April 23, 2017

El Drama De ObamaCare, RyanCare Y TrumpCare.

La reforma sanitaria del Presidente Obama (conocida popularmente como ObamaCare) parece tener los días contados. El Presidente Trump y los republicanos prometieron derogar ObamaCare. Dos meses después que Donald Trump asumió el poder, millones de estadounidenses se preguntan si tal promesa se hará realidad.

El Presidente del Congreso, Paul Ryan, propuso una alternativa para reemplazar ObamaCare, The American Health Care Act. La propuesta de Ryan, conocida como ObamaCare2:0 (RyanCare) ha creado más problemas en Washington y más confusión entre los estadounidenses. Demócratas y republicanos han expresado su oposición.

Donald Trump apoyó inicialmente la propuesta de Ryan. Poco después el Presidente discutió detalles adicionales con varios senadores y prometió una opción basada en el libre mercado, más asequible, de mejor calidad y disponible para todos. Los comentarios de Trump desataron más polémica y la gente comenzó a hablar de TrumpCare.

Es importante aclarar que RyanCare es una modificación de ObamaCare. Por otro lado, la reforma de salud que el Congreso adopte se convertirá en TrumpCare una vez que el Presidente estampe su firma.

A continuación menciono algunos hechos importantes sobre ObamaCare, RyanCare y TrumpCare.

ObamaCare

Donald Trump llama a ObamaCare un “desastre” y está en lo correcto. Los deducibles son demasiado altos y el costo de las primas ha aumentado drásticamente (en algunos casos el doble o el triple del precio original). Las compañías de seguro han abandonando ObamaCare. Al momento de escribir este artículo, un tercio de los condados del país tienen solamente un seguro de salud. Por razones obvias, en las condiciones actuales millones de pacientes no reciben los beneficios y cuidados que el Presidente Obama prometió.

A pesar de las deficiencias de ObamaCare, los demócratas y la prensa liberal continúan defendiendo el legado de Barak Obama. Según ellos, 20 millones de personas ahora gozan de seguros de salud. La realidad es otra por dos motivos: 1) Esta cifra es inflada y 2) Los precios de ObamaCare representan un impedimento para los usuarios.

La reforma de salud del Presidente Obama ha sido criticada por su propio partido político. Kathleen Sebelius, ex-secretaria del Department of Health & Human Services durante la presidencia de Barack Obama, dijo que los estadounidenses en las áreas rurales del país están siendo “matados económicamente debido a ObamaCare”. Por su parte, el Presidente Bill Clinton dijo que la ley (ObamaCare) es “la cosa más loca en el mundo”.

RyanCare

El plan de Paul Ryan no es una derogación de ObamaCare. El Presidente del Congreso simplemente modificó la reforma de salud de Barack Obama. Es por eso que muchos lo llaman “ObamaCare Lite”. De hecho, el plan de Ryan tiene sorprendentes similitudes con ObamaCare.

RyanCare expande el Medicaid y crea subsidios para millones de ciudadanos. Además, el plan mantiene en vigencia varios impuestos. Recordemos que ObamaCare tenía 20 impuestos escondidos en la ley. Mencionemos algunos: impuestos a los hospitales, a los empleadores, a las compañías de seguro, a los salones para broncearse, a los dispositivos médicos, a las personas que ganen más de $200.000 al año y aquellos que no compren seguros de salud.

RyanCare elimina la cobertura de los abortos y el impuesto a los dispositivos médicos, permite que los hijos puedan enrolarse bajo el seguro de salud de sus padres hasta los 26 años y mantiene la cobertura de condiciones preexistentes. El programa también elimina el mandato del empleador. Desafortunadamente, esto es sólo una parte de la historia.

El plan de Ryan mantendrá ciertos “supuestos beneficios” de ObamaCare. Por ejemplo, cubrirá los costos de maternidad para hombres y el cambio de sexo. RyanCare confiere subsidios federales a quienes no tengan seguros de salud. Esas personas recibirán compensaciones monetarias del gobierno. ¿Y cómo se cubrirán esos costos?…. A travéz de los impuestos de los ciudadanos y recortes en Medicare. Este subsidio costará billones de dólares a los contribuyentes.

Algunos críticos de RyanCare consideran que darle un cheque del gobierno a las personas que no tengan o que no quieran comprar seguros de salud podría fomentar la dependencia y el abuso del sistema.

Paul Ryan quiere expandir el Medicaid hasta el año 2020. El Medicaid es el seguro usado por personas con bajos recursos económicos (básicamente los pobres), incapacitados, ciegos y mujeres embarazadas. Si bien el programa es necesario, un crecimiento desproporcionado podría ocasionar un déficit económico significativo en decenas de estados. Además, la calidad de los cuidados de salud bajo Medicaid es inferior comparada con los seguros privados. Por otro lado, muchos médicos en el país no aceptan Medicaid. Aún peor, pacientes que reciben cuidados a través de Medicaid tienen peor pronóstico comparado con pacientes que no tienen seguros de salud.

RyanCare también piensa darle 10 millones de dólares a cada uno de los 19 estados que decidieron no expandir Medicaid. Me pregunto de nuevo, ¿cómo se cubrirá este gasto?

Una de las peores deficiencias de ObamaCare y RyanCare es el mandato individual. Durante la implementación de ObamaCare, Barack Obama decidió que las personas que no tengan seguros de salud deberían pagar una multa al gobierno federal. En RyanCare, las compañías de seguros de salud colectarán la multa. El mandato individual es inconstitucional e inaceptable. Ningún ciudadano debe ser multado por no comprar algo, sea o no un seguro de salud.

Algo más. RyanCare permite que inmigrantes ilegales tengan acceso a los beneficios de la reforma sanitaria obteniendo tarjetas de identificación a través de un proceso fraudulento. Este beneficio fue creado por Barack Obama y Paul Ryan decidió mantenerlo. De nuevo, hago la misma pregunta: ¿quién cubrirá los costos?

Es irresponsable e hipócrita que ciertos políticos en la Cámara o el Senado pretendan convencer al pueblo estadounidense que RyanCare es una derogatoria y reemplazo de ObamaCare. El pueblo estadounidense tiene el derecho a conocer la verdad y los detalles detrás de la propuesta de Paul Ryan.

TrumpCare

Los demócratas han llamado al plan de Paul Ryan TrumpCare. Este no es el caso. El Presidente Trump no ha apoyado la propuesta de Ryan incondicionalmente. Trump está dispuesto a revisar las opciones y negociar una mejor alternativa. Para el efecto, el Presidente se ha reunido con varios senadores que se oponen al plan de Ryan. Trump también conversó en la Casa Blanca con ciudadanos que han sido víctimas de ObamaCare.

En cualquier caso, Donald Trump asumirá la responsabilidad de la reforma sanitaria una vez que firme la propuesta de ley del Congreso. Mientras tanto, RyanCare no es TrumpCare.

El Presidente prometió no sólo derogar y reemplazar ObamaCare, pero también aumentar las opciones de los seguros de salud, bajar los precios, mejorar la calidad y cubrir a todas las personas que sea necesario. En lor términos actuales, RyanCare no representa las promesas de Donald Trump.

Conclusión

Bajo ObamaCare, los costos de los cuidados de salud han aumentado y las opciones de los seguros han disminuido. Además, los impuestos y subsidios han causado estragos severos en la economía del país. No es sorpresa que ObamaCare se haya desplomado por su propio peso. La peor alternativa sería otra versión de ObamaCare.

En las condiciones presentes, RyanCare corre el peligro de no ser aprobado ni en la Camara ni en el Senado. Varios senadores republicanos han expresado claramente su oposición al plan de Ryan. Ted Cruz, Rand Paul y Mike Lee amenazaron votar en conta de RyanCare.

Los impuestos, los subsidios, las multas y la cobertura de inmigrantes ilegales convierten a RyanCare en una opción inaceptable, tanto en el campo de la salud como en el aspecto económico. Recordemos que estamos hablando de un sexto de la economía del país.

Nuestros líderes políticos deben recordar las promesas de la campaña electoral. Más de 60 millones de estadounidenses eligieron a Donal Trump Presidente de Estados Unidos para derogar y reemplazar ObamaCare, no para modificarlo.

Tengo la esperanza que el Presidente Trump implemente los cambios necesarios y supere los obstáculos de RyanCare. La economía, la salud y el bienestar de los estadounidenses están en sus manos.