July 27, 2017

Los Nombramientos Anulados De Obama

El pasado viernes por la mañana, un jurado compuesto por tres jueces de la Corte de Apelaciones del Circuito del D.C. anuló por unanimidad los nombramientos para la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (NLRB), que el presidente Obama alegó que se efectuaron “en período de receso” congresional. Los nombramientos se realizaron hace más de un año, de modo que la sentencia invalida de forma potencial cierto número de medidas adoptadas desde entonces por la NLRB. Además, los cinco miembros de la NLRB no pueden actuar sobre ningún asunto sin que exista quórum, por lo que la exclusión de sus miembros nombrados ilegalmente deja sin quórum a este órgano.

El Artículo II, sección 2ª, cláusula 3ª de la Constitución estipula que “El presidente tendrá el derecho de cubrir todas las vacantes que ocurran durante el receso del Senado”. Como discutimos Todd Gaziano y yo en este artículo del Daily Caller, la corte sostuvo que la potestad del presidente para realizar nombramientos durante el período de receso está limitada a los recesos que ocurren entre dos o tres sesiones del Congreso, a diferencia de los recesos en mitad de una sesión del Senado, es decir, recesos durante una sesión. Así lo explicamos en su momento:

La corte observó que el esquema de nombramientos de la Constitución demuestra que el derecho de nombramiento en receso “sirvió de recurso temporal para los momentos en los que el Senado era incapaz de proporcionar consejo y consentimiento”. Los Redactores de nuestra Constitución probablemente no se imaginaron que llegaría un día en el que los senadores podrían comunicar su consentimiento a los proyectos de ley por medios electrónicos o volar hasta Washington en unas pocas horas. Como resultado de ello, estipularon un mecanismo para que el presidente hiciera nombramientos durante unos recesos necesariamente prolongados. El presidente Obama no es el primero que usa o supuestamente abusa de este poder. Pero durante cerca de un siglo, el consenso general entre todos los poderes del gobierno fue que [era admisible cualquier receso prolongado del Senado,] durante el cual un presidente podía realizar nombramientos en receso. Según la sentencia de la corte, esto no se podrá hacer durante el receso de una sesión.

También señalamos que la corte fue más allá al decidir cuándo ocurre “el receso” y al dictaminar dos de los tres jueces que la componen que el presidente puede realizar nombramientos en receso sólo para las vacantes que surjan durante un receso entre sesiones. Así, el presidente no puede eludir el papel del Senado de aconsejar y consentir, simplemente acumulando nominaciones hasta que el Senado esté en un receso prolongado entre sesiones.

Esta sentencia es mucho más amplia de lo esperado y como argumentó Gaziano en su artículo en National Review Online, “limita seriamente el poder de hacer nombramientos en período de receso por parte del presidente”.

[El presidente] está peor que al principio, pues el veredicto de la corte invalida todos los nombramientos realizados durante los recesos que ocurran en mitad de una sesión del Senado. Con esta sentencia, los nombramientos serán posibles sólo durante los recesos entre sesiones del Senado, que es improbable que ocurran al menos hasta finales de este año, salvo que se produzca alguna medida inusual por parte del Senado.

Gaziano predice que si se solicita, la Corte Suprema aceptará el caso y “puede que reduzca los términos de la derogación de estos nombramientos ilegales. Pero no creo que haya una mayoría de miembros de la Corte Suprema que sienta la necesidad de distorsionar la Constitución para ratificar estas acciones unilaterales”.