December 18, 2017

La Resistencia Contra Trump Vs. La Resistencia Contra Maduro.

Estados Unidos es un país capitalista con un gobierno elegido democráticamente. Venezuela es un país socialista con un régimen dictatorial. A pesar de estas diferencias, los presidentes de ambas naciones enfrentan fuerte oposición. Interesantemente, las fuerzas opositoras en los dos países se han autodenominado “La Resistencia”.

El movimiento de “Resistencia” a los gobiernos de Donald Trump y Nicolás Maduro tiene algo en común: está formado principalmente por jóvenes y estudiantes. En múltiples ocasiones, miles de jóvenes han marchado en las ciudades de Estados Unidos y Venezuela protestando en contra de sus gobiernos.

La oposición a Trump y Maduro no tiene paralelos comparada con previos mandatarios. Este fenómeno político es único en la historia de ambos países. Cualquiera podría pensar que la circunstancias económicas y sociales en los dos países son similares y que éstas circunstancias son responsables del descontento y la resistencia de los jóvenes. ¿Es éste el caso?… la respuesta es NO. La participación de los jóvenes es la única similitud que comparten los dos movimientos de resistencia.

Para entender la rebelión de la juventud contra Donald Trump y Nicolás Maduro debemos contestar dos preguntas:

1. ¿Qué motiva a los jóvenes venezolanos y estadounidenses a protestar en contra de sus respectivos gobiernos?

2. ¿Cuáles son las fuerzas políticas detrás de la resistencia?

El caso de Venezuela

Venezuela es una nación en pánico y caos. Desde la llegada del Socialismo-Marxismo con Hugo Chávez, el país sufre una crisis económica y humanitaria jamás vista. Los venezolanos carecen de servicios básicos. El crimen, el hambre y el desempleo son parte del orden socialista impuesto al país por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro.

El abuso del poder, la falta de libertades y el encarcelamiento de los opositores políticos es el modus operandi de Maduro. Miles de venezolanos han escapado del país, han sido arrestados o han desaparecido. Algo más, el país se ha convertido en una colonia del régimen comunista cubano. En Venezuela los cubanos están infiltrados en los ministerios del Estado, posiciones importantes del gobierno y las Fuerzas Armadas. Agentes paramilitares de Cuba reprimen, arrestan y asesinan a jóvenes manifestantes.

Protestas en contra de Nicolás Maduro

Venezuela era una nación rica, próspera y con alto nivel de educación. Desafortunadamente, el socialismo de Chávez y Maduro han convertido a la cuna de Simón Bolívar en uno de los peores países para vivir. Según un reporte de Forbes publicado en el 2015 , Venezuela tiene la peor economía del mundo. El mismo informe indicó que el país tenía una deuda de 11 billones de dólares. Otro reporte del Fondo Monetario Internacional informó que Venezuela adquirió en el 2016 la peor inflación en la historia del país. No es sorpresa que actualmente Caracas sea considerada una de las ciudades más peligrosas del mundo.

Bajo éstas circunstancias los jóvenes venezolanos se lanzan a las calles y arriesgan sus vidas en protesta a la tiranía y opresión del dictador Maduro. La juventud en Venezuela lucha por la libertad, el respeto a los derechos humanos y la restitución de los valores democráticos. Detrás de ellos está un pueblo que clama justicia y rechaza al socialismo. Esta es la “Resistencia” contra Nicolás Maduro.

El caso de Estados Unidos

Donald Trump es la antítesis de Nicolás Maduro. Trump es uno de los empresarios más exitosos del mundo quien se convirtió en presidente de Estados Unidos bajo el slogan “Hacer América Grande De Nuevo”. Trump es nacionalista y profesa el bienestar, la seguridad y el progreso de los ciudadanos. Para el presidente, los estadounidenses son su prioridad y la Constitución y los valores democráticos de Estados Unidos son los pilares de la grandeza del país.

Trump piensa que el gobierno debe proveer las medidas necesarias para estimular el éxito y la prosperidad del ciudadano. El está en contra de las regulaciones federales que socavan las posibilidades y el potencial de cada individuo. El presidente cree en la ley del derecho, la libertad de religión y el respeto al ser humano.

La visión política de Trump se refleja en su agenda de gobierno. La economía, la seguridad nacional y la crisis migratoria son prioridades de su administración. Seis meses después de asumir el cargo los resultados de la doctrina Trump han salido a relucir. El índice de desempleo ha disminuido al 4.4 %, la inmigración ilegal ha decaído en un 70 % y el número de trabajos creados ha alcanzado 1.027.000. Bajo el liderazgo del presidente Trump Estados Unidos ha lanzado miles de bombardeos militares a bases terroristas y Mosul fue liberada del Estado Islámico.

Protestas en contra de Donald Trump

En Estados Unidos, al igual que en otros países, la juventud es influenciada y manipulada por socialistas y liberales. La izquierda considera a Trump una amenaza y utiliza al segmento más proclive de la población para protestar contra el gobierno. Las manifestaciones masivas en contra del presidente son planeadas y financiadas por decenas de organizaciones izquierdistas. Detrás de ellas está el enemigo número uno de Estados Unidos, George Soros.

¿Porqué protestan los jóvenes estadounidenses contra un gobierno que crea empleos, que refuerza la seguridad del país y que enforza las leyes migratorias?

Lamentablemente muchos jóvenes que se oponen a la administración Trump no saben porque protestan ni porque marchan en las calles de las ciudades. Algunos hablan maravillas del socialismo pero no saben el significado del mismo. Otros llaman a Trump racista, criminal y anti-hispano mientras ignoran los crímenes de Hillary Clinton y los progresos económicos generados por la administración Trump.

Conclusión

El gobierno de maduro ha creado caos, pobreza e inseguridad. En contraste, el gobierno de Trump ha creado bienestar, riqueza y confianza. La resistencia a Nicolás Maduro es el rechazo al Socialismo-Marxismo. La resistencia a Donald Trump es el mismo movimiento de izquierda que destruyó a Venezuela.

Los jóvenes manifestantes que protestan contra Nicolás Maduro darían cualquier cosa por vivir en un país democrático y libre. De hecho, miles han escapado a Estados Unidos. Desafortunadamente, los jóvenes que protestan contra Donald Trump desconocen la realidad y la miseria del socialismo. Si ellos vivieran en Venezuela por un corto tiempo reconocerían las ventajas y la suerte de vivir en el país más libre del mundo.