December 15, 2017

Susan Rice Y Sus Tres Grandes Mentiras.

Susan Rice tuvo un papel importante durante la administración de Barack Obama. En el primer periodo Rice fue la representante de Estados Unidos ante las Naciones Unidas. En el segundo periodo fue asesora del presidente en asuntos de seguridad nacional.

Fox News y Bloomberg News reportaron recientemente que la ex-asesora de Barack Obama espió al personal de Donald Trump, antes y después que el magnate neoyorquino fue elegido presidente de Estados Unidos. Según el reporte, Rice ordenó que las agencias de inteligencia desenmascaren a las personas allegadas al equipo de transición del futuro presidente.

Antes que el reporte de espionaje salga a la luz, Susan Rice negó su participación en el presunto escándalo. No fue la primera mentira de Rice. A continuación menciono tres ocasiones en que Susan Rice mintió al pueblo estadounidense.

1. El ataque terrorista en Benghazi.

El ataque al consulado americano de Benghazi el 11 de septiembre de 2012, en Libia, fue un acto de terrorismo. Rice negó la verdadera naturaleza terrorista del ataque. Barack Obama, Susan Rice y Hillary Clinton dijeron que se trató de un acto espontáneo de violencia producto de un vídeo anti-musulmán creado en Estados Unidos. Según Rice, cuatro estadounidenses fueron asesinados en Benghazi debido a un vídeo que criticó al islám.

Rice y Clinton mintieron para proteger la imagen de Barack Obama durante la campaña de reelección presidencial. Después del ataque, el personal militar de Benghazi y los correos electrónicos de Hillary Clinton revelaron la verdad de los hechos. Posteriormente Obama, Clinton y Rice reconocieron el motivo del ataque, pero jamás se disculparon ante el país.

2. Las armas químicas de Bashar al Asad en Siria.

¿Recuerda usted las críticas al presidente George W. Bush sobre la existencia de armas de destrucción masiva en el Medio Oriente? Según demócratas y liberales, tales armas no existían. Bush fue acusado de atacar Irak injustificadamente. Algunos críticos incluso dijeron que el motivo de la guerra fue el petróleo de Irak.

Antes de la posesión de Donald Trump, National Public Radio (NPR por sus siglas en Inglés) entrevistó a Susan Rice en la Casa Blanca. Rachel Martin le preguntó a Rice sobre la falta de respuesta de Barack Obama después que Asad usó armas químicas en contra de sus ciudadanos an agosto de 2013. Susan Rice contestó lo siguiente: la administración Obama logró que Asad se deshaga “voluntariamente” de las armas químicas. Rice también dijo que el hecho fue verificado. El Secretario de Estado John Kerry acompañó a Rice en la mentira.

Los sucesos de la semana pasada desmintieron la aseveración de Rice. El dictador Asad asesinó a casi 100 personas usando gas sarín.

3. El espionaje a Donald Trump.

Susan Rice fue criticada recientemente por espiar a Donald Trump, antes y después de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Según Fox News, Bloomberg News y otros medios de comunicación, Rice ordenó desenmascarar a personas relacionadas al equipo de transición de Donald Trump. Rice dio la orden mientras trabajaba en la Casa Blanca como asesora del presidente Obama. Aparentemente, el objetivo era investigar los lazos entre el personal de Trump y Rusia y la posible injerencia rusa en la reciente elección presidencial.

En Estados Unidos los servicios de inteligencia están controlados por tres organizaciones: el FBI, la Agencia de Seguridad Nacional y la CIA. Estas son las organizaciones gubernamentales autorizadas para ejercer tal función. Según las leyes del país, cuando se investiga a un extranjero, los nombres de los ciudadanos estadounidenses involucrados en la investigación deben ser protegidos. Desenmascarar esos nombres es legal, siempre y cuando se lo haga a través de los canales apropiados.

Susan Rice era asesora del presidente y no estaba facultada para ordenar actividades de vigilancia o espionaje a un candidato presidencial y su equipo de transición. Aún más, según reportes iniciales, Rice facilitó la diseminación de la información obtenida. La decisión de Rice fue no sólo otro ejemplo de abuso de poder, pero también una violación a la privacidad de los ciudadanos.

Antes que Barack Obama termine su segundo mandato, PBS NewsHour entrevistó a Susan Rice sobre su papel en el espionaje a Donald Trump. Rice negó estar al tanto de los hechos y dijo: “no conozco nada sobre esto”. Una vez más, Susan Rice mintió al pueblo estadounidense. Poco después, la prensa puso al descubierto la verdad del infame escándalo.

Conclusión

Expertos y analistas en asuntos de inteligencia y seguridad nacional consideran el espionaje de Susan Rice uno de los peores escándalos políticos en la historia del país. Rice asumió un papel que no le correspondía. La orden de desenmascarar al personal de Trump fue inapropiada; y para muchos, ilegal e inconstitucional.  Aparentemente Rice violó las leyes de espionaje y cometió un delito criminal.

El escándalo de Rice debe ser investigado por el congreso y procesado acorde a los reglamentos constitucionales. Además, el pueblo estadounidense tiene el derecho a saber si Susan Rice actuó por su cuenta o bajo las órdenes del presidente Obama.

No obstante su historial de mentiras, Susan Rice acusó hace poco al presidente Trump por propagar “noticias falsas”. El 21 de marzo Rice escribió lo siguiente en el Washington Post: “los comentarios falsos de la Casa Blanca son parte de un patrón de conducta molestoso que posee peligros reales y potencialmente profundos para la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Qué hipocresía!

Donald Trump tuvo la razón cuando dijo: “nadie le cree a Susan Rice”.