July 21, 2018

Terrorismo Político En Estados Unidos.

James T. Hodgkinson, un comerciante de 66 años que hizo campaña presidencial por Bernie Sanders, intentó asesinar a congresistas republicanos en un juego de béisbol el 14 de junio. El incidente tuvo lugar en Alexandría, Virginia. Hodgkinson fue abatido por la policía y falleció luego en un hospital cercano.

James Hodgkinson era un liberal apasionado que odiaba a Donald Trump y a los republicanos. Hodgkinson era miembro de varias organizaciones de izquierda en contra del presidente; entre ellas, una llamada “Terminar al Partido Republicano” y otra llamada “Odio a Donald Trump”. Hodgkinson consideraba a Trump traidor y sus redes sociales en el Internet contenían fuerte información en contra del presidente.

Según reportes iniciales, cuando Hodgkinson arribó al sitio del juego, le preguntó al congresista Jeff Duncan si los asistentes eran republicanos o demócratas. Al enterarse que eran republicanos, Hodgkinson abrió fuego con un rifle para matar a cuantos más republicanos pudiera.

Cinco personas resultaron heridas en el intento de asesinato; entre ellos, el congresista Steve Scalise. Scalise fue trasladado inmediatamente a un hospital y requirió más de una intervención quirúrgica. Al momento de escribir este artículo, Steve Scalise permanece en condiciones serias.

Investigaciones del FBI revelaron que Hodgkinson tenía en su bolsillo una lista de los republicanos que planeaba asesinar. Entre las víctimas potenciales estaban Mo Brooks de Alabama, Jeff Duncan de Carolina del Sur, Trent Franks de Arizona, Jim Jordan de Ohio, Scott Desjarlais de Tennessee y Morgan Griffith de Virginia. Los seis congresistas son conservadores y miembros del House Freedom Caucus.

El macabro plan de Hodgkinson era cometer un asesinato en masa de republicanos. Gracias a la rápida intervención de dos agentes policiales sólo hubo 5 heridos. Hasta el momento no se ha reportado ninguna fatalidad.

El acto criminal de James Hodgkinson fue un intento de asesinato políticamente motivado. Antes del ataque Hodgkinson contactó 14 veces la oficina de Mike Bost (congresista republicano del distrito de Illinois donde vivía Hodgkinson), escribió los nombres de las víctimas que planeaba matar y preguntó si había republicanos en el campo de juego. Su odio al partido republicano fue más que obvio.

Hodgkinson fue un extremista criminal. El frustrado asesinato en masa de James Hodgkinson puso al descubierto, una vez más, la violencia de la izquierda estadounidense.

Aunque a los demócratas y liberales no les gusta mencionar la palabra terrorismo, Hudgkinson cometió un acto premeditado de terrorismo político.

Los medios izquierdistas asociaron el intento de asesinato con las armas, mientras ignoraron la verdadera naturaleza del crimen y el odio contra los republicanos profesado por James Hudgkinson.