March 30, 2017

Casa Blanca Recibe Ataques Por Su Política De Arrogarse El Derecho A Matar Estadounidenses

La fuerza arrolladora de Obama se empieza a descarrilar. Consideren los siguientes acontecimientos: El lunes, once senadores —ocho de ellos demócratas— dieron a conocer una carta en la que exigen que la Casa Blanca entregue los memorandos secretos donde justifican su política de matar estadounidenses bajo la guisa de combate al terrorismo. Un poco después, el lunes en la noche, NBC publicó el memorando de la Casa Blanca, no clasificado pero hasta ese momento secreto, en donde se justifica la política de asesinatos, esencialmente “porque nosotros lo decimos”. Ese memorando cayó como una bomba.

Así que para el martes en la mañana, la Casa Blanca anunció que el presidente Obama iba a dar una conferencia de prensa en tres horas, sobre nuevos planes para ponerle fin a la amenaza de embargo del presupuesto. El Presidente habló, no tuvo nada nuevo que agregar sobre el tema y después huyó, diciendo que sabia que probablemente “había muchas otras preguntas” pero que era para eso que había contratado a Jay Carney como su secretario de prensa. No solamente no aceptó ninguna pregunta sino que estaba visiblemente “fuera de si”, tan desestabilizado que cuando una cámara empezó a zumbar durante su declaración breve, NerObama perdió su concentración y no pudo continuar hasta que la cámara paró, quejándose “vamos hombres” y “todo el tiempo me andan cortando la inspiración”.

Carney no se sintió muy cómodo que lo dejaran colgado de la brocha. Siguió a Obama durante unos cinco minutos y al regresar dijo “estaba esperando no tener que estar presente en el informe de hoy, pero parece que yo estoy aquí para aceptar sus preguntas”. Y las preguntas se dejaron sentir. El primer tema que fue el dominante durante todo el informe a la prensa fue: el gobierno se está arrogando el derecho a matar estadounidenses, si así lo desea. Hubo algunas otras preguntas que le permitieron tomar un respiro al contorsionado y nervioso Carney, pero el tema resurgió inmisericordemente hasta el final. El corresponsal de la EIR, Bill Jones, preocupado de que Carney pudiera salirse con la suya, le preguntó dos veces a Carney desde su “asiento trasero”: ¿Van a dar a conocer los memorandos secretos que exigieron los 11 senadores? Carney no le hizo caso, pero después le dio la palabra a otro de los periodistas de siempre, quien le hizo la misma pregunta. Ante esto, algunos de los otros periodistas regulares, voltearon a ver a Jones con asentimiento y uno de los reporteros levantó el pulgar por haberlo logrado. Otro periodista dejó flotar el espectro de la “revisión en tribunal” del alegato de que no se necesita el debido proceso. La próxima audiencia de confirmación de Brennan el jueves está en el aire.

Carney no sabía donde meterse, pero dejó bien en claro que el gobierno no tiene intención de echarse para atrás. ¿Qué memos secretos? No admitió ninguno, afirmando desdeñoso que el no iba a hablar “de la supuesta existencia de ningún memorando o acción en particular”. ¿Cual falta de transparencia? Tuvo que ponerse cínico para afirmar que el gobierno ha sido muy transparente: no hay más que leer los documentos desclasificados que se han filtrado finalmente a la prensa!

Repitió una y otra vez, como un perro entrenado, el estribillo de que las directrices para tomar la decisión de matar ya han sido explicadas por cuatro altos funcionarios (John Brennan, Eric Holder, Harold Koh y Jah Johnson) y en el memorando que se acaba de filtrar. Si admitió que no había la intención de que se conociera públicamente el memorando filtrado y dijo que lo prepararon el año pasado miembros del Senado que tenían jurisdicción sobre estos temas.

Una fuente de inteligencia de EU le dijo lacónicamente a la EIR que “la Casa Blanca pensó que estaba a prueba de filtraciones, y de repente hubo una filtración. El documento es auténtico y va a desatar un verdadero debate”.

Claramente, los senadores no quedaron satisfechos con el falso alegato del gobierno sobre la “transparencia” ni tampoco los miembros de la prensa (ni aquellos para los que trabajan). Las series de preguntas que se hicieron hoy, citadas a continuación, ninguna de las cuales recibió una respuesta que mereciera la pena, deja en claro que esta asombrosa cuestión de un Presidente estadounidense que alega tener el derecho a matar a sus ciudadanos a su propia discreción, está ahora frente a la población estadounidense, y no se va a evaporar. Y es Obama personalmente el que es el objetivo. Ante una pregunta de Chris Matthews en el programa “Hardball” del martes en la noche sobre quien toma la decisión de atacar: ¿el procurador general?, ¿el director de la CIA?, ¿el ejército?, Isikoff de la NBC quien fue quien recibió la filtración del memorando contestó firmemente: “Es Barack Obama personalmente… El es el funcionario informado de alto nivel que está diciendo ‘vayan por este tipo, &hijode%$”.

Pregunta: ¿Como puede el gobierno determinar que un ciudadano Estadounidense es una amenaza inminente para Estados Unidos o intereses estadounidenses sin tener algún tipo de evidencia específica de que, esa persona está planeando un ataque inmediato en un futuro inmediato?

Pregunta: ¿Pero cómo puede decidir el gobierno que existe una amenaza inminente si no hay evidencia de que esté por suceder un ataque en un futuro inmediato?

Pregunta: ¿Debe sentirse confortable la población estadounidense con la definición del gobierno de lo que es inminente si esto también significa que no existen evidencias específicas que lo respalde?

Pregunta: ¿Aprobó este memorando y cualquier otro documento clasificado para respaldarlo?

Pregunta: Para seguir con los aviones robot (drones); así que hay una lista de control, entonces, ¿que define más detalladamente lo que es una amenaza inminente? Quiero decir que existe, existe una lista de control a la que se le va a dar seguimiento…

Pregunta: ¿Así que la Casa Blanca no cree que esta definición sea vaga en ningún sentido?

Pregunta: El presidente obviamente se oponía en fuertes términos a las mentadas técnicas de interrogatorios intensas, en el gobierno de Bush. El les puso fin. ¿Cómo es que arrojar una bomba sobre ciudadanos estadounidenses sin ningún proceso judicial, ningún juicio, no presenta una cuestión de los mismos derechos humanos o más todavía, que algo como el simulacro de asfixia en el agua?

Pregunta: Pero seamos claros. Esto le está dando una justificación legal para matar a ciudadanos estadounidenses sin ningún tipo de juicio en absoluto, sin ninguna evidencia.

Pregunta: ¿Que le dicen a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) que califica esto de “un documento profundamente preocupante” que les da el poder amplio sin controles ni contrapesos?”

Pregunta: ¿Qué hay sobre —una vez más—qué hay sobre los ataques con drones que mataron al hijo de 16 años de Awlaki? ¿Esto cumple con la definición de un líder operativo de alto nivel, como se describe en el documento oficial?

Pregunta: ¿Qué hay sobre algún tipo de proceso en tribunales? Quiero decir, le están quitando el debido proceso a un ciudadano estadounidense. Y nadie está cuestionando en particular las buenas intenciones de este Presidente, pero se está estableciendo un precedente que va más allá de este gobierno. Están señalando a varias decisiones legales que la van a respaldar pero ¿no merece esto un debate más amplio y una audiencia en un tribunal?

Pregunta: ¿No debería considerarse esto como por fuera de la rama ejecutiva, yo quisiera saber?

Pregunta: Jay, gracias. Un grupo de senadores bipartidistas, 11 de ellos, le escribieron una carta al Presidente pidiéndole que entregue todos los memorandos del Departamento de Justicia relacionados con el tema de los lideres sospechosos de ser del Al-Qaeda que pudieran ser también ciudadanos estadounidenses. ¿Va a dar a conocer esos memorandos el presidente Obama?

Carney: Yo simplemente no tengo nada para ustedes sobre, ya saben, los supuestos memorandos relacionados a temas potencialmente clasificados.

Pregunta: ¿Puedes referirte al problema más general de la transparencia? El Presidente ha hablado mucho obviamente sobre la importancia de la transparencia. Y he aquí un documento que se filtra, y senadores que piden más información.¿Es esto transparencia?

Pregunta: Y está también esta otra cosa sobre el problema de la transparencia que tiene que ver con el documento oficial y el memo. Viendo cómo has citado repetidamente hoy el grado al cual han llegado los funcionarios del gobierno y como hablan de principios y ahora tenemos un documento oficial de 15 páginas que, ya sabes, como que presenta el argumento legal, ¿cuál es el tipo de argumento del gobierno para que no se de a conocer alguna forma de los memorandos reales, quizá —si no se puede de otra forma, en una forma resumida— que dado que ya se ha publicado ahora, tanto en forma verbal como escrita, buena parte del argumento que les da sustento?

Pregunta: ¿Cree el Presidente que hay algunas áreas que deben de estar fuera de discusión en la audiencia de confirmación, como son los asesinatos autorizados de ciudadanos, o detenciones en el exterior?