August 19, 2017

Manifestantes Bloquean La Llegada A California De Dos Autobuses Con Inmigrantes Ilegales

  • El grupo de inmigrantes, compuesto por cerca de 140 personas, se dirigía a Murrieta después de haber llegado a San Diego en un vuelo desde Texas
  • El secretario de Estado estadounidense ha declarado que Washington trabajará con las naciones de Centroamérica para afrontar las causas de la crisis de inmigración
Barack Obama, en la Casa Blanca.

Un grupo de manifestantes que coreaban eslóganes contra la inmigración ha bloqueado este martes la llegada de dos autobuses que transportaban a un grupo de familias centroamericanas sin documentación a una estación de la Guardia Fronteriza en el estado de California.

El grupo de inmigrantes, compuesto por cerca de 140 personas –entre ellos varios niños–, se dirigía a Murrieta después de haber llegado a San Diego en un vuelo desde Texas. Una vez en Murrieta, estaba previsto que fueran liberados bajo supervisión limitada mientras se solucionaba su probable deportación.

Este mismo martes, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha declarado que Washington trabajará con las naciones de Centroamérica para afrontar las causas de la crisis de inmigración, pero ha mantenido el duro mensaje de la administración del presidente, Barack Obama, de que los niños indocumentados serán deportados.

En un encuentro con líderes de Honduras, El Salvador y Guatemala, países desde los cuales decenas de miles de niños han huido hacia Estados Unidos en los últimos meses, Kerry ha dicho que “obviamente, comprenden a la gente que busca un futuro mejor”, pero que “al mismo tiempo, existen normas de derecho y un proceso”.

“Hay una información falsa que está siendo difundida sobre los beneficios que podrían estar a disposición de esos jóvenes que buscan una vida mejor”, ha añadido.

Kerry está en Panamá con motivo de la toma de posesión del nuevo presidente del país, Juan Carlos Varela, pero ha combinado el viaje con reuniones para afrontar la crisis que está agotando los recursos de Estados Unidos y está avivando las tensiones entre los partidos en Washington.

Kerry se ha reunido con el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y con el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina. El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, no ha asistido y ha enviado a la ministra de Exteriores, Mireya Aguero Trejo de Corrales, en su lugar.

Obama explicó el lunes que enviaba a Kerry a Centroamérica para afrontar el problema, en un discurso en el que prometía actuar por su cuenta para reformar el sistema de inmigración norteamericano y proteger la frontera tras fracasar los esfuerzos para convencer a los republicanos del Congreso de sacar adelante la reforma migratoria.

“Crisis humanitaria”

Decenas de miles de niños de Guatemala, El Salvador y Honduras están apareciendo ilegalmente, muchas veces sin sus padres, en la frontera de Texas. Los números podrían alcanzar los 90.000 niños este año y 150.000 el siguiente, frente a los 6.000 de 2011.

Las autoridades estadounidenses han subrayado que consideran que esta crisis es humanitaria, citando el peligro que supone para los niños el viajar miles de kilómetros de la mano de contrabandistas. Ante esto, Kerry ha declarado que “las vidas de los niños no pueden ser puestas en riesgo de esta manera”.

Los republicanos estadounidenses culpan a la laxitud de la seguridad fronteriza y a los movimientos de Obama para flexibilizar las leyes de inmigración a fin de facilitar a los centroamericanos su huida de la pobreza, crimen y violencia. Por su parte, Obama culpa a los republicanos de negarse a aprobar la legislación que podría arreglar los problemas migratorios.

Entre estas leyes estaría la que pasaría por facilitar el camino hacia la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Los activistas y algunos de los compañeros demócratas de Obama en el Congreso dicen que muchos de los niños podrían ser asilados.