September 26, 2017

El Fallecimiento De Ana Frank.

Un 15 de marzo, pero de 1945, fallecía Annelies Marie Frank Hollander, más conocida como Ana Frank, a los 15 años, en el campo de concentración de Bergen-Belsen, Alemania, pocos días antes de que éste fuera liberado.

Su mundialmente famoso diario íntimo dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose, con su familia y cuatro personas más, de los nazis en Ámsterdam (Países Bajos) durante la Segunda Guerra Mundial.

Ana nació el 12 de junio de 1929 en Fráncfort del Meno, Alemania. Los Frank llevaban varias generaciones viviendo en Fráncfort del Meno. Como consecuencia del antisemitismo en la sociedad y la crisis económica, Ana, sus padres Otto y Edith, y su hermana mayor, Margot, se trasladaron a Ámsterdam, con la intención de encontrar una vida más tranquila.

Otto fundó una empresa y adquirió una casa en la Plaza Merwedeplein. A medida que la amenaza de la guerra iba creciendo, el hombre intentó trasladar a su familia a Inglaterra o a Estados Unidos, pero sus intentos se frustraron por problemas con los pasaportes.

El 10 de mayo de 1940, Holanda fue atacada por Alemania y, a los cinco días, los Países Bajos presentaron su rendición, de modo tal que el país fue ocupado por el régimen nazi. Rápidamente, los ocupantes impusieron leyes antisemitas: los judíos sufrieron todo tipo de prohibiciones, hecho que tuvo un fuerte impacto en la familia.

Otto realizó un nuevo intento de emigrar a los Estados Unidos, pero el mismo volvió a fracasar. Por tal motivo, decidió preparar un escondite en la parte de atrás de su fábrica.

El 5 de julio de 1942, Margot recibió una citación para que se presente en un campo de concentración. Sin perder tiempo, los Frank pasaron a la clandestinidad y se trasladaron a la casa escondida en la fábrica. Una semana después, la familia Van Pels se unió a los Frank y, en noviembre, llegó el octavo integrante de la casa: el dentista Fritz Pfeffer.

La vida dentro de la casa era muy dura: además de las dificultades inherentes a la convivencia, los escondidos no podían hacer ningún ruido, ni mucho menos salir a la calle. Los empleados de la oficina, Johannes Kleiman, Víctor Kugler, Miep Gies y Johannes Voskuijil. Todos ellos proporcionaron comida, ropa y libros a los escondidos y fueron su contacto con el mundo exterior.

En ese momento, Ana recibió como regalo de cumpleaños un diario personal, en el que empezó a escribir todo lo que le pasaba. Se estaba transformando en una mujer. Fue un gran apoyo para Ana, quien, además de escribir sobre su vida, redactó algunos cuentos.

El 4 de agosto, los escondidos fueron encontrados y detenidos. Primero pasaron por el campo de Westerbork y luego fueron deportados a Auschwitz. Luego de que fueran capturados, dos de los empleados del almacen encontraron y conservaron el libro de Ana.

A los pocos meses, Ana fue enviada junto a su hermana al campo de Bergen Belsen, donde murió de Tifus, el 15 marzo, poco antes de que el campo fuera liberado. El único sobreviviente de la familia fue Otto. Al tiempo de volver a Holanda se entera que sus hijas y esposa habían fallecido. Su empleada le entregó el diario de Ana y el hombre quedó anonadado: se encontró con una joven muy distinta a la que creía conocer.

Finalmente, Otto decidió publicar el libro, el que fue leído por millones de personas en todo el mundo y traducido a decenas de idiomas. Sin duda, el diario de Ana Frank es uno de los testimonios más crudos de lo que fue la Shoá.

Fuente: Radio Jai