AGENDA 21: TEORÍA, CONSPIRACIÓN O AMENAZA

[Este es el Artículo más importante que yo e leído en mi vida. Si no tiene tiempo para leerlo, no se preocupe, pronto nadie tendrá tiempo de leer artículos como este. Todos estaremos ocupados buscando comida para sobrevivir, porque el racionamiento de comida ha sido usada por esta ideología por casi 100 años, en mas de 30 países, como táctica para esclavizar a las masas, y de control de alimentos es de lo que se trata este artículo.]

Programa 21(Agenda 21): teoría, conspiración o amenaza.

…Sin los EE.UU. libre, tampoco  habrá un mundo libre!!!!!

La batalla sobre el Programa 21 está haciendo estragos en todas las naciones. Los municipios y ciudades en EE.UU. se han convertido en zonas de guerra, cuando los ciudadanos cuestionan los orígenes de los planes de desarrollo y planificación, y las conexiones que tiene con las Naciones Unidas y se le niega respuesta. ¿Cuál es la verdad? Como yo ayude a iniciar esta controversia, me toca a mí buscar la repuesta.

Los principales puntos de aquellos que niegan cualquier conexión con el Programa 21 son:

  1. Planificación local es una idea local.
  2. Programa 21 no ha sido aprobada por ninguna resolución o tratado. No tiene autoridad legal con ninguna nación   que la obligue a cooperar.
  3. Las Naciones Unidas tampoco tienen la capacidad para actuar.
  4. No tiene ningún ejército ni fuerza alguna en los municipios.
  5. La ONU no tiene ninguna capacidad de ejecución.
  6. Hoy no hay tropas de la ONU “Casco azul” en los Ayuntamientos.
  7. Los planificadores son profesionales honestos que simplemente están tratando para hacer su trabajo, y todas estas protestas están desperdiciando su valioso tiempo.
  8. La principal preocupación del Programa 21 es que estamos dañando el medio ambiente y usando indebidamente los recursos para las generaciones futuras y sólo estamos implementando un plan sensato para preservar y proteger el universo. ¿Qué hay de malo eso?
  9. No hay ninguna agenda oculta.
  10. “Si has leído el Programa 21no podrás encontrar ningún lenguaje amenazante que dice que es un complot global. ¿Por qué tienen tanto miedo?”
  11. Y por supuesto, la mayoría a menudo se pregunta: “Programa 21, ¿qué es eso?”
  12. Y después que orgullosamente afirman sus puntos de vista bien planteados, con arrogancia nos desafían a “responder a estos hechos”.

Bueno, primero tengo algunas preguntas que me gustaría  alguien me conteste. Si algunos de estos  “inocentes” promotores  son miembros del partido comunista, por favor contésteme las preguntas siguientes:

  • Si todo este proyecto no significa nada, por que la ONU gasta millones de dólares para celebrar inmensas reuniones Internacionales a la que asisten cientos de dirigentes, potentados y sumos sacerdotes, con miles de organizaciones no-gubernamentales de diferente descripción, además. ¿De los medios de difusión internacionales, que informan todas las acciones tomadas, lo hacen tan sutil y  sin impacto en la opinión publica mundial?
  • Si todo esto no significa nada, ¿por qué esos mismos representantes de ONG (que son todos oficialmente confirmados por la ONU a fin de participar) pasan meses (a veces años) debatiendo, discutiendo, compilando y redactando los documentos y las políticas a seguir?
  •  Si todos no significa nada, ¿por qué los líderes que representan todas las Naciones del mundo y, con gran fanfarronería, firmar esos documentos y acuerdos?

Una y otra vez somos testigos de estas grandes reuniones internacionales, hemos leído los documentos que se derivan de ellos y cuando cuestionamos su significado o posible impacto sobre nuestra nación, nos encontramos  con un encogimiento desdeñoso y un comentario de “oh, probablemente no tanto…”

¿Realmente? ¿Entonces, por qué? ¿Por qué el despilfarro de dinero, tiempo y energía humana? ¿Podría ser que el único propósito es simplemente darle a los diplomáticos, burócratas de Las Naciones Unidas  de ONG una sensación de propósito en sus vidas sin sentido, o quizás una oportunidad de salir de sus solitarios apartamentos? ¿O, quizás podría ser realmente que estas reuniones y los documentos que producen son exactamente como decimos que son: un plan de políticas, normas, reglamentos, incluso la gobernanza mundial que afectará las vidas, fortunas, propiedades y futuros de cada persona en el Universo? ¿Cuál es? Usted no puede presentar una cosa y hacer otra.

 ¿Por qué nuestro miedo al Programa 21?

Son aquellos que simplemente leen y  analizan rápidamente el Programa 21 los que están desconcertados por nuestra oposición a lo que consideran como un documento inofensivo, no controversial que leen como sugerencias voluntarias para preservar los recursos naturales y protección del medio ambiente. ¿Por qué el miedo? ¿Qué es lo que exactamente nos molesta?

El problema es, que nosotros los que nos oponemos al Programa 21 hemos leído y estudiado mucho todos estos documentos y hemos amarado los puntos sueltos. Muchos de nosotros hemos asistido a las reuniones internacionales, compartiendo codo a codo con los autores y líderes que defienden esas políticas y hemos escuchado sus comentarios internos (no para difusión al público) sobre su verdadero propósito.

Éstos son algunos ejemplos de esas observaciones formuladas por los principales líderes de este movimiento y el verdadero propósito de las políticas que salen de estas reuniones de la ONU:

“No importa si la ciencia del calentamiento global es todo una falsa…el tema ofrece la mayor oportunidad para lograr la justicia y la igualdad en el mundo.”

Christine Stewart (ex Ministro canadiense de medio ambiente)

“El concepto de soberanía nacional ha sido inmutable, de hecho un principio sagrado de las relaciones internacionales. Es un principio que lentamente dará paso a los nuevos imperativos de cooperación ambiental global”. Informe de la Comisión de la ONU sobre el Nuevo Orden  Global.

 “Regionalismo debe ser precedido por globalismo. Prevemos un sistema transparente de un gobierno unilateral aplicado a las comunidades locales, de parte de los Estados individuales, uniones regionales y hasta a través de las propias Naciones Unidas. “Informe de la Comisión de la ONU sobre el Nuevo Orden Global.

Estos tres antemencionadas citaciones (y tenemos mas) afirman que mediante el uso de mentira y retórica para lograr sus objetivos, y que esos objetivos incluyen la eliminación de la soberanía nacional y la creación de un “sistema dictatorial” para la gobernar al Mundo… ¿Nuevamente, estas citas tienen serios significados y propósito: revelan los pensamientos verdaderos de los promotores de estas políticas o ¿estaban simplemente bromeando?

Durante los últimas tres décadas a través de la infraestructura de las Naciones Unidas, ha habido una serie de reuniones, en que cada una ha  producido otro documento con la idea de avanzar y sentar las bases para una economía global centralizada, un sistema judicial, uno militar, y un sistema de comunicaciones, a lo que sólo puede describirse como un gobierno global dictatorial. A través del estudio de estos acontecimientos, hemos llegado a la conclusión de que Programa 21 representa la culminación de todos esos esfuerzos; representa el plan paso a paso de la imposición total de esos objetivos. Aquí es sólo una muestra de estas reuniones y los documentos que producen:

En 1980, Canciller de Alemania Willy Brandt presidió la Comisión sobre el desarrollo internacional. El documento o informe que sale de este esfuerzo, titulado “Norte-Sur: un programa para la supervivencia,” declaró  “desarrollo mundial no es simplemente un proceso económico, implica una profunda transformación completa de la estructura económica y social, no sólo la idea de mejoramiento económico, sino también de mayor dignidad, seguridad, justicia e igualdad…La Comisión se da cuenta de que la humanidad tiene que desarrollar un concepto de una sola comunidad para desarrollar el orden mundial.”

Ese mismo año Sean MacBride, un receptor del Premio Lenin de la paz, a la cabeza de una Comisión de comunicaciones internacionales publicó un informe titulado “Un Mundo, Muchas Voces: hacia un nuevo orden mundial, más justo y más eficiente en información y comunicación.” La Comisión, conformada por el jefe de la Agencia de noticias soviética TASS, cree que “Un Nuevo Orden de Información Mundial” será requisito previo para un Nuevo Orden Económico Mundial. El informe fue un plan para el control de los medios de comunicación a nivel mundial, hasta el punto de sugerir que los periodistas internacionales deben tener licencia.

En 1982, Olof Palme, el hombre que personalmente regresó el socialismo a Suecia, sirvió como Presidente de la Comisión independiente sobre cuestiones de desarme y seguridad. Su informe, titulado “Seguridad Común: un plan para supervivencia,” dijo: “Todos los Países tienen el deber de promover y lograr un desarme general y completo bajo un eficaz control internacional”. El informe sugirió usar el dinero que sea ahorrado por el desarme, que se use para pagar programas sociales. La Comisión también propuso un cambio estratégico de “seguridad colectiva”, como la actual alianzas de la OTAN,  por uno de “seguridad común” a través de las Naciones Unidas.

Finalmente, en 1987, llegó la Comisión más antigua de todas ellas, la Comisión Brundtland sobre medio ambiente y desarrollo. Encabezada por Gro Harlem Brundtland, Vicepresidente del Partido Socialista Mundial, la Comisión introdujo el concepto de “Desarrollo Auto eficiente”.  Donde por primera vez el medio ambiente se vincula a los verdaderos objetivos comunistas de la redistribución de la riqueza a nivel mundial. El informe dice que “la pobreza es la principal causa y efecto de los problemas ambientales en el mundo. Es por lo tanto inútil intentar hacer frente a problemas ambientales sin una perspectiva más amplia que abarque los factores subyacentes de la pobreza mundial y la iniquidad internacional.”

Estas cuatro comisiones que sentaron las bases para un programa de control global con la siguientes agendas: un sistema de difusión controlado podría dictar el flujo de información e ideas y evitar disidencia; un control del desarrollo internacional para administrar y redistribuir la riqueza; un desarme completo pondría la estructura de poder en manos de aquellos con armamentos; incorporando el ecologismo a la pobreza y al desarrollo económico uniría toda la agenda en un nivel de “emergencia internacional”.

 Un mundo, un medio de difusión, una autoridad de desarrollo, una fuente de riqueza, un ejército internacional, construirían una “sociedad justa” con igualdad política y social en lugar de una sociedad libre con el individuo como el único poseedor de los derechos. El siguiente paso será hacer un simple plan de implementación.

Durante la década de 1990, la ONU patrocinó una serie de cumbres y conferencias relacionadas con temas tales como los derechos humanos, los derechos del niño, aborto y esterilización forzados como soluciones para control de la población, y planes para la tributación global a través de la ONU. A lo largo de cada una de estas cumbres, cientos de organizaciones no-gubernamentales (ONG) trabajan ocultamente para escribir todos los  documentos y  políticas relativas a cada una de estas cuestiones, detallando objetivos y procesos y como alcanzarlos. Dichas organizaciones son específicamente confirmadas por las Naciones Unidas a fin de participar en el proceso. La ONU las ve como ” sociedades civiles, representantes no-gubernamentales del pueblo. En definitiva, a los ojos de las Naciones Unidas, las ONG son el “pueblo”.

 ¿Quiénes son ellos? Son grupos de activistas con agendas políticas privadas incluyendo el Environmental Defense Fund, National Audubon Society, The Nature Conservancy, National Wildlife Federation, Zero Population Growth, Planned Parenthood, el Sierra Club, la Asociación Nacional de educación y cientos más. Estos grupos tienen agendas políticas específicas que planean convertirlas en las nuevas leyes del Universo. A través de mucho trabajo en estas conferencias y cumbres internacionales, quieren convertir sus deseados programas en políticas oficiales del Gobierno Mundial.

De hecho, a través de la infraestructura de las Naciones Unidas estas organizaciones no-gubernamentales (ONG) poseen la misma altura e igualdad que funcionarios de los Gobierno miembros, incluidos los Estados Unidos. Una de las operaciones de las Naciones Unidas más poderosos es el programa ambiental (UNEP), creado en 1973 por la Asamblea General de la ONU, el UNEP es el catalizador a través del cual se implementa la Agenda Ambiental Global.

 Prácticamente todos los programas ambientales internacionales y cambios en las políticas que se han producido a nivel mundial en las últimas tres décadas, son el resultado de los esfuerzos del UNEP. Asistiendo y organizando  las reuniones de UNEP, ayudando a escribir e implementar políticas. Junto a estas poderosas Organizaciones no-gubernamentales ONG hay representantes de Gobiernos, incluyendo Estados Unidos, y las agencias federales como el departamento de Estado, Departamento del Interior, Departamento de Agricultura, Agencia de Protección Ambiental, el National Park Service, Servicio Forestal de Estados Unidos y el Fish and Wildlife Service.

Esto es, a continuación, una ojeada de la estructura de poder detrás de la fuerza implantada en Río de Janeiro en 1992, en la Cumbre del Universo patrocinada por la ONU. Aquí, cinco documentos importantes, escritos principalmente por organizaciones no-gubernamentales con la orientación y asistencia de organismos gubernamentales, que fueron presentado al mundo. De hecho, estos documentos finales habían sido primeros redactados y perfeccionados a través de las largas y arduas serie de conferencias internacionales anteriormente mencionadas. Ahora, en Río de Janeiro, estaban listos para ser adoptados como un modelo para lo que sólo podría ser descrito como la transformación de la sociedad humana.

Los cinco documentos son: la “Convención sobre cambio climático,” el precursor al próximo Pro tocólogo Kyoto de cambio climático, adoptado posteriormente en 1997; el “Tratado de la biodiversidad,” que podría sancionar enormes cantidades de tierra fuera de límites para el desarrollo humano; el tercer documento se llamó la “declaración de Río,” que llama para la erradicación de la pobreza en todo el mundo a través de la redistribución de la riqueza; el cuarto documento fue la “Convención Sobre Principios Forestales,” pidiendo a la misión internacional de los bosques del mundo, esencialmente eliminar o regular severamente la industria de la madera; y el quinto documento Programa 21, que contenía el programa completo para la aplicación del desarrollo Programa 21 o auto-suficiente en todo el mundo. El documento de 300 páginas contiene 40 capítulos que abordan prácticamente todas las facetas de la vida humana y contiene, bien detallando cómo debe aplicarse el concepto de desarrollo Programa 21 o auto-eficiente debe ser implementado en todas las agencias y niveles de Gobierno.

¿Qué creen las Naciones Unidas  que ese proceso ocasiona? En 1993, para ayudar a explicar los aspectos trascendentales del plan, la ONU publicó “Programa 21: la estrategia de la Cumbre del Universo para salvar a nuestro planeta.” Así es cómo la ONU describe Programa 21 en ese documento: “Programa 21 propone un conjunto de acciones destinadas a ser aplicadas por cada persona en el mundo…es una llamadas para cambios específicos en las actividades de todas las  personas…Como una eficaz ejecución del Programa 21 requerirá una reorientación profunda de todos los seres humanos, diferente a todos los que el mundo ha experimentado alguna vez.” Nunca he leído una descripción más fuerte y más poderosa de la utilización del poder del Gobierno.

Sin embargo, críticos de nuestros esfuerzos contra el Programa 21 se apresuran a señalar que el Programa 21 es una política de “leyes suaves”, no un tratado que debe ser ratificado por el Senado de Estados Unidos para que se convierta en ley. Por lo que es sólo una sugerencia, nada que hay que temer. Para hacer tal argumento significa que estos críticos han podido seguir dándole vuelta al sistema y aplicando el programa.

Tras  la  aplicación dándole vuelta al sistema

Comenzó cuando, en la Cumbre del Universo, el Presidente George H.W. Bush, junto con 179 otros jefes de Estado firmaron acuerdo con el Programa 21. Un año más tarde, recién elegido Presidente Bill Clinton firmó la orden ejecutiva # 12852 para crear el Consejo Presidencial sobre desarrollo programa21 (PCSD). El Consejo conformado por 12 secretarios de gabinete, altos ejecutivos de negocios y ejecutivos de seis importantes organizaciones ambientales, incluyendo la Nature Conservancy, el Sierra Club, el World Resources Institute y el National Wildlife Federation. Estos fueron todos jugadores en la creación del Programa 21 en el plano internacional – ahora abiertamente sirviendo en la PCSD con la misión específica de ejecución del Programa 21 en la política estadounidense.

 Es interesante observar que en las páginas del informe PCSD titulado “América programa 21: un nuevo consenso para el futuro, cita directamente el informe de la Comisión Brundtland “Nuestro Futuro Común” para una definición del Desarrollo Programa 21. Eso es un programa estadounidense tan atado a la ONU como uno puede suponerse. La PCSD incorporo el concepto de Desarrollo Programa 21 en todas las agencias del Gobierno Federal.

 Una herramienta importante para la aplicación era el enorme poder de subsidios del Gobierno Federal. Se crearon programas de subsidio para cada Agencia como arma tentadora a los Estados y las comunidades locales a aceptar la política de Desarrollo Programa 21-suficiente en los programas locales. De hecho, los grupos Verdes sirvieron a la PCSD, que también participo en escribir la Programa 21 desde su inicio. Sabían perfectamente lo que necesitan para aplicar la política de Desarrollo Programa 21, y ayudaron a crear los programas de subsidio, con acciones concretas que deben adoptarse por las comunidades para asegurar que el dinero sea usado  correctamente y de acuerdo a sus planes. Estas son las “tácticas socialistas” que nosotros nos oponemos. Esos tipos de tácticas hacen los subsidios un arma eficaz para asegurar que la política siga avanzando.

Desde ese punto, estas mismas Organizaciones no-gubernamentales ONG enviaron a sus miembros en las legislaturas estatales a fomentar y aprobar las políticas del programa 21. Ellos han presionado para que produzcan legislaciones para que las comunidades locales implementen los planes de desarrollo integral de los Estados. Una vez que la legislación tenga lugar, la misma ONG (autores del Programa 21) rápidamente se trasladaron a las comunidades locales para ayudar “a” los gobiernos locales cumplir con los mandatos del Estado. Y se comprometieron a ayudar  mostrando a las comunidades cómo adquirir el dinero de los subsidios, asegurándose que llevan las ataduras antes mencionadas.

Se nos ha dicho una y otra vez que dichas políticas son locales, estatales y nacionales, con ninguna conspiración o lazos a las Naciones Unidas. ¿Si? ¿Entonces cómo vamos a explicar este mensaje, tomada del Registro Federal, 24 de agosto de 1998, (volumen 63 y número 163) de un debate sobre el programa de subsidios que el EPA implemento para el Desarrollo Programa 21? Dice, “el programa de subsidios nacionales  para el Desarrollo Programa 21 es también un paso en la implementación de “Programa 21”, a nivel Mundial firmado por los Estados Unidos en la Cumbre del Universo en Río de Janeiro en 1992. Todos estos programas requieren la amplia participación de la comunidad para identificar y abordar las cuestiones ambientales”.

 O consideremos esta cita de un informe por Phil Janik, director operativo del USDA, y el Forest Service, titulado “El Compromiso de la USDA y el Forest Service enfocada a la  sostenibilidad de los bosques” “publicado en “Nuestro Futuro Común” en 1987, la Comisión Brundtland explica que, el medio ambiente es donde todos vivimos; desarrollo es lo que todos estamos intentando mejorar en nuestro ecosistema, en nuestro hábitat”. En definitiva, Janik fue explicando a su público (la sociedad de madereros de Estados Unidos) es donde el servicio forestal estaba consiguiendo su definición del Desarrollo Auto-suficiente: el informe de la Comisión de la ONU sobre la gobernanza Global.

 Mientras tanto, las Organizaciones No-gubernamentales comenzaron a “asociarse” con otras organizaciones gubernamentales como la Conferencia de alcaldes de Estados Unidos, la Asociación Nacional de Gobernadores, la Liga Nacional de Ciudades, la Asociación Nacional de administradores de Condado y a muchas  organizaciones a las que pertenecen representantes electos, asegurando que el mensaje mundial de que el Desarrollo Sostenible debe salir de cada nivel de Gobierno.

 Otro grupo de las Organizaciones No-gubernamentales que ayudó a escribir Programa 21 en la Cumbre del Universo fue un grupo llamado originalmente el Consejo Internacional para las Iniciativas Ambientales y Locales. Ahora solo se llama ICLEI – Gobiernos Locales para la Sostenibilidad. Después de la Cumbre del Universo en 1992, ICLEI define su misión de avanzar en el proceso de los gobiernos locales alrededor del mundo para imponer la política de Desarrollo Sostenible. Ahora esta operando en más de 1.200 ciudades a nivel mundial, incluyendo 600 ciudades estadounidenses, todas las cuales pagan cuotas por el privilegio de trabajar con ICLEI. Como un cáncer, ICLEI comienza a infestar la política del gobierno local, entrenando empleados de la ciudad que piensen solamente en términos de Desarrollo Sostenible y remplazando los manuales  locales con reglamentos, normas y códigos internacionales.

Por lo que es cierto, no hay ninguna tropa gorra azul de las Naciones Unidas ocupando ayuntamientos en América. Si, es verdad que la ONU no tiene capacidad propia para aplicar ninguna ley, ni ningún documento denominado Programa 21. Sin embargo, si tiene su propio ejercito en las personas que las organizaciones no-gubernamentales de la ONU, para  sancionar oficialmente y realizar el trabajo de aprobar. Y así es cómo el Programa 21, una institución  política de la ONU, se ha convertido en una amenaza directa a las comunidades locales de Estados Unidas.

¿Por qué nos oponemos al Programa 21?

Es importante señalar que combatimos el Programa 21 porque nos oponemos a sus políticas y su proceso, no sólo sus orígenes. ¿Por qué debemos verlo como una amenaza? ¿No es sólo un plan para proteger el medio ambiente y detener la expansión y desarrollo incontrolado?

Como Henry Lamb de Freedon 21 nos explica: “una planificación amplia del uso de las tierras para el Desarrollo Programa 21 en los municipios y comunidades, transforma el proceso de decisiones entre el gobierno y los ciudadanos, y transforma también el mercado donde los ciudadanos se tienen que ganar la comida. El principio fundamental donde el gobierno esta facultado por los gobernados es completamente ignorado en el proceso… Naturalmente el próximo paso será que el gobierno dicte el comportamiento de las personas que poseen las tierras controladas por el Gobierno.”

Para aplicar las políticas en los gobiernos locales han sido transformada a un “consejos de accionistas” creada y ejecutada por los mismos autores de la Organización  No-gubernamental del Programa 21. Están ocupados creando una matriz de juntas no elegidas, como un consejo en los gobiernos regionales que usurpan la capacidad de los ciudadanos a tener un impacto sobre las políticas. Es la desaparición de un gobierno representativo. Y los consejos aparecen y crecen a una velocidad diaria.

 

El Desarrollo Sostenible se esta involucrando en todos los aspectos de la sociedad. Aquí son sólo algunos de los programas y temas que pueden ser encontrados en la planificación de Programa 21 y pueden encontrarse fácilmente en los planes de desarrollo “local” de casi todas las comunidades: tierras húmedas, pasadizos,  cobertizos, charcos, callejones y senderos comprendidos como reservas del Ecosistema; vías verdes, huella de carbono, asociaciones, preservaciones, uso de la tierra, protección del medio ambiente, desarrollo, diversidad, visión, tierras baldías, áreas de patrimonio y planificación integral. Cada uno de estos programas aumenta el control del Gobierno sobre los ciudadanos; tierras restringidas y las restricciones de energía y agua en nuestra propia propiedad. Cuando escuchamos estos términos sabemos que esas políticas se originaron con el Programa 21, independientemente de la ruta directa o indirecta que se tardó en llegar a nuestra comunidad.

Los consejos del Desarrollo Sostenible están regulando las acciones humanas cerca de cada arroyito, corriente, río o lago. Están colocando Metros en los pozos. Otro consejo  de acción se especializa en controlar el tamaño de los hogares, si poda o elimina árboles, controlan incluso el color que puede pintar su casa o la altura de la hierba. El consejo de preservación histórica controla el desarrollo en las zonas viejas del centro de las ciudades, impidiendo las ampliaciones y construcciones nuevas.

 Los gobiernos regionales son manejados por la Organización No-gubernamental ONG y por un consejo de reserva para satisfacer y quedar bien con unos burócratas cooptados. Estos son dirigidos por consejos no elegidos, sino designados que no tienen que responder a la opinión pública. En resumen, estos funcionarios no elegidos son unas figuras decorativas para aprobar y sellar oficialmente como “homologación” a la burocracia regional.

 Pero el programa esbozado en Programa 21 y por sus proponentes es una amenaza mucho más grande que la simple planificación del uso de la tierra. Ellos abiertamente planean una reducción masiva de la población humana. Algunos realmente proponen una reducción de un 85% de los habitantes, como único medio de “salvar el Planeta”. David Brower del Club Sierra, dijo, “La procreación debe ser un delitos castigables en contra la sociedad, al menos que los padres tengan una licencia del Gobierno”. La evaluación de la biodiversidad de la ONU, dice, “una estimación razonable para la sociedad global e industrializada, en el presente material norteamericano de estándar de vida sería 1.000 millones de habitantes”.

¿También abiertamente propugnan la destrucción de la sociedad moderna como Maurice Strong, el jefe de la Cumbre del Universo, dijo, “no es la única esperanza para el planeta que las Naciones industriales colapsen? ¿Es nuestra responsabilidad el lograrlo?

Este problema entonces no es acerca de la simple protección del medio ambiente y planificación moderna. Se trata de una completa reestructuración de nuestra sociedad, nuestros valores y nuestra forma de vida. Utilizan como su modelo urgente basado en el calentamiento global y cambio climático, afirmando que no es necesario para el debate sobre estas cuestiones graves. Aún la ciencia está mostrando más y más pruebas de que no hay ningún calentamiento artificial. ¿Nos vamos a destruir completamente nuestra sociedad basadas en un fundamento tan inconsistente?

Y eso es justo lo que los defensores se apresuran a hacer.

Barack Obama ha emitido una serie de órdenes ejecutivas para eludir el proceso del Congreso y dictar la política del Programa 21. En 2011 Obama ha emitido la orden EO # 13575 creando el Consejo Rural de la Casa Blanca. Incorpora a esa política 25 secretarios de gabinete para implementar la aplicación masiva de la política que vigilen todas las decisiones en la agricultura donde controlan prácticamente todas las decisiones para la producción de alimentos. Es un gran asalto sobre la producción agrícola estadounidense que pretende imponer la política del programa 21 en todas las prácticas agrícolas. En verdad sólo dará lugar a la escasez de alimentos y precios más altos algo que los agricultores tienen la capacidad de tomar esa decisión sin la aprobación de 25 agencias de Gobierno, trabajando en propósitos contradictorios y provocando el caos en la producción agrícola.

En Mayo 1, 2012, Obama emitió la orden presidencial EO # 13609, dictando que el Gobierno debe imponer la coordinación de la política de reglamentación internacional. Esas políticas reguladoras internacionales son manejadas por las Naciones Unidas y la traducción básica significa la aplicación de la política de Desarrollo Programa 21.

 Pero siguen recalcando y sosteniendo que no tenemos nada que temer y que sigue siendo una decisión libre y voluntaria de los gobiernos locales imponer su cumplimiento: nada que temer, pero nosotros sabemos que nuestros temores son reales, como son las políticas del Programa 21 quien implantara y tomara las decisiones. Si lo que ellos alegan fuera cierto, porque todo es acerca de cambiar lo establecido. En junio del 15 al 23, las fuerzas internacionales están convergiendo nuevamente en Rio, lo que llaman Rio+20, con la intención  es completar la obra que comenzaron en 1992.

 Se abogara por un tratado de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo del Programa 21 o Auto-eficiencia. Si este tratado se llegara a aprobar por el Senado y firmado por la administración de Obama, eso eliminará cualquier ambigüedad acerca de dónde proviene esta política. Por otra parte, documentos producidos hasta el momento de la llamada Cumbre Rio+20 aboga por un Consejo Mundial, nuevas agencias de la ONU, presupuestos, competencias y “genuinas acciones globales” donde cada nación garantice la “justicia social”, la erradicación de la pobreza, la protección del clima, la biodiversidad, “crecimiento verde” y poner fin a “las modalidades insostenibles de consumo”.

 Una vez más, miles de organizaciones No-gubernamentales, diplomáticos y líderes mundiales pasarán mucho tiempo y dinero en los esfuerzos de Rio + 20. ¿Es todo sólo por diversión, o lo hace por un propósito con malas y fuertes consecuencias para nuestra forma de vida? El hecho es que luchamos contra Programa 21 porque es omnicomprensiva, diseñado para cambiar literalmente todos los aspectos de nuestras vidas. Esto es así porque quienes promueven la Programa 21 creen que debemos cambiar el mundo actual, respecto a nuestro comportamiento, nuestra forma de hacer las cosas cotidianas y aún nuestro sistema de creencias, a fin de transformar drásticamente la sociedad humana en una sociedad Auto-eficiente”.

Quienes nos oponemos a ello no creemos que el mundo está en tal situación de emergencia extrema para destruir la civilización actual y probada por mas de 200 años, por una que nos traerá una vida de supervivencia, hambre y regulaciones. Cambiar un mundo que nos dio viviendas, salud, alimentos e incluso lujo. Pero los promotores del Desarrollo Sostenible literalmente esperan volver nuestra civilización a los días de la mera supervivencia, por eso decimos no. ¿Por qué hacerlo? Si hasta ahora todo lo que hemos vista ha sido engaños, en la  promoción del argumento del calentamiento global.

Creemos que los mercados libres y las sociedades libres, donde las personas toman sus propias decisiones, viven y desarrollan sus propios bienes. No estamos en contra de un camino de protección del medio ambiente a través del sector privado con participación limitada del  Gobierno. Quienes promueven el Programa 21 no creen en esos ideales. Por eso nunca estaremos de acuerdo en el camino hacia el futuro. Y nuestra lucha es precisamente eso: un choque de filosofía donde no exista flexibilidad cuando estemos hablando de nuestra libertad y bienestar.

 Estados Unidos nunca ha sido parte de un sistema donde las leyes y procedimientos no sean elegidos por el pueblo. Somos una nación basada en leyes que fueron diseñadas para proteger nuestros derechos, los derechos de propiedad y de un gobierno que respete nuestra soberanía. Nosotros rotundamente nos oponemos a las políticas de Auto-eficiencia del Programa 21 porque casualmente representa una tipo de gobierno con políticas completamente opuestas a las nuestras.  

Traducido por Julio M. Lara autor de “American Apocalypse”