December 15, 2017

Trump, Obama Y Los Subsidios De ObamaCare.

Recientemente, Donald Trump decidió suspender los subsidios de ObamaCare. Bajo la nueva medida, las compañías de seguros de salud dejarán de recibir billones de dólares del gobierno federal. Según la administración, el Departamento de Justicia suspendió el pago de los subsidios por considerarlo ilegal.

La medida del presidente desencadenó protestas en medios demócratas y liberales. Además, 18 estados decidieron enjuiciar a la administración. Trump fue acusado de cometer un acto ilegal, inhumano e irresponsable.

Desafortunadamente, los medios opositores al gobierno omitieron importante información sobre la medida del presidente. Revisemos algunos hechos.

¿Que son los subsidios de ObamaCare? En esencia, los subsidios son rescates económicos creados durante la administración de Barack Obama. El presidente decidió distribuir cada año billones de dólares a las compañías de seguros de salud. Aparentemente el dinero fue asignado para cubrir los gastos de salud impuestos por ObamaCare.

De acuerdo a los subsidios creados por Barack Obama, las compañías de seguros de salud deben recibir 7 billones de dólares este año y 10 billones de dólares el 2018. Contrario a lo que algunos piensan, el rescate económico de las compañías de seguros es cubierto con los impuestos de los contribuyentes.

En Estados Unidos, la única rama del gobierno autorizada para aprobar la implementación de los subsidios es el congreso. A pesar de las limitaciones impuestas por la Constitución, Barack Obama decidió crear los subsidios de salud unilateralmente.

La medida del presidente Obama provocó la reacción de la Cámara de Representantes, dominada en esa época por los Republicanos. La Cámara enjuició a la administración Obama.

El 2016 una Corte Federal concluyó que Barack Obama violó la Constitución al reescribir la ley sin la participación del Congreso. La juez Rosemary Collyer afirmó que  no se puede disponer del dinero público sin la autorización del Congreso. Algo más, los subsidios nunca fueron autorizados bajo la ley de ObamaCare. La Corte declaró que los subsidios eran ilegales, pero permitió a la administración Obama continuar los pagos mientras La Casa Blanca decidía apelar el caso. Bajo estas circunstancias el presidente Trump heredó el problema de los subsidios de ObamaCare.

Hace poco, Jonathan Turley, un abogado constitucionalista de la Universidad de George Washington, reiteró que la implementación de los subsidios de salud por el presidente Obama fue inconstitucional. Según Turley, Barack Obama no sólo violó el artículo uno de la Constitución, pero también la Ley de Salud que él ayudó a crear.

Según un comunicado de La Casa Blanca, el rescate económico de las compañías de seguros a través de pagos ilegales es un ejemplo de cómo la administración anterior “abusó los dólares de los contribuyentes”.

Ciertos analistas consideran que el pago de los subsidios es un gasto controversial por dos motivos: el alto costo de las primas y las opciones limitadas de ObamaCare.

Según la Oficina del Presupuesto del Congreso (CBO por sus siglas en Inglés), la suspensión de los subsidios aumentará el costo de las primas en un 20%; lo cuál agravará aún más los servicios de ObamaCare. El informe del CBO exacerbó el criticismo de los demócratas hacia la administración Trump.

Por su parte, el presidente Trump considera que ObamaCare ha causado más daños que beneficios; por lo tanto, debe ser abolido.

El mismo día que Donald Trump suspendió los subsidios de Obamacare, el presidente firmó una orden ejecutiva destinada a disminuir los precios de las primas y aumentar las opciones de los seguros de salud.

La suspensión de los subsidios y la reciente orden ejecutiva constituyen las medidas más agresivas que el presidente Trump ha tomado para reemplazar ObamaCare. En las circunstancias actuales, será muy difícil, sino imposible, que ObamaCare sobreviva. El presidente lo sabe; en abril Trump dijo: “Obamacare está muerto el siguiente mes si no recibe ese dinero”.

Las acciones de Trump han revelado la determinación del presidente para reemplazar ObamaCare con un plan que sea más asequible, más barato y de mejor calidad.

El presidente Trump parece haber encontrado la estrategia necesaria para desmantelar ObamaCare; bajo el amparo de la ley y sin la ayuda del Senado.