January 22, 2018

CUBA: PERVERSA FORMA DE CELEBRAR LOS DERECHOS HUMANOS

Damas de Blanco con carteles de parientes encarcelados o desaparecidos por el régimen comunista cubamo

Los cubanos conocemos por experiencia práctica de las violaciones a las libertades cívico-políticas y económicas de nuestro pueblo.

Este diez de diciembre se conmemoró el sexagésimo noveno aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DDHH). La humanidad se goza en que los derechos humanos fundamentales hayan sido recogidos en una declaración de Naciones Unidas. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos nacionales no cumplen con estas propuestas básicas para la felicidad de sus ciudadanos.

Gracias a personas o instituciones amantes de la libertad y la democracia que monitorean estas categorías para beneficios de la humanidad, podemos conocer las diferentes situaciones violatorias en todos los países. Estas son algunas clasificaciones de organizaciones: Libertad en el Mundo, Freedom House; Índice de Libertad Humana, Instituto Cato; Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, Reportero Sin Frontera; Índice de Democracia, The Economist; Lista Mundial de la Persecución, Puertas Abiertas; Reporte Mundial, Human Rights Watch; los Reportes de Amnistía Internacional; y el Índice Libertad Económica, The Heritage Foundation.

Todos los seres humanos poseen dignidad: proceso intrínseco de su propia personalidad humana. Estos valores esenciales no pueden ser violentados bajo ninguna circunstancia; incluso, aunque el país esté en estado de guerra. Estas libertades fundamentales son: La libertad de expresión, de prensa, de reunión, de asociación pacífica, religiosa, juicio justo e imparcial y su debido proceso.

Esas organizaciones no gubernamentales (ONG) son un bastión para esas libertades y la democracia en el mundo. Sus obras dan a conocer las violaciones flagrantes, sistemáticas y contínuas de los valores humanos y frenan el autoritarismo innato y exceso de poder del Estado. Veamos el importante trabajo de algunas ONG, como Freedom House, Reportero Sin Frontera y el Instituto Cato.

Freedom House, en su reporte anual 2017, expone el menoscabo de los derechos políticos y de las libertades civiles en el mundo. La institución clasifica a los países en “libres”, “parcialmente libres” y “no libres” de acuerdo con una serie de parámetros indispensables para una sociedad armónica en el desarrollo de la persona. Entre ellas tenemos la libertad de expresión y credo, justicia, grado de autonomía personal, procesos electorales y la existencia de pluralismo político. Freedom House considera a Cuba castrista un país “no libre”.

Reportero Sin Frontera (RSF) comprobó que la libertad de prensa continúa deteriorándose en el mundo; pero lo más significativo fue que en algunos países democráticos la presa libre se debilitó. En la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de 2017, Corea del Norte ocupó el último puesto, 180. Entre los diez últimos se encontraban China (176), Vietnam (175) y Cuba (173), último de las Américas. Sin embargo países vecinos de Cuba, como Jamaica (8) y Costa Rica (6) están entre los diez primero lugares de la lista de RSF. Aunque Cuba comunista autorizó la permanencia de los medios de comunicación extranjeros en su territorio, estos están bajo extrema vigilancia y control. Los periodistas independientes cubanos son reprimidos y encarcelados; y la población cubana está desinformada e influenciada por el terror estatal. Por eso, el régimen de Castro es un predador de la libertad de prensa.

Instituto Cato, confecciona el Índice de Libertad Humana donde estudia la libertad personal y la libertad económica. Dentro de ellas valora los siguientes aspectos: el Estado de derecho, la seguridad, religión, asociación y sociedad civil, expresión e información, movimiento. Además, el sistema legal y protección del derecho a la propiedad, tamaño del gobierno, buenas finanzas, libre mercado, regulación del mercado de crédito, laboral y los negocios. En el 2016 Chile (29º) fue el país más libre de América Latina y Venezuela (154º) el menos libre de la región. Cuba no se pudo valorar debido a la falta de datos confiables. Por supuesto, Cuba autocrática como maestra de Venezuela madurista debe ocupar el final de la lista.

Los cubanos conocemos por experiencia práctica de las violaciones a las libertades civico-políticas y económicas de nuestro pueblo. Que no solo es el Gobierno cubano quien viola los derechos humanos de sus ciudadanos sino que la institucionalización de la dictadura hace de su Constitución (1976) el elemento violador de la dignidad humana.

Cuba es una sociedad de miedo, miseria y falta de libertades. Ante tantos sufrimientos decidimos alzar nuestras voces para no ser cómplices de esas injusticias y buscarles una solución civilizada y con prontitud. Por eso creamos el Proyecto Emilia, el cual considera a la Constitución comunista violadora de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Pactos de Derechos Humanos Civiles y Políticos de la Naciones Unidas.

Les recordamos a los cabecillas del régimen socialista y acólito el Artículo 30 de la DUDH: “Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”. Cuba debe ser libre viviendo en estos fundamentos de libertad.

Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Presidente del Proyecto Emilia

Medalla Presidencial de la Libertad

Fuente: La Nueva Nación