El Gráfico de la Semana El gasto

En Washington DC siguen hablando sobre cómo evitar el abismo fiscal. El problema es que de lo único que hablan demócratas y republicanos es de subidas de impuestos y límites a las deducciones pero no se habla de lo más importante: Recortar el gasto.

Como muestra El Gráfico de la Semana, el gobierno gasta a manos llenas y para cubrir lo que se gasta, la gente tendría que pagar sumas astronómicas (léase irreales) como, por ejemplo hasta el 246% de lo que ingresa. En otras palabras, si Ud. gana 1,000 dólares, tendría que pagar 2,460 dólares en impuestos para pagar “su parte justa” y cubrir el déficit público. ¿Es eso justo – y realista? Nuestro problema es el gasto que, para poder cubrirse, exige que nos endeudemos cada vez más.

En cuanto a los famosos “ricos” que tendrían que pagar más impuestos para “contribuir su parte justa”, lo que muchos no saben es que entre ellos están los pequeños negocios –el motor de la economía americana– que son los mayores creadores de empleos de la nación. Con semejante desempleo en Estados Unidos, ¿cómo se le puede ocurrir a alguien subir los impuestos? Además, ¿por qué siempre hemos de penalizar a la gente que tiene éxito? Parece que fuera pecado tener un negocio que funciona.

Deberíamos reconducir el diálogo para hacer de la reducción del gasto público la prioridad presupuestaria del gobierno. Pero no apueste que se hará. Las elecciones tienen consecuencias y Estados Unidos está a punto de sentirlas en donde más duele: en el bolsillo.