July 20, 2018

Islam, Violencia, Eurabia.

Hay una pléyade de intelectuales musulmanes que predicen que Occidente en general y Europa en particular devendrán musulmanes por el descenso demográfico de los cristianos nativos europeos y su infertilidad frente a la gran tasa de natalidad de las musulmanas; porque Occidente no tiene otra alternativa religiosa que el Islam por haber “agotado” todas las formas de cristianismo al ser derrotado por el ateísmo, agnosticismo, laicismo; por la dawa -la prédica musulmana-; y por las migraciones masivas del mundo musulmán al Viejo Continente que se están dando y las que vendrán. [1]

A la par que se incrementa el Islam y el salafismo y el chiísmo, los estados europeos van perdiendo el control sobre las zonas “no-go”, áreas en las que la ley es la Sharía -la ley islámica-; y a los cuerpos de seguridad y ejércitos ni se les ve ni se les espera, por que los gobernantes no se atreven a imponer el respeto al derecho y la ley del estado. El número de “zonas no go”, va in crescendo de manera alarmante, y los gobiernos de Francia –en cuyo territorio hay más de 1.500 áreas no-go, o “áreas sensitivas”- [2], el Reino Unido, Suecia, Alemania, Bélgica, Holanda, Dinamarca, etc. no saben cómo actuar. [3]

Debido a ello ha aumentando espectacularmente las violaciones de mujeres y los crímenes perpetrados por salafistas que viven en estas zonas no-go y en el resto del territorio.

Un informe de la Oficina Federal de la Policía Criminal de Alemania (BKA) muestra que diariamente más de un centenar (107) de ciudadanos alemanes son víctimas de delitos cometidos por musulmanes. Según el estudio BKA, 39.096 víctimas alemanas de la delincuencia inmigrante (musulmana) se registraron en 2017, un nuevo récord. El número es 23.7 por ciento más alto que en el año anterior (31.597), y la tendencia está en aumento. [4]

Las autoridades de diversos países europeos en general, y Alemania en particular, afirmaron reiteradamente que la gran afluencia de inmigrantes musulmanes serviría para paliar el descenso demográfico y que serían un gran aporte para la economía, pero todo ello dista de ser real. Todo ello fruto de la más pura fantasía.

En contraste con lo que se dijo, los inmigrantes están lejos de ser económicamente beneficiosos para la sociedad. La investigación realizada por el matemático Jan van Beek muestra que admitir a solicitantes de asilo no occidentales (musulmanes) en el país resulta en altos costos netos para la sociedad holandesa, informa WNL. El cálculo de Van Beek muestra que mientras el solicitante promedio de asilo no occidental cuesta 250.000 euros durante su vida, los costos se vuelven más altos por la reunificación familiar y la obtención de hijos.

El resultado es que solo un solicitante de asilo podría costarle a la sociedad holandesa no 250.000 sino 4 x 250.000; porque la reunificación familiar y los niños deben ser incorporados en los costos para la sociedad también. [5]

RAND Corporation for the European Parliamentary Research Service (EPRS)  ha informado que la Unión Europea ha reconocido –finalmente- que el terrorismo yihadista le ha costado a la economía cientos de miles de millones de euros. Desde 2004, el terrorismo le ha costado a la Unión Europea alrededor de 185 mil millones de € en el Producto Interno Bruto (PIB) y alrededor de  5.6 mil millones de € en vidas perdidas, heridos y daños a las infraestructuras. El terrorismo también perjudica el comercio, la inversión extranjera directa y el turismo (con consecuencias inmediatas pero a menudo de corta duración en este último aspecto), así como el transporte.

El informe concluye que casi todas las muertes y lesiones relacionadas con el terrorismo dentro de la Unión Europea en los últimos años han sido cometidas por musulmanes que practican el salafismo y yihadismo, también cita la conclusión de Europol del año pasado de que “una gama de amenazas terroristas de naturaleza yihadista violenta plantea una gran amenaza terrorista para la Unión Europea”  y que tales amenazas “continúan aumentando”, en consonancia y paralelamente con la creciente migración de los musulmanes a la Unión Europea.

Lejos de ser vago o políticamente correcto sobre este tema, Europol es inequívocamente claro con respecto a la amenaza de seguridad de la inmigración musulmana sin restricciones: “Los flujos migratorios son relevantes para la amenaza terrorista, con flujos migratorios irregulares explotados para despachar clandestinamente a terroristas a Europa.” [6]

Todo ello sin contar los costes extras destinados a la seguridad y anti terrorismo. Un análisis realizado por la Heritage Foundation ha informado que solicitantes musulmanes de asilo participaron en 32 de los 194 complots islamistas que se han perpetrado en Europa en los últimos cuatro años, lo que ha provocado 357 muertes y 1.678 heridos. [7]

Lo que se teme que será aún peor en los próximos años al estar entrando yihadistas entre los migrantes económicos, que aparentan ser refugiados políticos, y entre ellos, hay  niños “soldados” del Califato Islámico. [8]

Todos los asesinatos y agresiones contra los no-musulmanes (judíos, cristianos) y musulmanes que no se comportan “como Alá manda” efectuados por los yihadistas tienen la bendición coránica como “bien” explican la gran mayoría de imames y líderes religiosos del Islam que viven en Europa. [9]

Pedro Sánchez, el presidente del nuevo gobierno español socialista es aplaudido por la Canciller de Alemania, Angela Merkel, y por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y calificado de “buen chico”- epíteto que se les da a los no inteligentes pero si obedientes- por confundir bondad con buenismo, caridad con idiotez, solidaridad con sumisión, justicia social con despilfarro, al aceptar recibir más pretendidos refugiados, que en su gran y absoluta mayoría son migrantes económicos, lo que está causando un gran rechazo en otros países por los problemas que ello está generando, conflictos de orden público y económicos.

Si todo ello sigue así, y no se revierte la situación, Europa será Eurabia.

Fuente: Grupo de Estudios Estratégicos