December 18, 2017

El ISIS Se Tambalea Pero Sigue Siendo Una Amenaza Letal.

Eyal Zisser, vicerrector de la Universidad de Tel Aviv, da cuenta de la debilidad del califato terrorista a raíz de sus continuas derrotas en Siria e Irak. No obstante, advierte de que el radicalismo islamista va a seguir siendo una amenaza para Oriente Medio y las sociedades occidentales.

El ataque terrorista del Estado Islámico en Londres se produjo inmediatamente después de las duras derrotas [de la organización terrorista] en sus feudos de Siria e Irak. El sueño [del EI] de establecer un califato islámico está a punto de desmoronarse, con la inminente caída de sus centros de gobierno en Mosul (Irak) y Raqa (Siria), que opera como su capital. La organización ya ha perdido casi la mitad del territorio que tenía en su poder y las señales lanzadas por la nueva Administración en Washington apuntan a la voluntad, incluso a la determinación del presidente de EEUU, Donald Trump, de enviar tropas a luchar (…) de manera decisiva.

Lo que es necesario entender, sin embargo, es que la derrota del Estado Islámico y la caída del país que ha creado en Oriente Medio no será el fin de la historia, ni para la organización misma ni, ciertamente, para la ideología que esgrime. Debemos tener en cuenta que el Estado Islámico es antes que nada una ideología extremista, que goza del apoyo de poblaciones locales en Oriente Medio y de comunidades musulmanas en todo el mundo.

Las oleadas de terrorismo, por tanto, seguirán golpeando a Europa, a pesar de todos los esfuerzos para detenerlas y de los éxitos militares contra los líderes y comandantes del Estado Islámico en Siria e Irak. Sin embargo, la lucha debe seguir siendo implacable, ya que esa es la naturaleza de la guerra contra el terrorismo. Es la única manera de asegurar que en Europa se lleve una vida normal. Como enseña la experiencia israelí, esta debe ser la meta, incluso a sabiendas que el terrorismo no ha sido completamente derrotado.