September 26, 2017

Obamacare Y Las Numerosas Y Descaradas Mentiras Del Presidente Obama

Una ley tan importante como el Affordable Care Act, más conocida como Obamacare, que fue basada desde el principio en mentiras y sin apoyo bipartidista, tiene un pésimo resultado y está dañando  el sistema de salud de la nación y la economía. El presidente Obama sabía desde el principio que muchos demócratas en la Cámara de Representantes y que todos los republicanos en el Congreso no querían esta ley, al igual que la mayoría del pueblo estadounidense. Como ya se ha demostrado, la Casa Blanca y los funcionarios del departamento de Health and Human Services (Salud y Servicios Humanos) sabían desde principio, que las promesas del presidente que esta ley bajaría los costos de los seguros por una cantidad de  $2,500 por familia y que las personas podrían mantener sus médicos y sus seguros, no eran posible.

Este presidente que ha sido durante toda su vida un mentiroso patológico mintió deliberadamente en unas 30 apariciones públicas y televisadas diciendo que la ley de salud le permitiría a las personas mantener sus médicos y seguros y que le bajaría el costo de los mismos. Funcionarios de la Casa Blanca advirtieron al presidente que esto que él estaba diciendo a la nación no era cierto y que algún día le traería problemas serios. Sin embargo, el presidente continuó mintiendo a la nación porque sabía que la ley tenía peligro de ser derrotada en la Cámara de Representantes.

Cuando el proyecto de ley de salud  de 2,700 páginas fue a votación no se les permitió al Congreso leerla, caso insólito en la historia de nuestra nación. Nancy Pelosi, la entonces presidenta de la Cámara de Representante, le dijo al Congreso que votaran por la ley de salud y después que la leyeran. Increíblemente, los representantes y senadores demócratas, como unos carneros, votaron por la ley sin leerla.

Todos los republicanos en el Congreso votaron en contra de esta ley. El proyecto de ley pasó por la Cámara de Representantes con un estrecho margen de 219 a favor y 212 en contra con sólo siete votos de diferencia. En la Cámara todos los republicanos y muchos demócrata votaron en contra de esta ley. En el momento que fue aprobada por el Congreso todas las encuestas indicaban que la gran mayoría del pueblo norteamericano estaba opuesto a esta ley de salud. El presidente firmó la ley el 23 de marzo del 2010.

Poco conocido es el hecho que marxistas habían escrito esta ley años antes y estaban esperando a un presidente de ideas socialistas o marxistas que llegara al poder para poderla implementar. Fue por eso que el Partido Comunista de Estados Unidos, los radicales de extrema izquierda y los Demócratas Socialistas de América apoyaron masivamente la candidatura del Senador Barack Obama. Estos radicales pensaban que si lograban pasar la ley de salud, otras medidas socialistas serían implementadas después de esta ley. El presidente y los líderes demócratas del Congreso, al igual que sus aliados marxistas, tienen el objetivo final de lo que se llama el “Single Payer”, que no es otra cosa que abolir todas las compañías de seguros privados de salud y ofrecer servicios de salud a través de un gobierno federal que es cada vez más controlador y que quita cada vez más libertad al pueblo de la nación.

Después de ser aprobada la ley de salud, el departamento de Salud y Servicios Humanos que preside la también mentirosa e incompetente  Kathleen Sebelius, añadió 10.500 páginas de regulaciones. Una de estas regulaciones es inconstitucional ya que requiere a instituciones religiosas e iglesias que en sus planes de seguro para empleados ofrezcan abortos, esterilizaciones y anticonceptivos. Esta regulación viola la Primera Enmienda de la Constitución que protege la libertad religiosa y de conciencia. La Iglesia Católica y otras organizaciones religiosas protestantes han puesto múltiples demandas en contra del gobierno federal ya que esta terrible regulación viola las creencias religiosas de la Biblia.

La Iglesia Católica por primera vez en la historia de la nación se ha declarado en desobediencia civil, a pesar de las amenazas de multas costosísimas del gobierno de Obama. Aparte de las instituciones religiosas, compañías privadas también han demandado al gobierno federal por el mismo hecho de que viola su libertad de conciencia y de religión la obligación del gobierno federal de incluir en los planes de seguros para empleados abortos, esterilizaciones, y anticonceptivos.

¿Cuál ha sido los resultados funestos del Obamacare para la nación?

Son muchos los daños que esta ley de salud están haciendo a la nación. Increíblemente, el presidente Barack Obama fue escogido como el Mentiroso del Año en el 2013 por una organización liberal y el periódico pro-Obama Washington Post acusó al presidente de mentiroso. El presidente ha perdido su credibilidad al descubrirse las numerosas mentiras que dijo antes de que esta ley de salud fuera aprobada. De hecho, las numerosas encuestas han demostrado un descenso enorme en la popularidad del presidente Obama y su gestión en el gobierno.

Otro gran daño de esta ley ha sido la enorme pérdida de empleos que ha causado. La Oficina del Presupuesto del Congreso, que es no partidista, ha dicho que estima que esta ley causará la pérdida de 2.2 millones de trabajos en la próxima década. Los negocios y las grandes corporaciones ya han comenzado a reducir las horas de trabajo de sus empleados y también a eliminar empleos.

El Obamacare también ha afectado al sector público. En un artículo escrito por Andrew Henry, llamado “Obamacare Triggers Public Sector Job Cuts” (Obamacare provoca pérdida de trabajo del sector público), publicado por la revista Newsmax en su edición de abril, 2014 explicó que gobiernos estatales y locales han comenzado a reducir las horas de trabajo a empleados de limpieza, conductores de autobuses, guardias de prisiones, maestros, y profesores de universidad. Como los costos de seguros han aumentado enormemente, los gobiernos estatales y locales han tenido que reducir empleos y también horas de trabajo de sus empleados. El representante federal Tim Griffin, republicano de Arkansas, expresó que los trabajadores tienen que sentirse muy frustrados y dijo lo siguiente: “¿Qué fue lo que ellos consiguieron? Pérdida de seguro y menos paga. ¡Genioso!”

Otro resultado de esta monstruosidad de ley de salud ha sido que el presidente Obama se ha visto forzado a hacer 40 cambios de esta ley que son todos inconstitucionales. El presidente bajo nuestra Constitución no tiene el poder de enmendar una ley que ya ha sido aprobada por el Congreso y por él mismo.

Este presidente que ha violado la Constitución desde el momento que juró defenderla y protegerla en numerosas ocasiones, por razones políticas ha demorado la implementación de varios aspectos de esta ley y ha hecho numerosos cambios que violan la Constitución. Los políticos demócratas del Congreso, que tienen que ir a la reelección en el 2014, están aterrorizados que los daños causados por esta ley, que todos votaron a favor como si fueran unos zombies, los puedan afectar y pierdan sus escaños. Por supuesto, eso es lo que se merecen por haber aprobado una ley tan dañina sin siquiera haber la leído.

Para poder sufragar los gastos del Obamacare, el presidente Obama le quitó al Medicare casi 800 billones de dólares y por lo tanto afectará negativamente a las personas de tercera edad. El presidente nombrará 15 burócratas a lo que se ha llamado un Panel de la Muerte, ya que estas personas decidirán si una persona de avanzada edad se le pagará un costosísimo procedimiento de salud como la diálisis o la quimoterapia. Es posible que al tener que racionar los servicios de salud afecte negativamente a personas mayores que el gobierno pudiera mandarlas de vuelta a sus casas a morir sin darles servicios médicos costosos.

Otra consecuencia no anticipada por el Obamacare es que la gran mayoría de las compañías de seguros no venderán seguros médicos por el resto del año después de cerrarse el plazo para inscribirse en el Obamacare. Connie Cass escribió un artículo llamado “Even the healthy locked out of policies now” (Aún los saludables no podrán comprar pólizas de seguros ahora) que fue publicado por el Miami Herald el 5 de abril de 2014. Cass explicó que como consecuencia del Obamacare, las compañías de seguro no venderán nuevas pólizas, ni siquiera a personas jóvenes y saludables que tengan el dinero para comprarlas. Esto es asombroso y demuestra que cuando un gobierno distorsiona el libre mercado trae resultados dañinos.

La Casa Blanca declara victoria prematura

A pesar del comienzo espantoso de las inscripciones del pésimo y costosísimo sitio web del gobierno federal y de los estados y la monstruosidad del Obamacare, el presidente cantó victoria en la Casa Blanca al anunciar que 7.1 millones se habían inscrito en el Obamacare. Obviamente, Obama olvida que su ley es obligatoria y que multa severamente a los que no se inscriben. El presidente olvida que millones perdieron sus seguros por su culpa. También se ha descubierto que el gobierno federal comenzó a llenar las planillas de inscripciones para el Obamacare tomando datos de personas que no se habían inscritos. Miles de cartas fueron enviados a estas personas instándoles para qué se inscribiera e informándoles que ya parte de la información, adquiridas sin su consentimiento,  el gobierno federal ya lo había puesto en el sitio web.

Ahora se ha descubierto que muchos de los inscritos no han pagado el primer mes de las primas de seguros. El periódico de Londres Daily Mail y la cadena televisiva de Blaze reportaron que, basado en un reporte de la corporación Rand, solamente un tercio los inscritos eran  personas que no tenían seguros. También se descubrió que solo el 53% de los matriculados en la ley de salud habían pagado el primer mes. Estas cifras demuestran que solamente 1.25 millones de personas sin seguros se han inscrito en el Obamacare. Sin embargo, el periódico londinense y el Blaze citaron que ellos, opuesto a la corporación Rand, estiman que solamente 858.000 personas que no tenían seguro se han inscrito en el Obamacare. Cualquiera que sean las verdaderas cifras el comienzo del Obamacare  ha sido un verdadero fracaso para la administración del presidente Obama.

Recordemos que la razón principal expuesta por el presidente de la necesidad imperiosa de su ley de salud era que en nuestra nación se estima que entre 35  a 40 millones de personas no tienen seguro de salud. Millones de personas siguen sin seguros y millones de otras personas que tenían seguro recibieron cancelaciones y no le quedó más remedio que inscribirse en el Obamacare al doble o el triple del costo de su seguros anteriores.

Como de costumbre la Casa Blanca ha ocultado las cifras verdaderas de los matriculados y quienes han pagado las primas en el “famoso” plan de salud del presidente Barack Obama. El presidente continúa mintiéndole a la nación, como lo ha hecho desde su comienzo.

Conclusión

Muchos economistas, al igual que la Oficina de Presupuesto del Congreso, han dicho que esta ley de salud daña y dañará inmensamente a la economía de la nación. Ya ha creado y continuará creando desempleo y reducciones de horas de trabajos de personas empleadas en compañías privadas y en los gobiernos estatales y locales. Millones de personas han perdido sus seguros económicos y los nuevos seguros bajo la ley de salud del presidente los ha obligado a pagar hasta el doble y el triple por las primas de seguros. Igualmente han perdido sus médicos y hospitales.

El Obamacare es un verdadero desastre para la nación. Como resultado es muy probable que en las elecciones del 2014 los republicanos mantengan el control de la Cámara de Representantes y asuman control del Senado. Todos los senadores demócratas, que tienen que ir a la reelección en el 2014 en estados donde Mitt Romney resultó victorioso en las elecciones presidenciales del 2012, están en gran peligro de perder las elecciones. Ahora todos ellos dicen que quieren enmendar la ley, pero ya es demasiado tarde porque la ley de salud del Obamacare debe ser abolida por completo ya que es completamente disfuncional.