El índice de desempleo de los Estados Unidos se mantuvo estable en 4,1% por cuarto mes consecutivo en enero. Se crearon 200.000 nuevos empleos, informó hoy el Gobierno.

Este dato de desempleo, que es el nivel más bajo desde el año 2000, refuerza la idea de que la economía estadounidense se estabiliza en cuotas de pleno empleo, gracias a la creciente demanda en el sector inmobiliario y al repunte de la inversión de capital.

Además, los 200.000 nuevos empleos creados en el primer mes del año 2018 suponen una notable mejora en relación con diciembre, cuando se crearon 161.000 puestos de trabajo, según la cifra revisada y divulgada hoy por el Departamento de Trabajo.

El crecimiento en la creación de empleo superó las expectativas de los analistas, que habían pronosticado que la economía estadounidense generaría una cifra de alrededor de 177.000.

En los últimos tres meses, EEUU creó un promedio de 192.000 nuevos empleos, una media superior al promedio que se registró en el conjunto de 2017, que fue de 181.000.

El salario promedio por hora se incrementó también en 9 centavos (un 0,3%) con respecto a diciembre y quedó en 26,74 dólares, un incremento que situó el aumento anual en 2,9%, marcando el nivel más alto desde junio de 2009.

Habitualmente, en los años de bonanza económica los salarios crecen entre un 3% y un 4% anual.

En cuanto a la tasa de participación ciudadana en la fuerza laboral, que refleja el número de personas en edad de trabajar que buscan activamente empleo, quedó en el 62,7%, prácticamente estable respecto al mes precedente.

Por sectores, la construcción agregó 36.000 empleos, la restauración contrató a 31.000 nuevos trabajadores, la salud aumentó las nóminas en 21.000 y la industria manufacturera aumentó en 15.000 puestos.

Según los expertos, es probable que la tasa de desempleo caiga por debajo del 4% en los próximos meses por primera vez desde el 2000 gracias al estímulo que debe suponer este año la reforma fiscal del presidente estadounidense, Donald Trump.

(Con información de EFE)