December 17, 2017

Demócratas Critican A Trump, Pero Ignoran La Transferencia De Uranio A Rusia Durante La Administración Obama-Clinton.

La histeria del movimiento anti-Trump continúa en Estados Unidos. Recientemente la administración ha sido acusada por supuestas conversaciones que personas allegadas al gobierno tuvieron con representantes del régimen ruso.

Para algunos demócratas y liberales las conversaciones entre la administración Trump y los rusos es motivo para inculpar al nuevo mandatario estadounidense. La oposición parece haber olvidado los múltiples contactos que la administración Obama mantuvo con el gobierno de Vladimir Putin y Dimitry Medvedev.

Prominentes figuras del partido demócrata se reunieron con el presidente o representantes rusos durante los dos mandatos de Barak Obama. Nancy Pelosi, actual líder demócrata en la Cámara de Representantes, participó en el 2010 en una reunión con el Presidente Dimitry Medvedev y el embajador Sergey Kislyak. Pelosi negó tal reunión. Chuck Schumer, el líder de la minoría demócrata en el Senado, se reunió con Putin en el 2003. La reunión tuvo lugar en una estación de gasolina perteneciente a una compañía rusa en Nueva York.

Durante los 8 años de la administración Obama, los contactos con Rusia se dieron en los más altos niveles. El embajador ruso visitó la Casa Blanca 22 veces desde el 2009 al 2016. Ahora sabemos que Kislyak se reunió seis veces con representantes del Presidente Obama en el 2010. El mismo año Hillary Clinton acordó la transferencia de grandes cantidades de Uranio estadounidense a Rusia.

Interesantemente, la Fundación Clinton aceptó $145.000 en donaciones de inversionistas que se beneficiaron del acuerdo. En los años siguientes la pareja Clinton adquirió cientos de miles de dólares como pago de discursos que Bill Clinton dio a compañías que tenían lazos con Vladimir Putin.

No es sorpresa que el Presidente Trump dijo que “debemos comenzar inmediatamente una investigación de Chuck Schumer y sus lazos con Rusia”. Trump también llamó a Schumer “Hipócrita Total”. Posteriormente el presidente amenazó investigar a Pelosi por “mentir respecto a su reunión con el embajador ruso”.

Los demócratas tienen un objetivo claro: desprestigiar y destruir la administración del nuevo mandatario estadounidense. Hasta el momento de escribir este artículo, el supuesto escándalo ruso no ha logrado ese objetivo. La suposición que el equipo de Trump trabajó con los rusos para ganar la presidencia de Estados Unidos nunca ha sido confirmada. Al respecto, Chris Coons, Senador demócrata de Delaware, recientemente dijo en una entrevista con Fox News que “no hay ninguna evidencia de conspiración”.

Es obvio, para la oposición demócrata es más importante las conversaciones por teléfono del personal de Trump que la venta de Uranio al gobierno ruso por parte de Hillary Clinton.

¿Es todo esto hipocresía o no?…