July 21, 2018

La Economía De EEUU: Los Primeros 11 Meses De Trump Y Obama.

Cuando Barack Obama asumió la presidencia de Estados Unidos el año 2008, el país enfrentaba serios desafíos económicos. El nuevo presidente prometió mejorar el curso de la economía. El plan de Obama incluyó aumento de las regulaciones, más impuestos y la implementación de rescates económicos.

Las medidas económicas de Obama no produjeron los resultados deseados. Casi un año después el índice de desempleo alcanzó el 9.9% y el país perdió 4.8 millones de trabajos. Durante los ocho años de la administración Obama, el Producto Interno Bruto nunca superó el 3%. El presidente hizo eco de los resultados negativos y dijo “los trabajos no están regresando”.

En contraste, los parámetros económicos de la administración Trump son totalmente diferentes. La tasa de desempleo actual es 4.1%, la más baja en los últimos 17 años. La tasa de desempleo de los hispanos cayó al 4.7%, el nivel más bajo en los últimos 44 años. Para los negros el índice de desempleo bajó al 7.3%, el nivel más bajo en 17 años.

Por otro lado, el Producto Interno Bruto ha superado el 3% por varios meses consecutivos. En noviembre el crecimiento económico  superó las expectativas y los empleadores agregaron 228.000 trabajos.

El aumento de los empleos se ha reportado en diferentes niveles, especialmente en la construcción y la industria manufacturera. Asimismo, grandes empresas como Apple y Amazonas reportaron ganancias sólidas durante el presente año.

Al momento de escribir este artículo, la confianza del consumidor alcanzó el nivel más alto desde el año 2000. Durante los feriados actuales los estadounidenses compraron más productos que en los años previos. Según Jack Kleinhenz, el jefe de economía del National Retail Federation, las compras en el 2017 han sido las mejores en los últimos años.

La mayoría de los analistas sospechan que la economía en Estados Unidos es robusta y crecerá aún más el próximo año.

Algo más, durante su reciente visita a China, Vietnam y Corea del Sur, Trump logró acuerdos comerciales por 270 billones de dólares. Estos acuerdos beneficiarán a las compañías, dueños de negocios y empleados estadounidenses.

El presidente Trump y el presidente de China Xi Jinping

El efecto positivo en la economía durante el primer año de la administración Trump se reflejó claramente en los reportes de La Bolsa de Valores. Desde que Donald Trump asumió la presidencia el Mercado ha ganado más de 500 trillones de dólares.

En menos de un año Trump rompió el récord de La Bolsa de Valores. Donald Trump es el presidente que ha logrado los índices de crecimiento más altos en la historia del Mercado americano.

Hace pocos días el promedio industrial Dow Jones informó algo nunca visto en sus 121 años de historia. El promedio de 30 acciones alcanzó más de 5.000 puntos en un año, la mayor ganancia anual reportada.

Otra noticia escasamente cubierta por la prensa liberal es la decisión de Trump de donar su salario. El salario del presidente es $400.000 al año. El dinero irá al Departamento del Interior y será utilizado en reparación y construcción de cementerios para las Fuerzas Armadas.

El presidente Trump también prometió reducir los impuestos. Al respecto, el Senado y la Camara de Representantes, dominados por los republicanos, acordaron implementar un plan de reforma tributaria que disminuya la carga impositiva en 1.5 trillones de dólares. La reforma recortará los impuestos a las empresas, los propietarios de negocios y la clase media. Si es aprobada por la Cámara y el Senado, la reforma fiscal será el recorte más grande de impuestos en las últimas 3 décadas. Según Trump, es uno de los grandes “regalos de Navidad” para la clase media.

Las medidas del presidente Trump también han influenciado positivamente el déficit comercial de Estados Unidos. Según un reporte reciente del Departamwento del Comercio, el déficit en la cuenta corriente comercial cayó a su nivel más bajo en 3 años.

Desafortunadamente, los medios pro-demócratas continúan ignorando los logros económicos del presidente Trump. Contrario a las predicciones liberales, la economía de Estados Unidos se ha fortalecido significativamente durante el primer año de la administración Trump. El presidente merece reconocimiento; sin embargo, los demócratas han decidido guardar silencio.