April 21, 2018

El Histórico Mensaje De Donald Trump Al Mundo Musulmán.

El 20 de mayo Donald Trump arribó en Arabia Saudita. Trump es el primer presidente de Estados Unidos que visita un país árabe durante el primer viaje al extranjero.

La recepción de Trump no tuvo paralelos en la historia del país. Más de 50 líderes del mundo árabe y musulmán dieron la bienvenida al mandatario. Las banderas de Estados Unidos y las fotos del presidente adornaron las calles de Riad, la capital Saudí. Eventos musicales y bailes celebraron la llegada de Trump.

El presidente y su esposa Melania fueron recibidos con alfombra roja en el aeropuerto de Riad. El rey Salman y una banda militar dieron la bienvenida a Trump. Al mismo tiempo, aviones militares volaron los cielos de la ciudad en honor al presidente.

Trump se hospedó en el palacio del Rey Abdulaziz, el fundador del Reino Saudí.

Durante su visita, Donald Trump fue galardonado con la máxima distinción civil otorgada por Arabia Saudita a un mandatario extranjero.

El recibimiento de Trump superó todas las expectativas, a nivel nacional e internacional. Los medios de comunicación alrededor del mundo reportaron la gran bienvenida al presidente de Estados Unidos. El rey Salman y otros representantes saudíes elogiaron en múltiples ocasiones la visita del mandatario americano.

El mensaje del presidente se enfocó en un tema específico: el terrorismo. Trump denunció al terrorismo como ningún jefe de estado lo hizo en el pasado. Donald Trump desafío al mundo musulmán a “enfrentar el terrorismo en todas sus formas”. Trump habló de la importancia de vivir en paz y el digno futuro que todo niño merece.

El presidente llamó al terrorismo por su nombre. De hecho, Trump se refirió al terrorismo 31 veces durante su discurso. En contraste, Barack Obama no hizo mención del terrorismo islámico ni una vez cuando habló en El Cairo, la capital de Egipto, en junio del 2009.

“Me presento ante ustedes como representante del pueblo estadounidense, para entregar un mensaje de amistad y esperanza”, dijo Trump.

Donald Trump reconoció las diferencias entre la cultura estadounidense y la musulmana. Esta fue otra diferencia con el presidente Obama. Trump enfatizó que Estados Unidos “no tratará de imponer su modo de vida a los demás, sino extender las manos en espíritu de confianza y cooperación”. En contraste, Barack Obama dijo que el “Islám es parte de América”.

Según Trump, “los niños y jóvenes musulmanes deben ser capaces de crecer sin miedo”. El presidente dijo que uno de los objetivos de su visita es “destruir las fuerzas del terrorismo” y que “los países de mayoría musulmana deben tomar la iniciativa en la lucha contra la radicalización”.

Trump recalcó que “la paz en Oriente Medio sólo puede lograrse a través de derrotar al terrorismo y la ideología que lo impulsa”. Al respecto, el presidente dijo que “no puede haber coexistencia con esta violencia. No tiene por qué ser tolerada, ni aceptada, ni excusada, ni ignorada”.

“Los terroristas no adoran a Dios, ellos adoran a la muerte”, afirmó Trump.

El presidente advirtió que si no condenamos de forma unánime esta matanza, “seremos juzgados por nuestros pueblos, por la historia y por Dios”.

Trump llamó a la lucha contra el terrorismo “una batalla entre el Bien y el Mal”, “una batalla entre bárbaros criminales que tratan de destruir la vida humana, y la gente decente de todas las religiones que tratan de protegerla”.

Trump piensa que las naciones de Oriente Medio no pueden esperar que Estados Unidos solucione este problema. El presidente dijo que los países de Oriente Medio “tendrán que decidir qué tipo de futuro desean para sí mismos, para sus países y para sus hijos”.

Donal Trump agregó: “Un futuro mejor es posible sólo si sus naciones expulsan a los terroristas y extremistas. Expúlsenlos de sus lugares de culto, expúlsenlos de sus comunidades, expúlsenlos de su tierra santa, y expúlsenlos de esta tierra”.

Trump dijo que había que “enfrentar con honestidad la crisis del extremismo islamista y los grupos terroristas que inspira”. El mandatario pidió a los líderes árabes “estar unidos contra el asesinato de musulmanes inocentes, la opresión a las mujeres, la persecución a los Judíos, y la masacre de los cristianos”.

“Los héroes no matan a inocentes; los salvan”, dijo Trump.

El discurso del presidente también se enfocó en Irán. Trump denunció al régimen iraní por patrocinar el terrorismo y dar “refugio, respaldo financiero y posición social a los terroristas”.

Trump habló sobre la necesidad de confrontar al régimen iraní y pidió que “todas las naciones de conciencia trabajen juntas para aislar a Irán, negarle los fondos para el terrorismo, y orar por el día que el pueblo iraní tenga un gobierno justo y recto”.

El presidente concluyó su discurso haciendo varias preguntas sobre el terrorismo a los líderes musulmanes:

¿Seremos indiferentes en presencia del mal?
¿Protegeremos a nuestros ciudadanos de esta ideología violenta?
¿Dejaremos que su veneno se extienda a través de nuestras sociedades?
¿Dejaremos que se destruyan los sitios más sagrados de la tierra?

El presidente habló sobre la importancia de estar unidos y decididos a hacer lo necesario para destruir el terror que amenaza al mundo. “Les pido que se unan a mí, unámonos, trabajemos juntos, y luchemos juntos; porque unidos, no fracasaremos”, dijo Trump.

Las últimas palabras del presidente fueron: “Gracias. Dios les bendiga. Dios bendiga a vuestros países. Y Dios bendiga a los Estados Unidos de América”.

La visita de Trump a Arabia Saudita desmiente las acusaciones de liberales y demócratas. El presidente no es antimusulmán. Trump fue recibido mejor que otros presidentes de Estados Unidos en uno de los más grandes y poderosos países del mundo musulmán.

El mensaje de Donald Trump fue histórico, tanto para Estados Unidos, como para el mundo libre. Trump se convirtió en el primer presidente que denuncia al terrorismo islámico en tales términos frente a más de 50 líderes musulmanes.

Los países presentes en la cumbre firmaron un acuerdo para impedir la financiación del terrorismo. El acuerdo se llama “Terrorist Financing Targeting Center” y estuvo co-presidido por Estados Unidos y Arabia Saudita.