June 28, 2017

Traficantes Incentivan La Migración Infantil A EEUU

Dos chicas miran un partido del Mundial en el centro que aloja a menores migrantes de Centroamérica en Nogales, Arizona (AP).
Dos chicas miran un partido del Mundial en el centro que aloja a menores migrantes de Centroamérica en Nogales, Arizona (AP).
Un joven parece rezar mientras otros duermen y muchos más pasan las horas a la espera de una resolución de sus casos (AP).
Un joven parece rezar mientras otros duermen y muchos más pasan las horas a la espera de una resolución de sus casos (AP).

Por Luis Alfredo Martínez*

San Salvador. La migración de miles de niños centroamericanos hacia Estados Unidos, que ha aflorado como un drama humanitario, es atizada por traficantes de indocumentados en cuyas manos esos menores corren peligro, alertan autoridades salvadoreñas y organismos internacionales.

Más allá de que un menor viaje en busca de sus padres o para escapar de una pandilla, estas y otras motivaciones significan un negocio para los “coyotes” o “polleros”, como se conoce a los traficantes que llevan indocumentados hasta Estados Unidos.

“Poner a sus hijos en manos de delincuentes es ponerlos en un peligro inminente, que puede acabar hasta con sus vidas”, advirtió a padres el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

El llamado de padres u otros familiares para reunirse en Estados Unidos, alejarse del clima de violencia o escapar de la pobreza es alguna de las causas de esa travesía de menores, en su mayoría de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Pero autoridades salvadoreñas y representantes de organismos internacionales coinciden en que el reciente aumento de la migración de menores ha sido impulsado en parte por falsa información propalada por traficantes de indocumentados, que han movido a muchos padres que viven en Estados Unidos a pedir a sus hijos que viajen a ese país.

Martínez señaló que “es una gran mentira” que, como prometen los traficantes, “una vez que (los niños) ponen un pie en los Estados Unidos ya tienen resuelto su estatuto permanente” en virtud de una supuesta disposición migratoria de ese país.

“Esto es manipulado por los ‘coyotes’, que difunden que estos niños serían sujetos de una cierta amnistía por (…) la reforma migratoria en Estados Unidos; evidentemente, ese no es el caso”, aseguró el representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en El Salvador, Gordon Jonathan Lewis. “El trayecto hacia Estados Unidos es sumamente peligroso”, subrayó Lewis, quien mencionó que entre los riesgos está perder la vida o que las niñas “pueden ser víctimas de abusos y acosos sexuales”.

También recordó los peligros del tren mejicano conocido como “La Bestia”, en el que miles de indocumentados centroamericanos viajan a la frontera de México con Estados Unidos exponiéndose a accidentes y a acciones de delincuentes.

Una vez en Estados Unidos, también hay peligros como las condiciones climáticas “bastante adversas” en el desierto de Arizona, por ejemplo, todo lo cual somete “a estos niños a un trauma bastante fuerte”, enfatizó Lewis.

Diferentes funcionarios estadounidenses reconocen que el repunte en la llegada de menores centroamericanos en los últimos meses ha desbordado la capacidad de sus instituciones, por lo que han tomado medidas extraordinarias para albergarlos. Según las autoridades de Estados Unidos, la cantidad de menores centroamericanos detenidos en ese país sin ningún acompañante aumentó en un 66 por ciento en el último año fiscal, en comparación con el mismo período entre 2012 y 2013.

Los registros de Estados Unidos indican que han sido detenidos unos 9.850 niños salvadoreños, 11.479 guatemaltecos y 13.282 hondureños desde octubre de 2013 hasta el 31 de mayo pasado. Washington, que ha advertido de que repatriará a muchos de esos menores, destinará a los tres países de Centroamérica de donde proceden los chicos y jóvenes 9,6 millones de dólares para la reinserción de repatriados y otros 244 millones para programas de desarrollo social y seguridad en la región.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, anunció esa ayuda tras reunirse el viernes en Guatemala con el presidente de este país, Otto Pérez Molina; el salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y delegaciones de alto nivel de Honduras y de México.

“Ilegales” en una fosa común

En Texas. Un grupo de científicos descubrió, en un cementerio en el sur de Texas, fosas comunes con restos de inmigrantes no identificados, quienes habrían fallecido al cruzar de manera ilegal la frontera.

Frontera. El descubrimiento del que se hizo eco el periódico Caller Times de Corpus Christi tuvo lugar en la localidad de Falfurrias, condado de Brooks (Texas), a unos 120 kilómetros de la frontera con México.

Iniciativa. Expertos que realizaron el hallazgo forman parte del proyecto Reuniting Families (Reunificando familias), iniciativa de la Universidad de Baylor y de la de Indianápolis que busca identificar restos de indocumentados y repatriarlos a sus familias.

Bolsas. Los científicos encontraron restos de hasta cinco personas en una misma bolsa, huesos de tres fallecidos en bolsas de compra y de basura y restos arrojados directamente a la tierra, según Caller Times.

*Agencia EFE