July 26, 2017

Desunión Y Escándalo En La Convención Demócrata

La presidenta del Comité Nacional Demócrata y que es además congresista federal del condado de Broward en Florida Debbie Wasserman Schultz fue obligada a dimitir.

La Convención Demócrata, en la que se designará a Hillary Clinton como candidata a la Casa Blanca, comenzó el 25 de julio de 2016 en Filadelfia, Pennsylvania en medio de un enorme e insólito escándalo que llevó a la renuncia Debbie Wasserman Schultz, la presidenta del Comité Nacional Demócrata que también es congresista federal del condado de Broward en Florida. La causa fue la filtración de miles de correos internos donde se demostró que desde el principio el Comité Nacional Demócrata, que de acuerdo con sus estatutos debe ser completamente imparcial, estuvo ayudando ilegalmente a la muy corrupta y criminal Hillary Clinton.

Debbie Wasserman Schultz fue obligada a dimitir y se le negó que entrara a la Convención. Cuando ella asistió a un desayuno de los delegados de la Florida fue expulsada a gritos. Desde antes que comenzara la Convención, ciento de miles furiosos partidarios del comunista senador de Vermont Bernie Sanders manifestaron con pancartas en contra de la corrupta Hillary Clinton por las calles de Filadelfia.

Bernie Sanders.jpg

El senador comunista Bernie Sanders.

El Comité Nacional del Partido Demócrata pidió este lunes “sinceras disculpas” al senador Bernie Sanders por comentarios negativos sobre su campaña en correos, cuya divulgación provocó un espectacular escándalo y dejó en evidencia las divisiones internas del partido Demócrata. El Comité Nacional del Partido Demócrata señaló en una nota oficial el 25 de julio, que “no tolera ni tolerará lenguaje irrespetuoso hacia nuestros candidatos”. Sin embargo, Hillary Clinton no criticó a su gran amiga y conspiradora Debbie Wasserman Schultz e increíblemente la nombró presidenta honoraria de su campaña, algo que enfureció aún más a los que apoyan al senador Sanders.

En vez de demostrar unidad durante el inicio de la Convención en el Wells Fargo Center, en Filadelfia, estalló en un gran duelo entre los seguidores de Hillary Clinton y los delegados de Bernie Sanders. Una impresionante gritería y abucheo en contra y a favor de Hillary Clinton ocurrieron al inicio del evento. “Bernie, Bernie”, gritaban en las gradas los delegados del senador Sanders cada vez que el nombre de Hillary Clinton era pronunciado en el estrado, mientras el otro grupo respondía en forma igualmente estremecedora “Hillary, Hillary”.

Trump at lectern before backdrop with elements of logo "TRUMP DonaldJTrump.com"

El ilegal favoritismo fue algo que Bernie Sanders y Donald J. Trump habían denunciado en varias ocasiones. El senador Sanders había criticado de nuevo la parcialidad de la dirigencia del partido en el proceso de primarias, que siempre consideró injusto para un ‘outsider’ como él. Bernie Sanders dijo en la cadena NBC, “El partido ha estado de lado de Clinton desde el primer día”. Sin embargo, el senador de Vermont apoyó a la corrupta Hillary Clinton en su discurso del 25 de julio en la Convención diciendo, “Mi trabajo ahora es hacer que Donald Trump sea derrotado y Hillary Clinton elegida”.

Al comienzo de la Convención, la legisladora Marcia Fudge, intentó sin éxito pedir a los delegados respeto por los discursos. Pero los delegados gritaban aún más fuerte. Después de varios minutos se calmaron los delegados pero quedó demostrada la falta de unidad del partido Demócrata.

La Convención convertirá oficialmente el 26 de julio a Hillary Clinton en la primera mujer que aspira a la presidencia del país por un partido político. Hillary Clinton aceptará de manera formal la candidatura con un discurso que cerrará la Convención el 28 de julio por la noche y que será presentada por su hija, Chelsea.

Los demócratas querían aprovechar la Convención para dar la imagen de un partido unido y en orden de cara a la elección presidencial de noviembre, pero fracasaron debido a asqueroso arreglo con trampas para nominar a la corrupta Hillary Clinton. Si existiera justicia en los Estados Unidos ella debería de estar encausada por tantos crímenes que ha cometido. Como se ha explicado la publicación en el sitio WikiLeaks de casi 20,000 emails internos de altos dirigentes del partido en los que se muestra una postura favorable a Hillary Clinton violando todas las reglas por el Comité Nacional del Partido Demócrata durante las primarias.

La Casa Blanca no quiso asignar responsabilidades por el pirateo de casi 20,000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata, a pesar de que la campaña de la candidata del partido, Hillary Clinton, ha acusado a Rusia del ataque cibernético que generó la filtración. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, no quiso hacer comentarios sobre el responsable de la filtración dado que el FBI lo está investigando.

Earnest en su conferencia de prensa diaria expresó que “Sabemos que hay varios actores, tanto estatales como criminales, que buscan puntos vulnerables en la seguridad cibernética del país, y eso incluye a Rusia”. No obstante, el portavoz no quiso acusar a Rusia dijo que el FBI investigará el asunto “cuidadosamente”. Earnest reconoció que “algunas entidades del sector privado” han sacado conclusiones sobre la filtración, pero que el gobierno prefiere llevar a cabo su propia investigación, y que por el momento no ha habido contactos oficiales entre EEUU y Rusia sobre el asunto.

El portavoz de la Casa Blanca tampoco quiso criticar las acciones de la cúpula del partido Demócrata ni de Debbie Wasserman Schultz, nominada para el cargo por el presidente Barack Obama. El presidente expresó su aprecio y agradecimiento a Debbie Wasserman Schultz en un comunicado el 24 de julio.

Earnest expresó lo siguiente: “No voy a entrar en el contenido de los correos electrónicos. Hay mucha gente en Filadelfia que puede hablar del estado de nuestro Partido y los esfuerzos para tener éxito en las elecciones, y dejaré que sean ellos quienes lo hagan”.

Robby Mook 2006.jpg

Robby Mook

Sin embargo, el jefe de campaña de Clinton, Robby Mook, aseguró el 24 de julio que había recibido información de expertos según la cual “actores estatales rusos penetraron el Comité Nacional del Partido Demócrata llevándose todos esos correos electrónicos” y los filtraron a través de WikiLeaks. Mook señaló que el objetivo de los piratas cibernéticos rusos era ayudar al candidato republicano, Donald Trump. Mook dijo a la cadena CNN, “No creo que sea una coincidencia que estos correos electrónicos salieran a la luz en vísperas de nuestra Convención Demócrata en Filadelfia, y creo que eso es preocupante”.

La campaña de Donald Trump ha criticado esas declaraciones y negado cualquier implicación en la filtración, que se produjo el 22 de julio, cuando WikiLeaks aseguró tener en su poder 19,252 correos electrónicos del Comité Nacional del Partido Demócrata. En varios de esos correos, altos funcionarios del Comité Nacional del Partido Demócrata hablan de estrategias para vencer al senador Bernie Sanders, que se enfrentó a Hillary Clinton en las primarias por la candidatura presidencial demócrata.

Trump derrota a Clinton en las últimas encuestas

Una encuesta realizada por la cadena CNN y dada a conocer el 25 de julio señala a Donald Trump por delante de Hillary Clinton. Trump tiene una ventaja de 48% a 45% en intención de voto, pero en un escenario de cuatro candidatos supera a Clinton por cinco puntos 44% a 39%, de acuerdo con el sondeo. Por supuesto las encuestas cambian día a día, pero es obvio que el pueblo estadounidense desconfía cada día más de Hillary Clinton que toda su vida ha sido implicada en muchos escándalos y crímenes.

Conclusión

El gran escándalo de favoritismo ilegal que llevó a la renuncia Debbie Wasserman Schultz, la presidenta del Comité Nacional Demócrata, ha dividido al partido Demócrata seriamente. Las manifestaciones de descontento en contra de Hillary Clinton continúan dentro y fuera de la Convención. Muchos de los partidarios de Sanders gritaban sin cesar en contra de Hillary Clinton diciendo “lock her up, lock her up” (encarceleran), al igual que hicieron los republicanos durante su Convención en Cleveland. Todo parece indicar que muchos de los partidarios de Bernie Sanders se quedaran en sus hogares en noviembre y no votaran por la muy corrupta y criminal Hillary Clinton, la candidata de Wall Street y del Nuevo Orden Mundial.