John Kerry Gemelo ideologico de Obama

Comparte este artículo:

Es probable que hoy se confirme al senador John Kerry (D-MA) como próximo secretario de Estado, una vez superado el trámite de la semana pasada de su comparecencia ante el Senado. ¿Qué implicaciones tendrá esto para Estados Unidos y su política exterior?

Como comentaba la analista de la Fundación Heritage Helle Dale tras las declaraciones de la semana pasada:

La mala noticia para Estados Unidos es que Kerry es un gemelo ideológico del presidente del que se espera que adopte de forma entusiasta la doctrina Obama, así como que continúe con el empeño de la administración en favor del control de armas, los tratados internacionales y los acuerdos sobre el cambio climático. Se trata de la clásica agenda progresista, que sólo conllevará un mayor desgaste del liderazgo global de Estados Unidos.

Aunque Kerry habló con dureza sobre Irán, The Wall Street Journal describió la postura de Kerry como una “visión encaminada a reducir las operaciones militares de Estados Unidos en el mundo islámico y a llevar a cabo una política exterior que esté más impulsada por la ayuda, la economía y los temas medioambientales”.

Kerry, excandidato presidencial que sirvió en Vietnam y luego protestó contra la guerra, ha presidido el Comité de Relaciones Exteriores del Senado (el comité en el que tuvieron lugar sus comparecencias de confirmación) desde 2009. Además ha sido senador desde 1985. He aquí algunas de sus posiciones fundamentales:

· Ha afirmado que cuando Estados Unidos emprende una acción militar, primero debe pasar un “test global”.

· Ha animado a la firma de varios tratados internacionales, tales como la Convención sobre el Derecho del Mar y el Tratado de Comercio de Armas, que infringen la soberanía de Estados Unidos.

· Es uno de los mayores defensores de la política del presidente Obama de “reinicio” de relaciones con Rusia.

· Ha respaldado la idea de unas “fructíferas conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte”.

Los miembros del Senado no presionaron a Kerry acerca de ningún asunto relevante, lo que no resulta sorprendente, aunque sí negativo para el país y los aliados de Estados Unidos.

Las prioridades del secretario de Estado deberían ser defender la soberanía americana, fomentar la libertad económica y restablecer el liderazgo de Estados Unidos en el mundo. El historial de Kerry y su fidelidad a la visión que Obama tiene del mundo nos ofrecen pocas esperanzas de que se atiendan dichas prioridades.


Comparte este artículo: