollando la llamada tecnología inteligente que permite que sólo el dueño del arma la dispare. Además, de la obligatoriedad
a que las nuevas armas sean vendidas sólo con licencia y se revisen los antecedentes de los compradores, incluyendo las exhibiciones
de armas y se límite de las ventas múltiples. El dinero que utilizaban en las demandas lo gastarían en la modificación, y todas las partes
salieron vencedoras. Y aún ahora en el 2012, a pesar de los críticos del acuerdo de ambas partes, Smith & Wesson sigue vendiendo
armas con bloqueos internos.
  Pero la prohibición de armas de asalto, fue por un período experimental, así que tenía una cláusula de extinción y expiró el 13 de
septiembre de 2004. Por lo que no es verdad lo que han reportado algunos periodistas inescrupulosos o desinformados, de que fue
Bush (hijo) y el congreso y senado republicano los que quitaron la ley de control de armas, sino que el período de prueba que firmaron
los demócratas pasó, y ningún político se atrevió a proponer que continuara, después del fracaso demostrado en 10 años, pues el
programa no desarmó a los criminales como Clinton había prometido, aunque sí pienso que fue muy positivo el acuerdo con S & W, por
ser efectivo hasta nuestros días.
Lo que la mayoría de la prensa prejuiciosa no ha recordado es que el Congreso liderado por los republicanos en 1999 estaba
proponiendo una ley para elevar la edad legal para la compra de un arma de fuego de 18 a 21 años, y prohibir los clips grandes de
municiones (Fuente: Reuters, “Bush favors raising”, Aug 27, 1999). Que el gobernador de Texas George W. Bush se opuso a la
derogación de la prohibición de armas de asalto de 1994 y señaló su apertura al llamado de Clinton a elevar la edad de la propiedad
legal de la pistola 18 a 21, en un artículo nada favorable, pero con una verdad que no pudieron ocultar (Fuente: L.A. Times, “Gun
restrictions OK within basic right to own guns”, May 1, 1999).

Third Bush-Gore debate, Washington University, St. Louis,C73 Missouri, Oct. 17, 2000

  George W. Bush dijo que en varias ocasiones, que si el Congreso votaba para extender la prohibición de armas de asalto, él firmaría
la legislación, (como en el debate presidencial contra Al Gore en St. Louis, 17 de octubre 2000), agregando que estaba a favor de
controles de antecedentes inmediatos en ferias de armas, de seguros en los gatillos, y propuso elevar la edad en que los jóvenes
pueden tener un arma de 18 a 21 años. Pero como nada pasó, fue criticado por no alentar a los legisladores para extender la ley.
En un comunicado de prensa emitido el 20 de noviembre de 2000, en Temple, Texas, apenas unos días de haber ganado las
elecciones George W. Bush, pidió una aplicación más rigurosa de las leyes de armas y un mayor énfasis en la calidad en la educación
como la forma de promover la seguridad escolar. Se trataba del aniversario de la tragedia de Columbine School.  Cuando aquello, Bush
como gobernador de Texas hizo una serie de propuestas para reducir la violencia escolar.

También en el tercer debate presidencial contra el candidato John Kerry, en Tempe, Arizona, el 13 de octubre 2004, reafirmó que
debían extender la prohibición de armas de asalto, que creía en la verificación de antecedentes, pero que la mejor manera de proteger a
nuestros ciudadanos de las armas “es enjuiciar a quienes cometan delitos con armas de fuego”, además de estar de acuerdo en que los
ciudadanos respetuosos de la ley pueden ser capaces de poseer un arma de fuego.
En mi opinión, es irresponsable llevar a efecto el desarme de los que se protegen mientras no se controla a quienes nos atacan, por
eso por años he sugerido mayor protección, especialmente en nuestras escuelas y universidades, y he señalado a los politiqueros como
los mayores culpables de los crímenes que se llevan a efecto, ya sea por drogas, armas, o con las manos, porque la retórica empleada
no nos ha llevado a ninguna solución aceptable.
Tengo una recopilación alarmante de los crímenes ocurridos durante estos años de prohibición, gran parte llevados a efecto por
menores de edad con armas que no están autorizados a portar (puedo ofrecerla a los interesados o pueden verla visitando mi web) lo
que nos demuestra que leyes de restricciones a los que portan armas legalmente, no disminuyen el crimen como nos prometen, sino que
lo alientan. Por eso sugiero que se efectúen proyectos de protección más que de prohibición, o los dos a la vez. Los comparo con la
cantidad de muertes que nos traen a diario los accidentes de tránsito, y no por esto recogen los vehículos de las calles, sino que se
ponen señalamientos de tránsito o se endurecen las leyes, especialmente contra los que manejan bajo la influencia del alcohol y drogas,
¿por qué no endurecer más las leyes contra los que trafican armas, los que las usan ilegalmente, y no que hacen todo lo contrario?,
hasta la Corte Suprema de Justicia en el 2005 y en el 2012 se ha prestado para suavizar leyes contra criminales.  (8)
   Un estudio realizado en 2004 por la Universidad de Pennsylvania, financiado por el Departamento de Justicia, consideró que la
medida, que incluía la prohibición de cargadores de munición que podrían contener más de 10 rondas, tuvo sólo un impacto limitado
sobre la delincuencia armada. Pero justifican parte del problema argumentando que era culpa de todas las excepciones a la ley, ya que
las armas que se habían vendido antes de 1994 no fueron recogidas lo que significa que más de 1,5 millones de armas de asalto se
mantuvieron en circulación. Además, dicen que los legisladores no pudieron definir con precisión qué es un arma de asalto, y esto
permitió a la industria a seguir fabricando pistolas similares a las que habían sido prohibidas. Porque como vemos el que hace la ley
hace la trampa, y nunca ha habido seria voluntad, sólo politiquería para ganar electores o dinero para sus campañas.
En algunos estados el gobierno utiliza un sistema de control inmediato de armas en vez de una espera de cinco días como se pidió
con la Ley Brady, pero eso no aumentó los crímenes que habían ocurrido en la década de la espera, sin embargo sí es alarmante los
actos de violencia que continúan ocurriendo en las escuelas, y no precisamente con armas de fuego.
En la página web del FBI hay una nota muy interesante titulada “Addressing School Violence” y firmada por los doctores Brandi
Booth y Vincent Van B. Hasselt queme atreví a traducir para mis lectores o que pueden leer íntegramente visitando:
www.fbi.gov/stats-services/publications/law-enforcement-bulletin/may_2011/school_violence “Homicidios en las escuelas han
disminuido desde 1994 a pesar de los períodos de disparos de imitación durante la década de 1990 y finales de 2007 a 2008. Sin
embargo, las agresiones simples y agravadas, así como las violaciones de drogas / narcóticos y armas, aumentó entre 2000 y
2004. El acoso sigue siendo uno de los mayores problemas en escuelas, con el porcentaje de estudiantes presuntamente
intimidados por lo menos una vez por semana en constante aumento desde 1999. Según un informe del FBI Programa de Reporte
de Crimen, delincuentes escolares suelen ser varones de raza blanca de entre 13 y 18 años. Sin embargo, el número de niñas
que participan en la delincuencia escolar ha aumentado de más de 12.000 incidentes en 2000 a cerca de 25.000 apariciones en
2005. Esto incluye delitos que van desde aquellos contra la propiedad y de la sociedad (por ejemplo, daños en propiedad ajena,
robo y drogas / narcóticos violaciones) a los delitos contra las personas (por ejemplo, asalto, homicidio y asesinato).”
(9)
     Por lo que esto coincide con mi investigación personal, de que los crímenes ocurridos en las escuelas, en su mayoría no son todos
efectuados por armas de fuego de guerra o de largo alcance, como quieren hacernos ver algunos medios interesados en su control
totalitario.
Tampoco informan que cuando se usan esas armas no son adquiridas legalmente, porque a los menores de edad no se las venden.
Hay muchos más crímenes que no pregonan los medios de la misma forma a cuando no son causados por armas de fuego, porque lo
que necesitan nuestros centros escolares es protección (ya que es muy difícil la prevención), además de otras enseñanzas positivas y
ejemplarizantes que aparentemente no reciben en sus hogares ni estudiantes ni maestros, sin contar que el medio ambiente influye en
su violencia diaria, y un conjunto de factores como hogares con padres divorciados, alcohólicos o drogadictos, unido a los mal educados
videos musicales de rap, las películas de Hollywood en que el héroe es un delincuente, y algunos videojuegos extremadamente violentos,
aunque en menos escala, ya que depende de los otros puntos para complementar el daño.
Pero además, continúan creando leyes que benefician a los delincuentes, que son las que más los multiplican y no se presta
suficiente atención a la drogadicción que nos conducen a tantos problemas mentales, lo mismo con drogas ilegales o recetadas.
Los politiqueros a través de los años gastan su tiempo en la misma retórica para embobecer al electorado que se deja. La mejor
prueba en estos momentos que vuelve el tema a la palestra, es que hablan de prohibición de armas y se olvidaron de la droga que ya
está prohibida y seguimos viendo que continúa en las calles y hasta en las escuelas porque se hace muy poco para controlar su entrada
y su demanda, ya que es un negocio lucrativo de muchos personajes influyentes y políticos los planes de rehabilitación (que pagamos
los contribuyentes), las supuestas medicinas contra la adicción, los negocios que se dedican a pagar  fianzas y muy especialmente, de
abogados que se especializan en defenderlos de sus fechorías para dejarlos libres muy pronto y así ellos seguir teniendo clientes ($$$),
más todo un sistema judicial que se dedican a proteger a los criminales aún en contra de las víctimas.
Quizás si controlaran la entrada de droga, que es la principal causa de violencia y asesinatos, y después ejercer mayor control entre
los irresponsables que usan armas o las venden, o al mismo tiempo. Pero la politiquería no nos lleva a acciones útiles, ya que ningún hijo
de político prominente ha sufrido de violencia en sus escuelas, y no han podido ponerse en los zapatos de quienes lo hemos padecido.
Es frustrante ver como un partido culpa al otro de hechos criminales, y peor aún, como los medios de comunicaciones en su mayoría
parcializados con la izquierda liberal, desinforman a la población perdiendo su objetividad periodística, por eso vemos a los que no saben
nada, y a los que no han vivido en carne propia un hecho criminal, que infortunadamente se llevan por lo que les reporta esa prensa
manipuladora, repitiendo como cotorras amaestradas lo que se le ocurra decir a su político de preferencia.
Hay que reconocer que tenemos una crisis con las armas y la desprotección nacional especialmente en nuestras escuelas, que sigue
siendo un problema bipartidista, y muy especialmente responsabilidad directa del jefe máximo de la Casa Blanca, pero también hay que
tener mucho cuidado con medidas extremas de control o prohibición, que hemos visto que en décadas pasadas no han dado el mejor
resultado, y pueden conducirnos a un gobierno totalitario donde el pueblo pierde todos los derechos a defenderse, no sólo de
criminales, también de nuestros propios gobernantes.
A los que se burlan de esta idea o los escépticos que creen que eso no sería posible en Estados Unidos, solo les recuerdo que todos
los pueblos que han sufrido ese proceso pensaron lo mismo, porque no hay garantía de inmunidad contra el totalitarismo.-

Continúa en las parte II y III

Fuentes consultadas:

(1) http://en.wikipedia.org/wiki/Gun_law_in_the_United_States

(2) http://en.wikipedia.org/wiki/Firearm_Owners_Protection_Act

(3) www.iwilldefendtheconstitution.com/Congressional_Transcript.pdf

(4) www.whitehouse.gov/about/presidents/georgehwbush

(5) http://bushlibrary.tamu.edu/research/research.php

(6) http://multipolarfuture.com/?p=8433

(7) www.oyez.org/cases/1990-1999/1996/1996_95_1478

(8) www.ontheissues.org/celeb/george_w__bush_gun_control.htm

(9)  www.fbi.gov/stats-services/publications/law-enforcement-bulletin/may_2011/school_violence

Además:
http://bushlibrary.tamu.edu/research/finding_aids/pdfs/2010-1632-S.pdf
http://history.state.gov/departmenthistory
www.cnss.gov/faq.html
www.cnss.gov/history.html

 
 
Copyright © 2009 María Argelia Vizcaíno
LISTADO: Violencia y crímenes durante el período de mayor control de
armas 1993 – 2004
Hechos sangrientos donde han sido afectados niños o jóvenes en centros
estudiantiles y guarderías como víctimas y victimarios

Recopilación de María Argelia Vizcaíno

ANTECEDENTES

El 28 de febrero de 1993, cuando se trataron de imponer las primeras medidas de
control de armas, penosamente es que ocurren los tristes hechos conocidos como la
“Masacre de Waco”, en Texas. Lo que terminó con un intercambio de disparos resultando
en la muerte de cuatro agentes y seis miembros de la secta Davidian. Continuando con 51
días el asedio de la Oficina Federal de Investigaciones que concluyó el 19 de abril cuando
el complejo fue destruido por el fuego y setenta y seis personas, entre ellas 21 niños y dos
mujeres embarazadas, junto con su líder davidiano David Koresh (foto), murieron en el
incidente.Lo que comenzó como un intento de la ATF para hacer cumplir las leyes de
control de armas bajo la nueva administración Clinton, terminó como un crimen atroz, que
no se vio libre de culpabilidad Janet Reno, que era la Procuradora de Justicia, por el
exceso de fuerza empleada para hacer cumplir la ley a toda costa.
El escritor Gore Vidal, en la revista Vanity Fair de septiembre de 2001 recuerda el asalto a
la granja de la secta de los davidianos, y afirma que es “la mayor masacre de civiles
estadounidenses a manos de su propio gobierno desde la matanza de los indios wounded
knee ocurrida en 1890”. Narra cómo estas personas fueron asediadas durante 51 días, en
los que fueron hostigados las 24 horas con ensordecedoras grabaciones de chillidos de
cerdos en un matadero y la canción de Nancy Sinatra “These boots are made for walking”.
(Resultado de su análisis sobre el caso de Tim McVeigh donde reveló el contenido de la
correspondencia que mantuvo con el reo, en un ensayo titulado “El significado de Timothy
McVeigh”).
En tiempos recientes se investigó si los agentes habían provocado el incendio, ya fuera en
forma deliberada o por negligencia, pero el FBI salió limpio de esa investigación, y Janet
Reno llegó a confesar que “de saber las consecuencias, no hubiera ordenado la
operación”.
Vidal señala que todos estos hechos fueron explicados de manera simplista por las
autoridades, y aceptados de la misma forma por el público. Los medios de comunicación
dedicaron semanas a explicar que David Koresh era un perturbado mental que vendía
drogas y abusaba sexualmente de menores de edad, y que había logrado lavarle el
cerebro a sus seguidores, igualmente perturbados, quienes decidieron sacrificar sus vidas
y las de sus hijos inmolándose con fuego antes de entregarse a las autoridades. http:
//escritoconsangre1.blogspot.com/2008/03/timothy-mcveigh-bombardero-de-oklahoma.html
Desde hace años la mayoría de los medios de comunicaciones han venido plegándose a la
izquierda liberal, y la prensa ha ido perdiendo objetividad y credibilidad por su mal trabajo
de “copy & paste”, o sea, de sólo repetir lo que les orientan las agencias de prensa
dirigidas por sujetos “progresistas” como George Soros y la mafia comunista que desde
siempre ha dirigido The New York Times.
Por eso no han tenido trascendencia las operaciones federales a cargo de Janet Reno que
han sido catalogadas de las más militarizadas y violentas en los EE.UU., comenzando en
Waco y terminando en Miami en abril de 2000, cuando empleó un exceso de fuerza para
secuestrar en la madrugada al niño Elián González y entregarlo al gobierno tiránico de
Fidel Castro como trofeo, por supuesto por orden del presidente Bill Clinton.

La Ley Brady se firmó el 24 de noviembre de 1993 y caducó en el 2004

1993, 1 de diciembre – Leonard McDowell, 21 años, ex estudiante  de Milwaukee West
High School en Wauwatosa, Wisconsin, mató a un director asociado que había estado a
cargo de su largo historial de problemas disciplinarios, llamado Dale Breitlow, de 46 años,
quien recibió tres balazos en un pasillo de la escuela. Al otro día la policía arrestó a
Leonard D. McDowell a poca distancia de su casa a una cuadra de la escuela. Estaba
escondido en los arbustos y no ofreció resistencia. Cuando era estudiante, McDowell tenía
problemas de disciplina que Breitlow manejaba. Los registros policiales muestran que fue
arrestado el 29 de noviembre 1990, por pelear con una profesora en Wauwatosa West, la
agarró por la cabeza, la besó en la mejilla y luego la agarró por la garganta. Fue multado
por agresión y fue llevado a la observación psiquiátrica en el Milwaukee County Medical
Complex. En otra ocasión Breitlow llamó a la policía de Milwaukee West el 1 de marzo de
1991, ya que McDowell había aparecido en la escuela después de recibir la orden de salir.
Ese mismo año en junio se había graduado.
www.journaltimes.com/news/article_dfb15b1e-986c-5b2b-ba06-76388109b2cf.html

El 28 de febrero de 1993, cuando se trataron
de imponer las primeras medidas de control
de armas, penosamente es que ocurren los
tristes hechos conocidos como la “Masacre
de Waco”, en Texas. Lo que terminó con un
intercambio de disparos resultando en la
muerte de cuatro agentes y seis miembros de
la secta Davidian.
Continuando con 51 días el asedio de
la Oficina Federal de Investigaciones
que concluyó el 19 de abril cuando el
complejo fue destruido por el fuego y
setenta y seis personas, entre ellas
21 niños y dos mujeres embarazadas,
junto con su líder davidiano David
Koresh (foto), murieron en el
incidente. Lo que comenzó como un
intento de la ATF para hacer cumplir
las leyes de control de armas bajo la
nueva administración Clinton,
terminó como un crimen atroz, que no
se vio libre de culpabilidad Janet
Reno, que era la Procuradora de
Justicia, por el exceso de fuerza
empleada para hacer cumplir la ley a
toda costa.

Violencia y crímenes durante el período de mayor control de armas 1993 – 2004
Recopilación de María Argelia Vizcaíno

1994

1994, 31 de eneroDarrell Cloud, asesinó a Neal Summers que había sido maestro por 20 años. Cuando el maestro estaba
entrando en la escuela Marcus Whitman Middle School, de Seattle, Washington, desde una entrada lateral, Darrell le disparó por la
espalda. Después de escuchar los disparos, un compañero del profesor Summers los encontró tirado en el pasillo junto a la puerta
con heridas de bala en su cuerpo. Darell afirmó que había sido abusada por Summers, su antiguo maestro, pero finalmente se declaró
culpable de asesinato en segundo grado.

1994, 23 de marzoBrian Ronquillo, 16, asesinó a Melissa Fernández, de 16 años, quien recibió un disparo en la cabeza
posiblemente por error en un tiroteo que se cree sea de pandilla. Ronquillo disparó ocho veces desde un carro hacia el terreno
escolar. Otro estudiante resultó herido. El tirador, Ronquillo, fue declarado culpable de asesinato en primer grado e intento de
asesinato y condenado a 52 años de prisión.

1994, 12 de abril – James Osmanson, 10 años, en Butte, Montana. Supuestamente disparó a un compañero de clases en el patio de
la escuela. Sus compañeros  se habían burlado de él porque sus padres tenían sida.

1994, 21 de abril – En John Trotwood Moore Middle School; Nashville; se reportó 1 herido.

1994, 26 de mayoClay Shrout, 17 años, de Union, Kentucky, mató a su familia y luego se sentó en la clase con un arma antes de
rendirse.

1994, 23 de septiembre Robert Sidwell, 15 años, mató a Donell León Duncan, de 18 años, después de luchar con él cerca del
estacionamiento estudiantil de Rainier Beach High, otros estudiantes estaban a unos pocos metros, a la espera de entrar en un baile
que tenían en la misma escuela.

1994, 12 de octubreNicholas Atkinson, 16 años, un estudiante de Grimsley High School, en Greensboro, Carolina del Norte. Tras
su regreso a la escuela después de una suspensión reciente y en represalia, abrió fuego, hiriendo al subdirector antes de suicidarse.

1994, 5 de noviembreImani Charles Williams, acusado del secuestro, asalto sexual y asesinato de Evelyna LeBlanc de 15 años
de edad, a quien le dio un disparo en la cabeza, y la dejó desangrándose en el patio de una escuela primaria en San Leandro,
California. El caso se descubrió cuando lo apresaron en el 2007 y se declaró culpable del asesinato de Sharvettia Monique Brown, de
Multnomah County. Brown, de 37 años, quien murió de trauma contundente después que su cuerpo fue encontrado en la cuadra 1800
de Northeast Lombard Street, poco después de su muerte, las pruebas de ADN vincularon a Williams a la muerte de Evelyna LeBlanc.
Williams también se declaró culpable de asalto en primer grado de otra mujer en Portland, el 17 de marzo de 2006, añadiendo 7,5
años a la condena de 25 años a cadena perpetua que recibió por asesinato de Brown. Williams tenía 14 años y asistía a una escuela
secundaria católica en Oakland en el momento de la muerte de LeBlanc. Fue encontrado culpable en el 2009.

1994, 8 de noviembreChad Welcher, de 16 años. Lanzó dos disparos de escopeta en la oficina del director, llegando a a herir a
la secretaria, en Manchester, Iowa. www.learn-usa.com/relevant_to_et/Youth_Violence.pdf

1994, 15 de noviembreThorin Baldwin, 17 años, sacó una pistola y se disparó a sí mismo en la planta baja de la edificación,
cerca de la cafetería de la escuela Stadium High, Tacoma, Washington. Murió en el hospital el mismo día.

Violencia y crímenes durante el período de mayor control de armas 1993 – 2004
Recopilación de María Argelia Vizcaíno

1995

1995, 12 de enero – En la escuela Garfield High de Seattle; dos estudiantes heridos.

1995, 23 de eneroJohn Sirola, de 13 años, trajo una escopeta a la escuela católica privada Sagrado Corazón, en Redlands,
California, y le disparó a su director en la cara y el hombro. Él murió de herida auto-infligida, que pudo haber sido accidental, mientras
huía.

1995, 19 de abrilTimothy James “Tim” McVeigh (23 abril 1968 a 11 junio 2001) fue un terrorista nacional estadounidense que
hizo estallar un camión bomba frente a la Alfred P. Murrah Federal Building en Oklahoma City, matando a 167 personas, entre ellos
diecinueve niños; quinientas más resultaron heridas. Otra persona murió mientras prestaba servicios de rescate, en el peor ataque
terrorista en territorio de EE.UU. hasta ese momento. Quince de los niños estaban dentro de una guardería de uno de los edificios;
otros cuatro en otras partes del edificio fueron asesinados.
Se dice que Tim estaba enojado por lo que hizo el gobierno de Clinton contra mujeres y niños en Waco, Texas en 1993, y por imponer
mayor control contra las armas de fuego en 1994, de ahí que se convirtió en más radical, preparándose en uso de explosivos.
Comenzó a vender sombreros ATF acribillados a balazos y una pistola de bengala, que, dijo, podría derribar un “helicóptero ATF”. Él
producía videos que detallan las acciones del gobierno en Waco y repartía folletos con títulos como “Gobierno de EE.UU. inicia una
guerra abierta contra American People” y “Shootout Waco evoca la memoria de Varsovia ’43”. También decía: “Una vez que el
gobierno no cesa de crecer más grande y más poderoso, el pueblo debe prepararse para defenderse contra el control del gobierno”.
En mayo de ese año se trasladó a Kingman, Arizona, para visitar a Michael Fortier. En septiembre de 1994, McVeigh se enteró de que
estaba a punto de aprobarse una ley que prohibiría a los civiles poseer armas de fuego. Después de esto, le confesó a Fortier que
planeaba poner una bomba en un edificio federal del gobierno estadounidense y lo invitó a colaborar. Pese a la negativa de Fortier, le
explicó cada detalle del futuro ataque. La fecha que eligió fue el 19 de abril de 1995, el segundo aniversario de la tragedia de Waco y
de la muerte de David Koresh, líder de los davidianos. Los efectos de la explosión se sintieron hasta el Puente Creek, localizado a una
distancia de 48 kilómetros. Noventa minutos después de la explosión, McVeigh fue arrestado mientras viajaba hacia el norte fuera de
Oklahoma por conducir sin matrícula de circulación. En el juicio a McVeigh, el gobierno estadounidense declaró que la motivación para
el atentado fue vengar el asedio de Waco y la tragedia de Ruby Ridge. En ambos casos, la gente fue asesinada por agentes del
gobierno federal. Tras dos días de investigación, fue acusado de ser el autor material de la matanza. Después de un juicio muy breve,
el 13 de junio de 1997 fue declarado culpable y condenado a muerte. Ha sido de los sentenciados a muerte que más rápido han
ejecutado. El 11 de junio de 2001, en Terre Haute (Indiana), recibió la inyección letal, muriendo casi instantáneamente. Terry Nichols
fue sentenciado a cadena perpetua por 160 cargos de homicidio. Michael Fortier fue condenado a doce años de cárcel por no advertir
al gobierno sobre el atentado. Un tercer involucrado en el atentado fue Andreas Strassmeir, alias “El Alemán”, miembro de un
movimiento racial de supremacía blanca.
Se consideró que McVeigh y su cómplice Terry Nichols, condenado a cadena perpetua, fueron los únicos responsables del bombazo.
Vidal sostiene que McVeigh insistió en hacerse cargo de su defensa con la intención de quedar como único culpable, lo cual era
necesario en su esquema de justicia y responsabilidad, pero afirma que el FBI deliberadamente ignoró una serie de pistas que
apuntaban a una conspiración con muchos más implicados que los únicos dos “criminales solitarios”. De entrada, dice, existe
consenso entre expertos en el hecho de que un simple camión cargado con explosivos fabricados a partir de fertilizante no podía
causar tal destrucción en un edificio de las dimensiones del Murrah.
http://escritoconsangre1.blogspot.com/2008/03/timothy-mcveigh-bombardero-de-oklahoma.html

1995, 29 de septiembreKeith Johnson, 14 años, Tavares, Florida. Supuestamente disparó a un compañero de clase en la
escuela media.

1995, 12 de octubre Toby Sincino, 16, en Blackville Hilda High School, Blackville, Carolina del Sur, fue suspendido por hacer un
gesto obsceno, y a la semana de la suspensión, le disparó e hirió a un profesor de matemáticas, y disparó y mató a otro profesor de
matemáticas, y luego volvió el arma contra sí mismo.

1995, 30 de octubreEdward Earl Spellman, 18 años, disparó e hirió a cuatro estudiantes fuera de su escuela secundaria.
Richmond, Virginia.

1995, 15 de noviembreRouse Jamie, 17 años, vestido de negro, entró en Richland High School en Lynnville, Giles County,
Tennessee, con un Remington Viper calibre 22. Les disparó a dos maestros en la cabeza, uno de ellos fatalmente. Luego, con una
sonrisa, apuntó al entrenador de fútbol, pero un estudiante entró en su camino y fue asesinado de un tiro en la garganta. Rouse había
dicho a cinco amigos exactamente como había planeado matar, pero nadie llamó para pedir ayuda. Fue condenado a cadena
perpetua sin posibilidad de salir bajo palabra.

Violencia y crímenes durante el período de mayor control de armas 1993 – 2004
Recopilación de María Argelia Vizcaíno

1996

1996, 2 de febreroBarry Loukaitis, de 14 años, estaba molesto con sus compañeros. Vestido como un pistolero del lejano oeste
entró en su clase de álgebra en Frontier Junior High School, in Moses Lake, Washington. Oculto tenía dos pistolas, setenta y ocho
rondas de munición, y un rifle de alta potencia. Su primera víctima tenía 14 años de edad, Manuel Vela, quien más tarde murió. Otro
compañero cayó con una bala en el pecho, y luego le disparó a su maestro en la espalda mientras estaba escribiendo un problema en
el pizarrón. Una niña de 13 años de edad, tomó el cuarto disparo en el brazo. A continuación, el tirador tomó rehenes, pero se vio
obstaculizado por un maestro que lo llevó a poner fin al asedio irracional. En total, tres personas murieron y Loukaitis culpó a “cambios
de humor”. Un compañero dijo que Loukaitis había pensado que sería “divertido” ir en una juerga de matanza. Fue juzgado como
adulto y sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Está encarcelado en el Centro Correccional de Clallam
Bay.  Armas. Rifle de asalto, más dos pistolas, setenta y ocho rondas de munición. De nada le valió a su abogado defensor alegar los
problemas del hogar de Loukaitis, sus padres se estaban separando (ahora divorciados), su padre declaró que durante las
discusiones y peleas que precedieron a su último divorcio, Barry se escondía en su habitación.

1996, 8 de febrero – Nombre y lugar ocultados por los investigadores. Un joven de 16 años hirió a un estudiante y se mató. Había
intentado suicidarse en el pasado. Otros estudiantes sabían que había estado pidiendo un arma, pero no lo informaron.
http://sitemaker.umich.edu/356.dolan/list_of_school_shooters

1996, 25 de marzoAnthony Gene Rutherford, 18 años; Jonathan Dean Moore, 15 años; Joseph Stanley Burris, 15 años; en
Patterson, Montana. Los tres mataron a un estudiante en una escuela rural cristiana para jóvenes problemáticos. Supuestamente
pensaron que podrían intervenir en un ataque que planeaban hacer a la escuela.

1996, 26 de julioYohao Albert Rivas, 18 años, un estudiante de High School de Los Angeles, California,  disparó e hirió a dos
compañeros de clase en un hueco de la escalera.

1996, 15 de septiembre –  Un estudiante de 14 años, de Decatur, Georgia, abrió fuego en un aula matando al profesor de inglés.

1996, 25 de septiembreDavid Dubose, Jr, 16 años, de Scottsdale, Georgia, mató a un profesor en un pasillo de la escuela.

1996, 31 de octubre – Un estudiante con un arma hirió a otro crícamente en el segundo piso de de una escuela en St. Louis, Missouri.

1996, noviembreZachary Moore, 16 años, apuñaló a su hermano Jamie de 14 años de edad, 44 veces y dejó el cuerpo en el
garaje de su casa en Redlands. Está cumpliendo una sentencia de 27 años a cadena perpetua.

Violencia y crímenes durante el período de mayor control de armas 1993 – 2004
Recopilación de María Argelia Vizcaíno

1997

1997, 27 de enero Mangum Tronneal, de 14 años, disparó y mató a otro estudiante en frente de su escuela Coniston Middle, en
West Palm Beach, Florida (caso que tuve la desdicha de ver al joven John Kamel, sangrando en el suelo, y pasar por uno de los
momentos más terribles de mi vida, pues ocurrió en la escuela que asistía mi hijo de 12 años, que yo acababa de dejar en la otra
entrada). Lea los detalles visitando la página ¿??????

1997, 19 de febreroEvan Ramsey, de 16 años, fue a Bethel High School en Bethel, Alaska, con arma de fuego. Molesto con sus
compañeros de clase abrió fuego porque los otros niños lo llamaban “retrasado” y “Spaz”. Mató a Josh Palacious, un chico con el que
había discutido e hirió a otros dos estudiantes. Luego se fue a la oficina de administración y le disparó al director, Ron Edwards,
matándolo instantáneamente. La policía llegó rápidamente y puso fin a la masacre. Posteriormente las autoridades acusan a otros dos
estudiantes de 14 años, de conocer que los tiroteos se llevarían a cabo y fueron arrestados como cómplices. Había dicho a sus
amigos antes tenía la intención de hacer sufrir.
Evan Ramsey fue acusado de 20 crímenes por separado y juzgado como adulto, y condenado a dos penas consecutivas de prisión de
99 años, que de acuerdo a la ley de Alaska debe servir al menos 20 años por cada condena sin derecho a libertad condicional. Fue
descrito como “un paria” y alborotador, que con frecuencia tenía peleas y era suspendido de la escuela. Ramsey y su hermano menor
habían estado en hogares sustitutos, ya que su padre, Don Ramsey, un taxista de Anchorage, había sido condenado a prisión tras un
tiroteo en el antiguo edificio de Anchorage Times (no hubo heridos y al parecer no estaba dirigido a nadie en particular). Armas:
Shotgun.

1997, 1 de octubreLuke Woodham, 16 años. La burla que recibió de sus compañeros en Pearl High School, Mississippi, cuando
su novia rompió con él, le dio mucha cólera. Golpeó a su madre con un bate de béisbol y la apuñaló hasta ocasionarle la muerte con
un cuchillo de carnicero. Más tarde se llevó un fusil de caza calibre .30 y entró a la escuela, donde abrió fuego y mató a dos
estudiantes, una chica y a su ex-novia e hiriendo a otros siete, antes de que se quedara sin municiones. Volvió a su coche en busca
de su otra pistola, y ahí es donde el subdirector lo desarmó. “Yo maté porque personas como yo son maltratados cada día”, dijo. Dos
miembros de su grupo dedicado a adorar a Hitler fueron acusados como cómplices de asesinato, y otros fueron detenidos sobre la
base de una conspiración, pero los cargos fueron retirados más tarde. Woodham alegó en el juicio que había estado poseído por
demonios que fueron manipulados por un miembro de su grupo. Ha sido condenado a cadena perpetua. Armas: fusil de caza calibre
.30.

1997, 1 de diciembreMichael Carneal, 14 años, era un buen estudiante hijo de un abogado que le gustaba vestir de negro. Era
pequeño y rechoncho para su edad. Debido a su tamaño y comportamiento frecuentemente fue víctima de intimidación y burla de
otros estudiantes, quienes lo consideraban satánico. Esa mañana, se llevó un arma a la Escuela de Heath High, en Paducah,
Kentucky y disparó doce tiros a un grupo de oración justo después de que el grupo terminó su asamblea orando y estaba recitando su
último “Amén”. Tres niñas murieron incluyendo su ex novia, y otros cinco estudiantes resultaron heridos. Otro estudiante lo derribó,
pero Carneal se reveló pronto ya que tenía una pistola, dos rifles, escopetas, junto con 700 rondas de munición, todo robado. Él había
amenazado anteriormente con disparar en la escuela, pero nadie lo había tomado en serio. Armas: pistola calibre .22
Ruger.

1997, 15 de diciembre Joseph “Colt” Todd, 14 años, de Stamps, Arkansas. Disparó a dos estudiantes, declarando que estaba
cansado de ser humillado por las burlas. La policía lo arrestó acusado de disparar a dos adolescentes fuera de una escuela
secundaria rural y fue acusado como un adulto con dos cargos de primer grado. Todd se declaró inocente en su comparecencia y fue
puesto en libertad bajo una fianza de 20.000 dólares. Sheriff John Kilgore del condado de Lafayette, dijo Todd dijo a los funcionarios
que actuaron en represalia, pero no había la intención de disparar contra los estudiantes.
http://articles.latimes.com/1997/dec/20/news/mn-660