October 30, 2014

EL SERVICIO INDISCRETO

Acá en los Estados Unidos, la noticia principal de la Cumbre de Las Américas en Cartagena no tendrá nada que ver con Cuba, Chávez o Evo; nada que ver con el liderazgo emergente del anfitrión, el Presidente Juan Manuel Santos, o de los reclamos que los líderes de América Latina  presenten al Presidente Barack Obama.  Para cuando concluya la Cumbre, la comidilla local será el escándalo desatado por la conducta indecorosa de una presunta docena de agentes del Servicio Secreto.

Informa el Washington Post:

Edwin Donovan, portavoz de la agencia, dijo que un número no específico de agentes dueron devueltos y reemplazados con otros, enfatizando que la seguridad de Obama no había sido vulnerada por el cambio.  Obama llegó a Cartagena el viernes por la tarde para la Cumbre de las Américas, un encuentro de 33 de los 35 líderes del hemisferio para discutir política económica y comercio.

Donovan se negó a divulgar detalles de la naturaleza de la presunta conducta impropia.  Pero Jon Adler, presidente de la Asociación de Agentes Federales del Orden Público, dijo que las acusaciones tratan la participación de al menos un agente con prostitutas en Cartagena.

Fuí militar, por tanto, me tomo estas cosas en serio.  La tarea de proteger al Presidente de los Estados Unidos es una que requiere el mayor nivel de profesionalismo, seriedad, entrega, dedicación, y compromiso.  En particular durante una cumbre en suelo ajeno a la que acudirán otros Jefes de Estado…treinta y tres Jefes de Estado con sus comitivas de seguridad, sus séquitos, su staff, sus respectivos cuerpos de prensa, y los enredos logísticos que todo eso conlleva.  No creo que esté fuera de base en decir que ése no es el momento más indicado para ponerse a jugar con el talento costeño, “cumbre sexual” o no.

Si siguen el link, verán que hay antecedentes de indiscreciones con los agentes del Servicio Secreto.  No es que se pida un regreso a la dureza de los días de Roma, pero el caso sí amerita escrutinio.

Editor note: Fue esto una trampa?

 

 

Share Article